• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Auténticas giras de espanto

El castillo de Bran en Rumania / EFE

El castillo de Bran en Rumania / EFE

Los lugares con historias de miedo, las fantasías y las conexiones con el más allá se vuelven populares en estas fechas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No son pocos los que se atreven a vivir un auténtico pánico aprovechando las fiestas de Halloween y el Día de los Muertos. Por eso hay quien se envalentona y visita cementerios, viejos hoteles abandonados, edificios malditos o casas endemoniadas. Noches de tensión, gritos y misterio en las que lo más terrorífico parece volverse real.

Uno de esos lugares colmados de misterio es el castillo de Bran en Rumania, más conocido por ser el hogar de Drácula. A él acuden quienes se sienten atraídos por las leyendas que encierran sus muros.

Cuentan que en él la esposa del príncipe de Transilvania se quitó la vida cuando le dijeron que su cónyuge había muerto en una batalla. Debido a que esto no había ocurrido, el príncipe se enfureció con la divinidad, hizo un pacto con el diablo y se convirtió en un vampiro inmortal, en eterna búsqueda de una mujer parecida a su esposa.

Durante estos días el castillo abre sus puertas para aquellos que se atrevan a pasar una noche en las mazmorras acompañados de las danzas de brujas encantadas.

Si se pretende indagar en la historia de Drácula, se puede acudir a la tierra natal del escritor que dio vida a este relato, el irlandés Bram Stoker. Es probable que su primer hogar familiar, situado en el número 15 de Marino Crescent, en la localidad de Clontstarf, sirviese de inspiración para las historias de misterio que ambientó en Transilvania.

De hecho, Irlanda alberga algunos de los castillos más terroríficos de Europa como el de Leap en Offaly, McMahon en Clare o Skyrne en el condado de Meath. En ellos se suceden historias cargadas de violencia y derramamiento de sangre.

Pero, si lo que se pretende es aproximarse a fantasmas, el mejor lugar para hacerlo será el castillo de Craig-Y-Nos, situado en Powis, Gales (Reino Unido). Allí, los mayores de 18 años podrán disfrutar de una terrorífica velada rodeados de extrañas presencias gracias a 16 actores y la última tecnología de audio e iluminación.

 

Cine entre lápidas. Hay quien está dispuesto a plantarle cara a la muerte y acudir al lugar donde esta se hace fuerte y demuestra su constante triunfo sobre la vida. Sentir, escuchar y observar lo que ocurre en torno a un cementerio es otra de las terroríficas propuestas para convertir la noche de los muertos en una inolvidable pesadilla.

En el Hollywood Forever Cementery, situado en Los Ángeles, descansan los restos de los fundadores de la Meca del Cine y de figuras como Rodolfo Valentino o Cecil B. de Mille.

Ver una película proyectada en el muro del camposanto, tumbarse entre las lápidas a mirar las estrellas o acudir disfrazado con calaveras son algunas de las propuestas de este cementerio colmado de tumbas que esconden inquietantes y misteriosas historias.

Otro de los camposantos más famosos del mundo es el de la ciudad mexicana de Guadalajara. En él se encuentra el Panteón Belén, donde cuenta la leyenda que ha crecido un árbol de la estaca clavada en el corazón de un vampiro, en cuyo tronco se pueden ver los rostros de las víctimas de este vampiro que resucitará cuando el árbol se rompa.