• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Valentina Quintero

Desierto y montaña rodean las posadas de Sanare

autro image
Una panorámica desde la entrada de Villa Acuarela / Pisapasito

Una panorámica desde la entrada de Villa Acuarela / Pisapasito

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Extraña la Hundición de Yay. Está a pocos kilómetros del pueblo de Sanare por un camino de tierra que puede tomar cualquier vehículo. Su historia es tan fascinante como el paisaje. Se dice que este pueblo armó tremenda rumba en Viernes Santo, llegó un anciano, pidió agua, nadie le hizo caso, hasta que por fin una señora lo atendió y el noble señor le dijo que lo acompañara porque el pueblo entero se hundiría, pero que no debía voltear. Ella lo siguió, pero se volteó y quedó convertida en estatua. Su última visión fue el pueblo desapareciéndose y si bien jamás se ha conseguido la mujer de piedra, el cráter con extrañas formas está ahí para quien quiera observarlo. La versión geológica indica que hubo un proceso de erosión que abrió esos canales hasta crear unas fascinantes formaciones que suben y bajan. Parece que un grupo de dinosaurios hubieran resuelto dejar sus arañazos en esta superficie de tierra medio rojiza. Sugiero ir en la tardecita para evitar que la chapa de sol les calcine el cerebro.

Justo al llegar al pueblo de Yay, verán la imagen de Teodora Torrealba metida en un mogote semilimpio. No hay ningún letrero que cuente su historia. Fue una famosa locera de Yay. Le hacía florecitas y gallinitas a sus piezas, todo muy ingenuo. Aún pueden verse en el Museo de Barquisimeto. Si bien jamás se casó, crió montones de sobrinos. Una de ellas vive en Sanare y hace lozas que recuerdan a Teodora, además de imágenes de San Antonio y la Divina Pastora. Por estos predios las casitas parece que crecieran de la tierra. Mucho abandono. Es un recorrido de contemplación y asombro. De caminar en silencio y que cada quien invente su historia.

 

Algunas posadas. Estuvimos visitando Villa Acuarela por los predios del caserío de Sabana Grande. ¡Que sitio tan bonito! Los módulos de colores tranquilos con habitaciones de enormes ventanales para que entren las montañas. Techos de tejas, vidrios de colores, caminerías de piedra, ladrillo y mosaiquitos, jardineras frondosas, una vista franca de montaña. Cada habitación tiene su baño, agua caliente, neverita y Directv, y se acomodan entre dos y cuatro personas. Bellas y muy cómodas, decoradas con esmero. Están ampliando el comedor y construyen un inmenso salón de conferencias. Su dueño es Heriberto Villavicencio a quien todos conocen como Tito.

Posada La Nena y Kaká es el orgullo de Antonio Morales, presidente de la Asociación de posaderos del estado Lara y presidente de la Cámara de Turismo. Estuvo nueve años construyendo su posada hasta completar las 13 habitaciones. Son unas suites muy amplias, con saloncito y decoradas para la comodidad y el romance, pues está orientada a parejas que deliren con el silencio, la armonía y la serenidad. Montañas alrededor, maravillas en tallas muy bien seleccionadas así como pinturas, todo de autores venezolanos. El desayuno está incluido y se sirve hasta las 11:30 am. Pueden ofrecer la cena si lo solicitan. La vajilla de gres fue diseñada por Víctor Millán especialmente para la posada. Hay un spa, capillita para las bodas y un buen salón de conferencias equipado con lo necesario. Antonio y su esposa Any son excelentes anfitriones. Como detalle de cortesía les ofrecen a sus huéspedes un zaragozo de trapo pequeñito para llevar de recuerdo.

 

A punto de estreno. En esta visita que hicimos a Sanare en febrero conocimos a Froilán Alfonzo Velazco, quien junto a su esposa Soraya Escalona construyen la Estancia Altos de Veracruz. ¡Imponente! Llegamos a lo más alto de una loma, un sitio donde se unen todos los vientos de Lara y Trujillo, con un paisaje de montaña sobrecogedor, un silencio de paz y un clima para abrigarse. Esta pareja vive en Barquisimeto, pero siempre soñaron con instalarse por aquí pues es la finca familiar donde pasan muchas vacaciones. La Estancia está muy adelantada. Un restaurante para 90 personas con ventanales que van del piso al techo, una laguna al entrar, el lobby para que lleguen los carros hasta la puerta y bajen su equipaje, y un estacionamiento para 40 puestos. Confieso mi asombro. No he visto otro sitio tan ambicioso en Lara a no ser los grandes hoteles. Son notorios el buen gusto, la nobleza de los materiales y la absoluta confianza en el futuro turístico de Venezuela. Para Semana Santa confían en tener lista la primera etapa. Serán 20 habitaciones entre matrimoniales y para 4 y 6 personas. Estas últimas tienen 2 niveles: abajo para los niños y arriba para la pareja íntima y feliz, con balcón a la montaña, terraza y su baño privado. Las rejas hermosas oxidadas intencionalmente. Harán capilla y un ala estará dedicada al spa. Me desmoño por visitarlo listo.

 

Lo que hace falta. Han construido muchas posadas en Sanare, pero a pocos se les ha ocurrido inventar actividades para esa gente que se hospeda. El domingo pasado escribí sobre las rutas de Sanare Rural. Es una buena iniciativa lo mismo que la recuperación del sector El Cerrito. Hacen falta restaurantes, cafés, sitios de merienda, tiendas de artesanía, talleres de artesanos. Alguien debería inventar unas rutas de bicicletas porque el sitio se presta. Visitas guiadas a las siembras para que los niños y los citadinos aprendan y valoren el trabajo del campesino. Senderos de interpretación en el Parque Nacional Yacambú que la gente pueda hacer por su cuenta. Un sitio para ir de tarde o de noche donde se presenten músicos larenses. Se me ocurre que en este espacio tan atómico que construyeron en Estancia Altos de Veracruz podrían hacer tremendos conciertos. Hasta presentar un espectáculo de Las Zaragozas en otras épocas del año para quien no puede ir en diciembre. Una feria de hortalizas los domingos en la plaza de Sanare para que la visita haga su mercado fresco y lleve a la casa. Y que aprovechen y se presenten algunos músicos y artesanos, venta de dulces y panes. Atractivos que prendan los fines de semana para que la gente de Barquisimeto, Valencia, San Felipe y Caracas se entusiasmen. El atractivo no puede ser solo dónde hospedarse. Hay que tener atracciones, oficio, planes. Es lo que falta en Sanare. Lo que falta en casi todas las zonas donde no hay playa. Hay que ponerse las pilas.

 

Para visitar

 

Datos vitales

 

Posada Villa Acuarela

Caserío Sabana Grande vía La Matica, a 500 mts de plaza Bolívar Sabana Grande

Teléfonos: (0414) 984 4262/ (0424) 530 8115

Web: www.posadavillaacuarela.com

 

Posada La Nena y Kaká

Carretera sector Loma Curigua

Teléfono: (0414) 094 2203

Web: www.posadalanenaykaka.co.ve

Correo: posadalalenaykaka@gmail.com

Facebook: posadalanenaykaka

Twitter: @posadanenaykaka

 

Estancia Altos de Veracruz

Vía Sanare – Yacambú

Web: www.grupodlf.com.ve