• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Ecuador irradia su encanto

Fotos Cortesía Ministerio de Turismo del Ecuador/ecuador.travel

Fotos Cortesía Ministerio de Turismo del Ecuador/ecuador.travel

Actividades como la observación de ballenas, senderismo, historia, arquitectura, playa y aventura en la selva son parte del catálogo de este país suramericano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ecuador es pequeño, pero tiene todos los argumentos para no defraudar a quien lo visite. De hecho, puede presumir, entre muchas otras cosas, de ser uno de los países más biodiversos, de tener la tercera economía de mayor crecimiento de América Latina y, sobre todo de ser uno de los grandes descubrimientos turísticos del mundo.

En esta nación –que cuenta con un territorio de 283.561 kilómetros cuadrados– hay historia, arquitectura, selva, playa y aventura.

Quito, su capital, es una ciudad que ha sabido preservar su pasado, y esa es la razón por la que su centro histórico es reconocido como uno de los más importantes de Latinoamérica y en 1978 fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco.

En este lugar, a 2.800 metros sobre el nivel del mar, vale la pena simplemente caminar y dejarse maravillar por su arquitectura, pues tiene más de 130 edificios monumento, entre los que se cuentan varias iglesias que conservan todo el esplendor y ostentan su arte sagrado, como la de la Compañía de Jesús, cuyo interior está, literalmente, forrado en oro con láminas bañadas en este metal que forman variadas figuras y adornos religiosos.

Para tener una panorámica de la ciudad se puede ir al cerro de El Panecillo, que se eleva 200 metros casi en el centro de la capital y en cuya cima hay una enorme estatua de aluminio de la Virgen de Quito.

 

En el bosque. A 120 kilómetros de Quito, que se recorren en tres horas y media en vehículo, está la reserva de Mashpi. Se trata de un área protegida de bosque nublado perteneciente a la biorregión del Chocó y que es considerada una de las más ricas en biodiversidad.

Aquí la vida se expone en toda su exuberancia con miles de especies vegetales y animales. Verde en todas partes interrumpido por los aleteos de pájaros y mariposas de todos los colores en esta zona montañosa, en la que la naturaleza sencillamente se roba el aliento.

Para disfrutar del lugar con tranquilidad y comodidad, está el Mashpi Lodge, un hotel de lujo que se funde con el ecosistema, en el que no solo se dispone de muy confortables habitaciones, un buen spa y un restaurante de primera, sino también de guías expertos de las comunidades aledañas con los que se pueden explorar los alrededores sin afectar el medioambiente.

 

A la playa. De Quito se puede tomar un avión a Manta (media hora de vuelo) para empezar el recorrido por la llamada Ruta del Sol, que bordea la costa pacífica ecuatoriana. Manta es uno de los principales puertos del país y el punto de partida para conocer algunas de las playas ecuatorianas.

Desde aquí se inicia un recorrido por tierra paseando por un escenario natural; es puro disfrute en sí mismo. Luego de dos horas se llega a Puerto López, una población de pescadores que en los últimos años se ha convertido en un pequeño centro turístico, en el que se apiñan los hostales. Las razones: una playa amplia y tranquila, y la cercanía a la isla de La Plata.

Aves y ballenas

La isla de La Plata es un punto imperdible en el viaje debido a que es una reserva natural que alberga varias especies de aves similares a las que habitan las islas Galápagos. Y, sobre todo, porque en el recorrido en barco para llegar a ella es posible ver –si se va en septiembre– algunas ballenas jorobadas en migración con sus crías.

 

Imán de surfistas

Más al sur de la isla de La Plata está Montañita, un lugar convertido en epicentro de los surfistas del mundo. Es una población agitada y vibrante en la que abundan los hostales, restaurantes y bares y que tiene una movida nocturna que ya es mítica –los locales repiten: “lo que pasa en Montañita, se queda en Montañita”–. Por eso, si lo que busca es rumba y playa, este lugar será todo un bocado.