• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Destinos insospechados para la luna de miel

Cascadas infinitas y  montañas verdísimas son un alivio para los ojos en Champasak / Foto www.svietnamtravel.com

Cascadas infinitas y montañas verdísimas son un alivio para los ojos en Champasak / Foto www.svietnamtravel.com

Son lugares casi solitarios, alejados de los circuitos turísticos habituales, por eso Condé Nast Traveler en su site www.traveler.es los recomienda

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Essaouira, Marruecos. Es ideal para los amantes de lo exótico. Essaouira mantiene intacta su esencia de pueblecito pesquero (su casco viejo es Patrimonio de la Humanidad), con su zoco de artesanos, sus fachadas pintadas de blanco y su embriagador perfume de especias colándose por el enjambre de callejuelas. Pero, sobre todo, Essaouira tiene unas playas salvajes que invitan al sol y al surf, revela Condé Nast Traveler en su site www.traveler.es/

Hvar, Croacia. Es para gente cool. Es un paraíso natural donde no existe ni la masificación ni el ruido. Su espectacular bahía natural es la más limpia de este mar, y su plaza de casas color marfil, la que tiene más movimiento de la Costa Dálmata.

Champasak, Laos. Es más para los que andan en una onda espiritual.Cascadas infinitas y montañas verdísimas son un alivio para los ojos y permiten relajarse y conectarse con el universo. Este lugar es relajante por la sencillez de su gente y su tranquilo modo de vida; pero además allí cualquiera se puede transportar a otro nivel al escuchar los mantras infinitos e introspectivos de los monjes budistas.

Port Antonio, Jamaica. Tiene todo lo que se espera de Jamaica (naturaleza salvaje, aguas turquesas, arena fínisima, sabrosura reggae), pero prácticamente sin turistas. Para dormir nada mejor que el Geejam Hotel, y, sobre todo, en Sanwood, una villa dentro del complejo con chef privado, piscina propia y... cuadros de Banksy.

Byron Bay, Nueva Gales del Sur, Australia. Condé Nast Traveler señala que las escenas que aquí se observan son surfistas sacudiéndose la sal en la brisa; niños jugueteando en playas salvajes de arena blanquísima; indolentes rubias entrecerrando los ojos mientras hacen yoga bajo el sol; puestos pletóricos de fruta orgánica. En fin, el pueblito más bohemio del mundo.

Tomado de www.traveler.es/viajes/rankings/galerias/10-destinos-y-viajes-distintos-diferentes-nuevos-alternativos-y-perfectos-para-tu-luna-de-miel/1362/image/66727