• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Caribe con sabor boricua

Puerto Rico cuenta con casi 500 kilómetros de costas, y ofrece un sinfín de posibilidades para explorar

Puerto Rico cuenta con casi 500 kilómetros de costas, y ofrece un sinfín de posibilidades para explorar

Puerto Rico, también conocida como la “isla del encanto”, es un compendio de playas de ensueño, una colorida y conservada arquitectura, naturaleza y aventura 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La belleza y la arquitectura del Viejo San Juan, las playas paradisíacas, atractivos de aventura y naturaleza forman parte del inventario turístico de Puerto Rico. También las compras, la gastronomía y el descanso en su variada y sofisticada oferta hotelera.

En el Viejo San Juan. Recorrer el Viejo San Juan es hacer un viaje en el tiempo, a la época de la Colonia, a través de sus calles adoquinadas y callejones; sus casonas coloridas con balcones de madera de los que cuelgan flores; sus murallas, plazas e iglesias.

Este distrito histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y alberga fortificaciones como las de San Cristóbal, San Jerónimo y San Felipe del Morro –con el azul del océano Atlántico como telón de fondo–, así como el palacio de Santa Catalina.

Hay un recorrido cultural guiado por docentes de arquitectura que dan una visión global y actual sobre este patrimonio histórico y arquitectónico. Hay rutas por las iglesias y hasta por los santuarios de la salsa, como la Placita de Santurce y Nuyorican Café.

Caminando se despierta el hambre, y la mejor recomendación es deleitarse con el mofongo, famoso plato típico hecho con una cobertura de plátano que se rellena con estofado o mariscos.

Pero no es necesario tener un guía: basta armarse de un mapa –que entregan gratis en los puestos de información turística– y perderse por estas calles.

San Juan es una ciudad antigua y moderna a la vez. En el Condado, el sector moderno, se siente fuerte la influencia de Estados Unidos en la arquitectura de los edificios y la infraestructura de vías y puentes.

De playa en playa. Pese a ser una isla no muy grande (la superficie es de 9.104 km2), Puerto Rico cuenta con casi 500 kilómetros de costas, y ofrece un sinfín de posibilidades para explorar.

Están las playas de San Juan, al alcance de todos. Hay unas más escondidas que otras: unas a las que se llega luego de una corta travesía por manglares y ecosistemas marinos; otras de arena blanca o las de arena negra en Vieques, donde en las noches el agua se llena de luces de colores en uno de los espectáculos de bioluminiscencia más bellos y famosos del mundo.

Están las apropiadas para bucear o practicar snorkel como Mar Chiquita, en Manatí. También está  Flamenco, en Isla Culebra, reconocida por TripAdvisor como una de las más bellas del mundo. Son playas de arena blanquísima y de aguas color turquesa totalmente cristalinas.

Ponce y su arquitectura. A Ponce, un puerto del Caribe a 117 kilómetros de San Juan, se llega por la carretera 52, que es la autopista más larga de la isla. Este municipio es conocido como la Perla del Sur y se destaca por la influencia catalana y norteamericana en su arquitectura.

Durante su construcción, las casas fueron adaptadas a las condiciones climáticas, orientando los dormitorios para que recibieran menor carga solar, haciendo techos muy altos y balcones espaciosos. La catedral de Nuestra Señora de Guadalupe, con su fachada blanca y cuya construcción comenzó a finales del siglo XVI, es una joya arquitectónica y religiosa.

Monstruo en Toro Verde

El parque temático Toro Verde, a una hora de San Juan, es un bosque tupido que fue adaptado para las aventuras extremas, a través de un sistema de tirolesas, que allí se conocen como zip lines. Recientemente fue inaugurado el canopy más largo del mundo. Su nombre: el Monstruo. Mide cerca de 2,2 kilómetros y  365 metros de altura. Es tan largo como 28 estadios de fútbol juntos, y el practicante alcanza una velocidad de 152 km por hora. Para construirlo se invirtió casi un millón de dólares.