• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Conozca el Taj Mahal olvidado de la India

El complejo palaciego de casi una treintena de edificios que ocupan más de 22.000 metros cuadrados es la viva imagen del abandono / Foto EFE/Luis Ángel Reglero

El complejo palaciego de casi una treintena de edificios que ocupan más de 22.000 metros cuadrados es la viva imagen del abandono / Foto EFE/Luis Ángel Reglero

En la parte vieja de Bhopal está el otro Taj Mahal, un palacio gigantesco, olvidado por las autoridades y a la espera de servir como hotel de lujo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El otro Taj Mahal de la India espera desde hace años a que alguien lo rescate del olvido en la ciudad de Bhopal, donde este palacio antes esplendoroso está cerrado al turismo mientras espera un plan que lo salve de la ruina convirtiéndolo en un hotel de lujo.

El Taj Mahal, el mausoleo de mármol blanco maravilla del mundo que se erige en la ciudad de Agra, es mimado por las autoridades indias, recibe millones de turistas y su imagen representa al país por todo el planeta.

A unos 500 kilómetros, en la parte vieja de Bhopal está el otro Taj Mahal de la India, que no es un mausoleo sino un palacio mucho más grande, pero olvidado por las autoridades y cerrado al turismo.

El complejo palaciego de casi una treintena de edificios que ocupan más de 22.000 metros cuadrados es la viva imagen del abandono en contraste con la maravilla de Agra, con la que lo único que comparte es el nombre por capricho de una reina.

Shah Jahan Begum, la entonces reina de Bhopal, tenía pensado llamarlo Raj Mahal o palacio real, pero cuando acabó la construcción en 1884 aceptó la sugerencia de que su belleza era comparable al mausoleo de Agra y merecía el mismo nombre de Taj Mahal o palacio de la corona.

Más de un siglo después, los grandes arcos, el sinfín de galerías, las fuentes y los jardines de este complejo de estilo indo-sarraceno son engullidos poco a poco por la maleza y en parte sus paredes han ido cayendo dejando el recinto lleno de cascotes.

Un deterioro que contrasta con el brillo del principal monumento de la ciudad, la mezquita Taj-ul-Masjid, al otro lado del estanque que la separa del palacio en una de las zonas más bulliciosas de la capital del estado de Madhya Pradesh.

“Está cerrado desde hace tiempo y hace falta permiso para entrar”, explicó el historiador Syed Akhtar Husain, uno de los impulsores de la idea de convertirlo en hotel.

Sin embargo, con un poco de capacidad persuasiva, el guarda de la entrada puede pasar por alto los permisos y cualquier curioso adentrarse por el portalón de su imponente fachada de siete pisos.

Tras la destartalada y sucia entrada se esconden, sin embargo, “elementos que son histórica y artísticamente raros y muy interesantes”, describió Husain, de la Fundación Nacional India para el Patrimonio Artístico y Cultural.

Elementos como los mármoles que aún se conservan, “quizás porque no están a simple vista, escondidos en la parte de arriba”, y una fuente con un sistema “único” que simula la lluvia merecen a su juicio un esfuerzo para evitar su pérdida.

“En los últimos diez años han gastado mucho tiempo y dinero para la reparación y conservación sin mucho éxito”, afirmó el también miembro de la Alianza para el Patrimonio Vivo en Bhopal.

Ante el escaso resultado de estos intentos por parte del Gobierno del estado de Madhya Pradesh, la presidenta de la Alianza, Savita Raje, mantiene una campaña para evitar que el complejo se siga deteriorando, aunque “algunas partes ya se hayan perdido”.

Al convertirse la India en república tras su independencia en 1947, la familia real perdió su poder y con ello el dinero para mantener el edificio.

Los reyes se fueron, el palacio quedó vacío y durante la década de 2000 varios de sus elementos se derrumbaron, aunque en 2005 fuera declarado monumento y después pasara a depender del departamento de Turismo de Madhya Pradesh, en 2011.

“El departamento tiene un plan que incluye la restauración”, subrayó la arquitecta sobre el proyecto para convertirlo en un “hotel patrimonio”.

“"Invitaron a licitadores, pero creo que sigue el proceso todavía”, comentó esta profesora de la Escuela de Arquitectura de Bhopal.

El proyecto institucional en cuestión fue sacado a licitación el año pasado por el departamento de Turismo para que un inversor privado instale un hotel con treinta habitaciones y lo gestione durante al menos tres décadas, pero el pliego no tiene plazos para la adjudicación ni presupuesto alguno.

Las molduras en piedra rojiza, el sistema para conseguir aire fresco en verano, los balcones ricamente decorados y demás partes aún en pie esperan mientras tanto, a merced del paso del tiempo.