• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Bosque se abre paso en cráteres mineros

Las tierras degradadas son replantadas con pasto vegetal |Foto: Archivo

Las tierras degradadas son replantadas con pasto vegetal |Foto: Archivo

Más de 16.000 turistas visitan anualmente el lugar recuperado, a donde han vuelto varias especies animales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un inmenso tapete verde rompe el paisaje de aspecto lunar dejado por la minería en Albania, en el departamento colombiano de La Guajira, donde han sido recuperadas miles de hectáreas de tierras degradadas por la explotación de carbón.

El área recuperada está dentro de las 69.000 hectáreas de concesión que tiene la minera Cerrejón en esta región del extremo norte del país para explotar durante 50 años La Mina, el mayor yacimiento de carbón a cielo abierto del mundo.

La explotación comenzó en 1984 en el área llamada Tajo Oeste, donde el gigantesco cráter de más de un centenar de metros de profundidad que dejó la extracción del carbón fue rellenado nuevamente con la tierra estéril retirada y encima se le repuso la capa vegetal para dar vida a un exuberante bosque seco tropical.

Son 3.552 hectáreas que por la minería quedaron convertidas en un polvoriento socavón de color gris y hoy emergen como un oasis de vegetación nativa que fue replantada y al que han regresado especies como iguanas, conejos, pájaros, venados y hasta dos jaguares que han sido vistos por la zona, explica Joicy Romero, guía para los más de 16.000 turistas que anualmente visitan el lugar.

En el proceso de recuperación el suelo primero es reconfigurado con miles de toneladas de tierra y luego apisonado con la ayuda de bueyes, tras lo cual se siembran los árboles y arbustos, así como pasto Buffel (Cenchrus ciliaris L.), especie nativa de Suráfrica que se adapta a las tierras áridas y es resistente a las sequías habituales en La Guajira.

Pionero. El presidente de la compañía minera, Roberto Junguito Pombo, explicó que este programa es pionero porque es la primera vez que se hace en un bosque seco tropical y porque desde que Cerrejón comenzó sus operaciones, hace más de 30 años, se tuvo la visión de guardar la capa vegetal, aunque no fuera un requerimiento desde el punto de vista ambiental, para reponerla en cada lugar una vez culminada la actividad minera.

“Entonces guardamos la capa vegetal de todas las zonas en donde empezamos la operación y eso es lo que nos permite tener hoy más de 3.500 hectáreas reforestadas que equivalen a 99,5% de las áreas en las que ha terminado la minería”, añadió.

En La Mina, que produce más de 33 millones de toneladas de carbón térmico, Cerrejón ha desarrollado su actividad hasta ahora en 9.000 hectáreas, de las cuales cerca de 6.000 siguen activas y más 3.500 están en este momento en reforestación, agrega el presidente de Cerrejón.

Junguito añade que la rehabilitación de tierras es un proceso con mucho de ensayo y error, donde un grupo de expertos y trabajadores se han comprometido con el tema del medio ambiente al hacer la investigación del suelo, escoger las especies que serán plantadas y decidir lo que tenía que hacerse con tecnología y lo que requería bueyes.