• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Ciudad española estrenará turismo virtual al pasado

Imagen de una carrera de cuadrigas / Foto diariodetarragona.com

Imagen de una carrera de cuadrigas / Foto diariodetarragona.com

Tarragona emplea aplicaciones móviles y gafas de realidad virtual, que permiten a los visitantes recrear escenas en tres dimensiones y sentir la experiencia de visitar un circo romano o asistir a una pelea entre gladiadores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La ciudad española de Tarragona recurre a las nuevas tecnologías, como la realidad virtual o las aplicaciones móviles, para explicar su pasado de capital de una provincia del imperio romano, contó Gustavo Cuadrado, de una fundación dedicada a revitalizar la ciudad.

Cuadrado participó en Asunción del Encuentro Iberoamericano sobre Centros Históricos Inclusivos y Patrimonio Sustentable, que se desarrolló en el Centro Cultural de España Juan de Salazar, con apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) y la Fundación ACS.

El experto expuso que la ciudad de Tarragona, cuyo conjunto arquitectónico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2000, lucha por ser "la que mejor explique la historia y el patrimonio de los romanos".

Para ello, emplea dispositivos como aplicaciones móviles o gafas de realidad virtual, que permiten por ejemplo a los visitantes recrear escenas en tres dimensiones y sentir la experiencia de visitar un circo romano o asistir a una pelea entre gladiadores.

"Para dar a conocer el legado patrimonial, no basta con la conservación: hay que explicar, construir un relato detrás. Ese relato no se explica solo con placas, sino que las nuevas tecnologías pueden ser un avance para contar historias", afirmó Cuadrado.

Agregó que estas tecnologías pueden facilitar además el acceso a la cultura, el patrimonio y la historia de personas con discapacidad o cualquier tipo de dificultad para interpretar los monumentos.

La intención, según el experto, es dar vida a los centros históricos de las ciudades para que no sean un patrimonio muerto, sino que se conviertan en lugares disfrutables, tanto para los turistas, como para los residentes que las habitan y transitan por ellas a diario.