• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Berlín se engalana para visitantes y fanáticos del fútbol

Golgatha es un bar terraza convertido en un referente en Berlín para disfrutar en verano de las retransmisiones deportivas / Foto: EFE

Golgatha es un bar terraza convertido en un referente en Berlín para disfrutar en verano de las retransmisiones deportivas / Foto: EFE

La capital de Alemania, marcada por su historia y su atmósfera vibrante, propone una lista de escenarios para que aficionados y turistas disfruten de la gran final de la Liga de Campeones que enfrentará al F.C. Barcelona y al Juventus de Turín

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Enclaves emblemáticos del Berlín occidental y del Berlín oriental se visten de blaugrana y bianconero para acoger la final de la Liga de Campeones que el sábado enfrentará al Juventus de Turín y al FC Barcelona.

Miles de aficionados, la mayoría españoles e italianos, peregrinan hasta la capital alemana para las celebraciones durante los días previos y posteriores a la final de la 60ª Champions League.

Para ellos, la ciudad propone una lista de escenarios auténticos para disfrutar de la final: desde un estadio edificado bajo el mando del régimen nazi, pasando por un encuentro entre estrellas del fútbol frente a la emblemática Puerta de Brandeburgo, hasta la degustación de tapas apodadas con nombres de iconos culés.

El Olympiastadion. En medio de una frondosa vegetación en el barrio de Charlottenburg, en el oeste de Berlín, se alza imponente el Estadio Olímpico de Berlín, el recinto de este tipo más grande de Alemania y el emplazamiento escogido por la UEFA para albergar por primera vez una final de la Liga de Campeones.

Sobre el césped del Olympiastadion, frente a la atenta mirada de unos 70.500 testigos, el próximo 6 de junio el Barça y la Juve escribirán un nuevo capítulo en la historia del fútbol que determinará el merecedor del trono al mejor club europeo.

Concebido por el arquitecto Werner March para los Juegos Olímpicos de 1936 organizados por el Tercer Reich y completamente remodelado para el Mundial de Fútbol en 2006, el Olympiastadion conserva su aspecto de coloso de piedra de entonces, con sus dos esbeltas torres ante el acceso principal, mirando al este, y las estatuas realizadas por el escultor Arno Breker por orden de Adolf Hitler.

Los casi 80 años de vida del coliseo berlinés han ofrecido momentos trascendentales para la historia del deporte como los cuatro oros con los que el atleta afroamericano Jesse Owens desmontó en 1936 la teoría de la superioridad de la raza aria del régimen nazi, o el mediático cabezazo que Zinedine Zidane le propinó a Materazzi en la final del mundial en julio de 2006.

La Puerta de Brandeburgo. El Festival Champions UEFA, que anualmente se instala en la ciudad que acoge la final de la competición, se emplazó en los alrededores de la icónica Puerta de Brandeburgo, donde como novedad, proyectará al aire libre cortos y documentales de temática futbolística.

El plato fuerte de este festival que sirve como aperitivo a la gran final será el tradicional partido Ultimate Champions Match que reunirá a una constelación de estrellas del fútbol en un campo instalado a los pies de la icónica puerta.

Los asistentes que no cuenten con entrada para ir al Olympiastadion, podrán optar a una de ellas en varios de los concursos del festival, así como fotografiarse con el trofeo original de la competición o conseguir un autógrafo de algunas leyendas del balompié.

Para la ceremonia inaugural de la final, el famoso grupo creativo Blue Man Group ofrecerá allí su energético espectáculo y tras el encuentro, el DJ alemán Robin Schultz, nominado a un Grammy, se encargará de amenizar la noche de los aficionados que allí se congreguen para celebrar el resultado final del marcador.

Al contrario que en otras ocasiones, este año no se emitirá el partido desde el festival, tal como anunció la UEFA, puesto que ya hay dos lugares simbólicos de Berlín destinados a ello.

Breitscheidplatz y Alexanderplatz. Como en los tiempos del Berlín dividido, las plazas Alexanderplatz y Breitscheidplatz, puntos de encuentro emblemáticos de la República Democrática Alemana (RDA) y de la República Federal (RFA), respectivamente, serán "las millas de los aficionados", donde a través de grandes pantallas se emitirá en directo y gratuitamente el encuentro para los hinchas de las dos aficiones enfrentadas.

La gran plaza de Berlín Oriental, coronada por la Torre de la Televisión construida en 1969 por el régimen comunista y considerada un símbolo de la ciudad, se vestirá de bianconero para acoger a los hinchas del Juventus.

Mientras, en el sector occidental de la ciudad, se espera que los colores blaugrana tiñan la plaza que custodian las impresionantes ruinas de la Gedächtniskirche, la Iglesia Conmemorativa Guillermo II que Berlín conserva intacta tras los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial para mostrar las cicatrices de la contienda.

Solo para barcelonistas. Fundada en 1999, la Peña Barcelonista Berlín Culé (PBBC) es la asociación de culés más antigua de toda Alemania. Ubicada en el cine autogestionado Zukunft (al este de la ciudad), presenta la opción más underground para disfrutar del partido en un ambiente 100% blaugrana.

Rodeados de la naturaleza que crece en los alrededores de la oriental parada de Ostkreuz, los hinchas del Barça podrán ver la final en una de las cuatro pantallas del cine -tres de ellas bajo el cielo de Berlín- y brindar o ahogar las penas con las cervezas fabricadas en el propio local, como la Goldene Zukunft (futuro dorado) o la Dunkel Zukunft (futuro oscuro).

Los dj's que amenizarán la noche en la PBBC o en el famoso club berlinés About:Blank, a solo unos metros del cine, ofrecerán a los forofos del FC Barcelona una pequeña muestra de la movida local, a ritmo de música electrónica hasta altas horas de la madrugada.

En el barrio occidental de Kreuzberg, el Bar Raval del actor Daniel Brühl, nacido en Barcelona de madre catalana y padre alemán, también se ha querido sumar a la fiesta, con una carta inspirada en la historia y en los iconos del Barça. Entre sus propuestas para la final, un filete de carne al estilo argentino inspirado en la figura de Lionel Messi o unas almejas en homenaje a Luís Enrique.

Golgatha. Si en el local de Brühl es frecuente acompañar la retransmisión de un partido con tapas o cervezas catalanas, en la terraza Golgatha el fútbol es sinónimo de cerveza casera alemana y salchichas húngaras Kolbasz.

Concebida a principios de siglo XX de la mano del futbolista y arquitecto berlinés Georg Demmler como la terraza adyacente a un pequeño estadio de fútbol, se ha convertido en un referente en Berlín para disfrutar en verano de las retransmisiones deportivas.

De líneas Bauhaus y situado en pleno corazón de un exuberante parque, su ambiente sosegado, platos caseros y cerveza fabricada en el barrio de Kreuzberg esperan ya a muchos de los visitantes que recibirá Berlín para la final.