• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Crucero residencial de lujo en travesía atlántica

Esta modalidad de propiedad permite combinar la experiencia de tener “un yate privado y una casa de vacaciones de lujo” para “explorar el mundo" / Foto EFE

Esta modalidad de propiedad permite combinar la experiencia de tener “un yate privado y una casa de vacaciones de lujo” para “explorar el mundo" / Foto EFE

The World tiene la particularidad de que sus pasajeros son sus dueños, que pueden adquirir por cifras millonarias “residencias” que van desde estudios hasta un apartamento de seis dormitorios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El lujoso crucero residencial The World llegó al puerto de Montevideo para iniciar una travesía por el Atlántico Sur y partirá mañana hacia la localidad costera uruguaya de Punta del Este.

En esta escala, el buque, de casi 200 metros de eslora y célebre por el alto poder adquisitivo de quienes vacacionan en él, cargará pasajeros y provisiones, antes de seguir su trayecto hacia la turística ciudad del sureste uruguayo, indicaron las mismas fuentes.

Tras una travesía por el Atlántico Sur que incluirá escalas en Puerto Madryn, Ushuaia y las Islas Malvinas, a partir del 6 de febrero el barco repostará en las ciudades brasileñas de Río de Janeiro, Paraty, Búzios, Salvador, Recife y Fortaleza.

The World tiene la particularidad de que sus pasajeros son sus dueños, que pueden adquirir por cifras millonarias “residencias” que van desde estudios hasta un apartamento de seis dormitorios, este último con capacidad para 12 personas, todas decoradas “de manera personalizada según el gusto individual de los residentes”, según el sitio web de la embarcación.

Son 165 en total los apartamentos de la nave de bandera bahameña, todos ya vendidos, aunque existe “un selecto número de residencias disponibles para reventa”.

Los propietarios, 142 familias provenientes de 19 países de Norteamérica (49 %), Europa (36 %) y de Asia, Australia y Suráfrica (15 %), son quienes deciden los trayectos de manera colectiva, con una antelación de tres años de acuerdo a las mejores rutas marítimas y a los intereses personales de cada uno.

Esta modalidad de propiedad permite combinar la experiencia de tener “un yate privado y una casa de vacaciones de lujo” para “explorar el mundo con seres queridos desde el confort de un hogar decorado por uno mismo”, precisa el sitio web del barco.

Asimismo, un spa, cuatro restaurantes de comida internacional, dos cafeterías, siete salones de cócteles y de té, una galería de arte, un florista, una biblioteca, una discoteca y una capilla se suman a las instalaciones ofrecidas a los exclusivos tripulantes.

Desde su creación en 2002, esta “comunidad en el mar” ha visitado más de 900 puertos en 140 países.