• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

La Cuba oriental quiere robarle turistas a La Habana y Varadero

Playa en Cayo Saetia, en la provincia de Holguin / Foto EFE

Playa en Cayo Saetia, en la provincia de Holguin / Foto EFE

Esta región alberga las dos ciudades más grandes e importantes del país: Holguín, en la que se inauguró la nueva ruta con Panamá de Copa Airlines, y Santiago de Cuba

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La cantidad de fotos que los turistas de medio mundo suben a las redes sociales fumando puros o conduciendo un Chevrolet de los años 50 evidencian, sin necesidad de recurrir a cifras oficiales, el boom turístico que está viviendo Cuba.

El país quiere aprovechar el tirón internacional tras el restablecimiento de las relaciones con Estados Unidos e incluir en los circuitos turísticos otras partes de la isla diferentes a las sobreexplotadas La Habana y Varadero.

“Dicen que La Habana y Varadero no aguantan más, que están llenos, igual por eso los turistas están viniendo más para acá. Ahora las temporadas bajas son menos bajas”, cuenta René Poyato, camarero en uno de los resort de lujo de la provincia oriental de Holguín.

Según las estadísticas oficiales, la isla recibió en 2015 un total de 3,5 millones de turistas y aspira a llegar a los 3,8 millones en 2016.

El Oriente cubano, tradicionalmente más caribeño y con su propia idiosincrasia, según los habaneros, es una de esas regiones que busca robarle turistas a la capital.

Integrada por cinco provincias, la Cuba oriental alberga las dos ciudades más grandes e importantes del país después de La Habana: Holguín, donde desembarcó Cristóbal Colón en su primer viaje a la isla en 1942, y Santiago de Cuba, la cuna de la Revolución.

“Cuba no es solo La Habana y Varadero. El país, con las nuevas aperturas, quiere promocionar otras partes de la isla, como el oriente, que combina sol, naturaleza, folclore e historia”, explica Carlos Álvarez, gerente general en la zona del Grupo Gaviota, el principal operador turístico de Cuba, propiedad del Estado.

La provincia Holguín es una de las que más proyección turística tiene, ya que en ella se encuentra lo que está considerado como el Varadero oriental, una hilera de megacomplejos hoteleros situados a 54 kilómetros al norte de la ciudad homónima y distribuidos a lo largo de tres paradisiacas playas: Playa Pesquero, Playa Esmeralda y Guardalavaca.

En temporada alta, desde noviembre a mayo, los "todo incluido" de Holguín se llenan de canadienses que se achicharran al sol y se atiborran de mojitos y comida. En temporada baja, los pasaportes que más abundan son los alemanes y los ingleses.

“El aumento del turismo en la zona se está empezando a notar en los bolsillos, aunque no tanto como nos gustaría”, reconoce Poyato, que también se queja de que los clientes ya no dan tantas propinas como antes, especialmente los europeos.

Hasta hoy, solo era posible llegar a Holguín a través de vuelos chárter. La panameña Copa Airlines, que lleva 21 años volando a Cuba, se convirtió ayer en la primera aerolínea en conectar la provincia de manera regular.

“Observamos un panorama muy prometedor. Esperamos que con este nuevo vuelo, la conectividad de la región oriental aumente”, dijo la gerente comercial de Copa en el Caribe, Claudia Zuluaga, tras recibir en el Aeropuerto Internacional de Frank Pais (Holguín) al primer avión en hacer la ruta Panamá-Holguín.

Solo en esta provincia, que actualmente cuenta con 4.000 habitaciones, el Gobierno contempla construir 57.000 nuevos cuartos. Por eso el presidente, Raúl Castro, suele decir con frecuencia que las únicas “fábricas” que se están levantando en Cuba son hoteles.

“Queremos aprender de los errores que se cometieron en Varadero y no vamos a construir hoteles a pie de playa, los vamos a insertar en la naturaleza”, admite el funcionario cubano y directivo del grupo La Gaviota.

Si Holguín se puede comparar con Varadero, Santiago puede considerarse La Habana de Oriente, salvando las distancias, por su peso en la historia pasada y reciente de la isla: Fidel Castro usó la ciudad para lanzar su Revolución y proclamar su triunfo el 1 de enero de 1959 en un balcón del céntrico Parque Céspedes.

La ciudad también vio nacer los primeros brotes de la lucha por la independencia a finales del siglo pasado y en su cementerio principal, Santa Ifigenia, descansan los restos del héroe nacional José Martí.

“Cuando Fidel ya no esté, es muy probable que descanse junto a Martí, aunque de momento no se ha decidido nada”, indica Álvarez.

Entre los atractivos de esta parte del país, también se encuentra Baracoa, la primera ciudad que fundaron los españoles y la capital chocolatera de Cuba; el Parque Nacional Alejandro de Humboldt, donde se encuentra la especie de rana más pequeña del mundo; y Cayo Baray, una bahía de aguas cristalinas por donde desembarcó Colón y que estaba habitado por el pueblo indígena de los taínos.

El Oriente ofrece también algunos de los eventos culturales más interesantes de Cuba, como el Festival Internacional de Cine Pobre, que se celebra desde 2003 en la ciudad de Guibara y donde se proyectan películas de bajo presupuesto de todo el mundo; el Carnaval de Santiago, posiblemente el más colorido del Caribe; y la Romería de Mayo, todo un acontecimiento religioso en Holguín.