• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Elogio del Sauvignon Blanc

Los mejores exponentes de este vidueño se encuentran en el valle del Loira y en Burdeos, en Pessac-Léognan

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El lugar de origen de todo vino es la clave de su tipicidad, o lo que es lo mismo decir, por ejemplo, un Sauvignon de Graves o del valle del Loira, en Francia, o de Casablanca, en Chile, o cosechado en pagos de Marlborough, Nueva Zelanda, aunque comparten características con otros del resto del mundo, estarán marcados por tonos aromáticos y características propias en boca, dadas las condiciones climáticas y los suelos donde se cosecha. El Sauvignon Blanc, además, está resistiendo bien la producción a gran escala, haciendo posible vinos correctos y gratificantes, a precios atractivos.

Originario de Francia, el Sauvignon Blanc hace posible vinos  de cuerpo ligero a medio, aromáticos y con buena acidez. Agradablemente fresco, en nariz derrocha notas tropicales –caso de los chilenos y neozelandeses, por ejemplo, a hierbas recién cortadas, manzana verde, cítricos, espárragos o duraznos. En boca es de acidez filosa y mucho frescor. Cuando ha pasado por madera, tarea delicada dada su fragilidad, ofrece tonos más maduros. Bien logrado, conserva su alta intensidad aromática y su vigor.

Los mejores exponentes de este vidueño se encuentran en el valle del Loira y en Burdeos, en Pessac-Léognan. Un  Sancerre o un Pouilly-Fumé son vinos frescos, cítricos, muy marcados por tonos que recuerdan la sal marina o la pólvora y aguantan buen tiempo en botella conservando gran parte de su juventud y vigor.

Bien hechos, en valles como Casablanca, Leyda o San Antonio, en Chile, cuyos climas son más bien frescos, podemos estar ante vinos equilibradamente ácidos, pletóricos de fruta matizada con tonos herbáceos. Los chilenos rara vez pasan por madera estos vinos, lo que hace que conserven nítida y franca su acidez y esencia frutal. 

Versátil, funciona bien como aperitivo y se asocia a quesos frescos de cabra o vaca, pescados cocidos al vapor, ostras, camacutos, calamares o cebiches, tiraditos y otros platos donde el sabor dominante es la acidez. Debe siempre comprarse las últimas añadas. ¡Salud!