• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Ciudad Rodrigo: con la furia del toro

Bosque característico de los territorios comarcales de Ciudad Rodrigo

Bosque característico de los territorios comarcales de Ciudad Rodrigo

La provincia de Salamanca fomenta el turismo taurino. La comunidad autónoma de Castilla y León se caracteriza por sus tesoros históricos, pero lejos de los muros de su patrimonio arquitectónico se propaga por sus campos el bufido del toro bravo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Relacionadas

De verde oscuro se visten las copas ovaladas de la encina, árbol de talla media cuya corteza se agrieta con los años, tanto, que a lo lejos las zanjas en distintas direcciones se unen y dan la impresión de un tronco sorprendentemente negro. Así es el horizonte cuando se mira una dehesa, bosque característico de los territorios comarcales de Ciudad Rodrigo.

En un paisaje como ése se vislumbran cuernos y pelajes que el sol se encarga de intensificar en colores. Y son los frutos de la encina los que le sirven como parte de la dieta alimenticia a una especie bovina que lleva el lastre de la tradición: el toro de lidia. Es ese animal, que puede pesar más de 600 kilos, el que captura la atención de numerosos turistas que año tras año se concentran en una ciudad que sirve como anclaje para planificar visitas a más de 10 ganaderías que ofrecen diversas actividades vinculadas con esta especie.

Acompañado por sus hermanos, Alberto Revesado regenta la hacienda La Roblicita. Revesado, como muchos otros toreros, decidió sumarse al mundo de la ganadería después de alejarse de las corridas de toros. Una larga y exitosa trayectoria lo hicieron colgar el traje de luces con orgullo para dedicarse enteramente a la faena del campo. Está consciente de la polémica que se teje alrededor de las corridas de toros, pero afirma que a la hacienda –al igual que a otras que se pueden visitar– asisten personas aficionadas a esa “institución española”, como las describió Hemingway, y personas que lo que quieren es disfrutar de un imponente animal en su ambiente. “Aquí hay vacas y sementales de encaste puro, son especies que merecen ser observadas, detalladas. Hay quienes no soportan ver morir al toro, pero cuando están acá se sumergen en la otra parte de la tradición, la que nace en esta tierra, a la que te asomas entre árboles centenarios como la encina y te permite comprender cómo se cría a uno de los animales más monumentales e imponentes. Cuando la gente se acerca al hecho desde esta perspectiva comienza a interesarse más por comprender cómo el toro de lidia forma parte de la idiosincrasia del español”.

Visita a la dehesa. En un bosque de árboles bajos, el ganadero, poseído por la pasión que le despierta su trabajo, le explica a los turistas que pasean a bordo de un pequeño tren cómo nace el toro de lidia, conocido también como toro bravo. También rescata la importancia que tiene mantenerlo en un ambiente natural y cómodo. Se sabe que toda actividad laboral que se lleva a cabo con esmero sólo puede ser escuchada con atención, pero si el paisaje además colabora con un atardecer color naranja, propio de la provincia de Salamanca, ¿cómo no permanecer embelesado ante la figura de un animal que se sabe furioso, pero que cautiva por la perfección de sus ojos, redondos y brillantes?

La Roblicita participa también en la iniciativa turismotaurino.com. En ese portal se despliega una amplia lista de actividades relacionadas con el mundo del toro. Quienes sienten pasión por las especies equinas, podrán iniciarse como vaqueros gracias a las distintas posibilidades que dan las haciendas que se pueden visitar. Pero nada de esto estaría completo si el turista no pudiera deleitarse con la oferta gastronómica. Así, se pueden organizar recorridos por las más reconocidas fábricas de embutidos que brindan exquisitas degustaciones de sus productos insignes: el jamón ibérico de bellota, el loncheado de lomo ibérico, el tradicional chorizo español y el salchichón. Además, los hoteles ubicados en Ciudad Rodrigo cuentan con una carta que destaca lo valioso de la gastronomía de la zona.

El tesoro de Salamanca. Esta ciudad abaluartada invita al viajero a conocer su riqueza patrimonial, sus parajes excepcionales y su gente, que orgullosa defiende su legado y amablemente le cuenta al visitante sobre su herencia. Sus orígenes se remontan a la antigua Miróbriga, ciudad emblemática de la España antigua (del siglo VI al XI). En el siglo XII, el rey Fernando II se encarga de repoblarla e inicia la construcción de la catedral que se termina mucho después (siglos XVII y XVII), cuando la prosperidad se instala de manera certera en la comunidad y se concluye su complejo fortificado, que hoy captura la atención del visitante y es considerado uno de los conjuntos históricos más relevantes de la península ibérica.

La sobriedad es una de las características de los palacios y casas señoriales que se pueden distinguir a lo largo del recorrido. La Plaza Mayor, punto esencial que se debe visitar en cualquier localidad con trazados romanos, retoma su aire medieval durante las fiestas de Carnaval, cuando se transforma en un coso taurino que atrae a miles de turistas.

La Catedral de Santa María, acompañada por el sistema de defensa, se convierte en una de las joyas arquitectónicas que resguarda Ciudad Rodrigo. Una mezcla de estilos conviven en ella: románico y gótico, a lo que se le deben sumar algunos detalles del siglo XVIII. El interior está compuesto por tres naves, en la central destaca la bóveda, obra del siglo XVI, que fue llevada a cabo por Gil de Hontañón.

Al salir del sistema defensivo, a extramuros, se encuentra el puente antiguo que atraviesa el río Águeda. En un lugar conocido como El Cruce se pueden apreciar las ruinas de un gran convento que, en su época, estuvo dedicado a la orden de San Francisco.

Y así, saliendo poco a poco de esa ciudad histórica y ancestral, que en 1944 fue declarada Conjunto Histórico-Artístico, y de la que se dice que hasta las piedras hablan, se llega de nuevo al campo, donde se da el binomio que se espera transcienda: el toro y la dehesa.