• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Buenos Aires, cúmulo de historias

La capital del país sureño atesora en sus esquinas los orígenes del tango, la pasión por el fútbol y la bohemia de sus barrios más antiguos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una ciudad plana, inmensa, de avenidas descomunales y calles largas y estrechas. La urbe que rezuma pasión en cada nota de tango, en sus nostálgicos cafés y en el hablar cantado de los porteños es rica en historias que se conservan entre sus edificios antiguos y en el corazón de sus habitantes.

Alojamientos céntricos como el Hotel Esplendor, ubicado en la calle San Martín (muy cerca de la avenida Córdoba y las famosas calles Florida y Corrientes), son perfectos para comenzar a recorrer la ciudad.

Cuente o no con un mapa, hay que aventurarse a caminar por las sorpresivas calles y transversales. El monasterio de Santa Catalina de Siena (San Martín 705) es uno de esos tesoros inesperados: fue el primer claustro para mujeres de Buenos Aires y albergó a las religiosas procedentes del convento de Santa Catalina de Córdoba.

Adosada al monasterio está la iglesia del mismo nombre, declarada Monumento Histórico Nacional en mayo de 1942. Las visitas guiadas al claustro, declarado Monumento Histórico Nacional en 1975, son gratis los lunes, miércoles y viernes a las 3:00 pm.

Para llegar hasta el famoso Obelisco, situado en la avenida 9 de Julio –la más ancha del mundo–, puede caminar por diversas rutas llenas de cosas para ver. Recorrer un tramo por la calle Florida es una buena opción. Esta peatonal es un gran centro comercial al aire libre, repleto de marcas nacionales e internacionales y locales de regalos típicos.

En el Centro de Información Turística (Florida y avenida Roque Saenz Peña, conocida como diagonal norte) podrá adquirir un pase para el bus turístico. Dura 24 horas e incluye un recorrido por edificios históricos y barrios interesantes.

Al pasar junto a la plaza San Martín, en el extremo norte de la calle Florida, la mirada se pierde entre copas de árboles y obras: el Monumento al Libertador General San Martín se yergue orgulloso, mientras que el grupo escultórico La Duda de Cordier reluce en mármol de Carrara.

El Monumento a los Caídos en las Islas Malvinas y Atlántico sur no deja indiferentes a los visitantes curiosos. En 25 placas de mármol negro figuran los nombres de los soldados caídos en la guerra de 1982.

La ruta histórica básica continúa con la catedral Metropolitana, ubicada frente a Plaza de Mayo. Si decide detenerse, visite el museo dedicado al papa Francisco. La muestra cuenta con objetos y ornamentos utilizados por Jorge Bergoglio durante los 15 años de su ministerio pastoral.

La Plaza de Mayo, la más antigua de Buenos Aires, fue el epicentro de la fundación de la ciudad. Su nombre es en homenaje a la revolución del 25 de mayo de 1810, que ocurrió en ese mismo lugar y dio inicio a la gesta de la independencia argentina.

Alrededor, se disfruta la vista de edificios emblemáticos que forman parte de la ruta del bus turístico, como el Cabildo, la catedral, el Palacio de Gobierno de la ciudad y la célebre Casa Rosada.

La audioguía del tour explica que su particular color se debe a la mezcla del rojo –color de los federales– con el blanco –representativo de los unitarios–, con el fin de reducir las tensiones políticas de la época. Una versión alternativa sugiere que la pintura original contenía sangre de vaca para proteger la fachada de la humedad.

 

De nostalgia y café. Los porteños afirman que Buenos Aires es una ciudad que se vive con un café por delante. No en vano, la capital cuenta con una distinción especial para los locales que sobresalen por su antigüedad, arquitectura o relevancia local. Son llamados “bares notables” y forman parte del patrimonio cultural de la metrópolis.

La avenida de Mayo es un buen punto para encontrar, de lado y lado, edificios antiguos refaccionados para albergar oficinas o que sirven como hoteles. Aquí está el Café Tortoni, el más antiguo de Buenos Aires.

Fundado en 1858, el Tortoni guarda muchas anécdotas en sus mesas y paredes. Entre sus clientes más destacados se encontraban los escritores Jorge Luis Borges, Luigi Pirandello, Federico García Lorca y Julio Cortázar, así como los músicos Arthur Rubinstein y el mítico Carlos Gardel.

Otra referencia célebre es que este café es uno de los pocos que siguen sirviendo la “leche merengada”, un helado mencionado en una canción de María Elena Walsh, que es consumido por los porteños desde hace más de un siglo.

 

Camino de la pasión. Para sentir de cerca dos de las más grandes pasiones de los argentinos, el fútbol y el tango, basta con acercarse al colorido Caminito y dejarse arropar por el azul intenso de La Bombonera, estadio sede del Club Atlético Boca Juniors.

Conozca más de la historia del equipo en el Museo de la Pasión Boquense que abre diariamente de 10:00 am a 6:00 pm.

Dos cuadras más al norte, encontrará la pintoresca entrada a Caminito: sobre una pequeña confitería, una tienda de regalos ofrece su balcón para tomarse una foto.

Desde allí se puede admirar a los bailarines de tango que captan a los visitantes para “echar un pie” y fotografiarlos con la indumentaria de ese sensual baile. Eso sí: no es nada barato y deberá pagarles por las imágenes, así las tomen con su cámara.

Caminito es una especie de museo al aire libre donde se deleitará con pintores, estatuas vivientes y la melodiosa cadencia del tango en vivo. Apenas se adentre en el recorrido verá la tasca La Barrica, donde el Trío Caminito canta y suena el bandoneón marcando el ritmo a los bailarines.

Para comprar recuerditos y piezas artesanales una opción es el Conventillo Corazón de Tango. Hay que tomar en cuenta que las tiendas cierran a las 6:00 pm y las calles se tornan solas, por lo que es recomendable no quedarse hasta muy tarde.

 

La vida en dibujos. Quienes pasan el fin de semana en Buenos Aires pueden impregnarse del encanto vintage del barrio San Telmo. Su eje comercial –la calle Defensa– lo llevará hasta la plaza Borrego, donde los domingos y feriados se realiza una feria de antigüedades concurrida por turistas y locales.

Visite el Paseo de la Historieta, ubicado entre las calles Chile, Balcarce y las avenidas Belgrano y Paseo Colón. En este paseo 10 personajes de historietas, creados por dibujantes argentinos, unen a varias generaciones de latinoamericanos.

Esculturas y dibujos salpican las calles y paredes. No olvide encontrarse con Mafalda en la esquina de las calles Defensa y Chile. Cerca encontrará el edificio donde se supone que vivió esta analítica niñita junto con su familia.

 

¿Cómo llegar?

Aerolíneas Argentinas tiene una frecuencia de cinco vuelos semanales de Caracas a Buenos Aires. Información: 0800-1005655.