• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Aspen es mucho más que esquí

Aspen

Aspen

La ciudad conquista con su insuperable oferta de pistas en cuatro montañas, servicios con alto estándar y el trato sencillo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ocurre que Aspen no es el típico centro de esquí.

Esa es su gran fortaleza: una impresionante red de pistas repartidas entre no una, sino cuatro montañas alrededor de un pueblo de 7.000 habitantes,  donde se mezclan millonarios, bohemios, celebridades de Hollywood y hippies, deportistas dedicados y vecinos excéntricos, conservadores y progresistas, gente de varias generaciones sobre esquís y turistas. Todo en un prolijo desarrollo urbano, sin grandes edificaciones ni desbordes, pero con rasgos cosmopolitas.

Un pueblo que a pesar del renombre, de las visitas internacionales, de los restaurantes de cocina fusión y las producciones de moda, sigue pareciendo un pueblo.

“A diferencia de otros centros de esquí, Aspen tiene vida propia, una  historia, una arquitectura especial, una identidad. No es solo un resort construido para explotar una montaña. Los locales valoran mucho este aspecto y te lo hacen sentir”, explica la argentina Laura Villar, que trabajó diez años en el departamento comercial de Aspen y ahora es una de las principales vendedoras de este producto de esquí para América Latina.

Los argentinos ocupan el tercer puesto entre los turistas extranjeros en Aspen, detrás de australianos y brasileños (conocidos como brazilionaires, por su ritmo de gastos). Llegan en familia o en grupos de amigos, se quedan una semana y combinan el programa deportivo con algunos días de playa y compras en Miami u otro destino en Estados Unidos. Suelen alojarse en condominios, muy prácticos para cuatro o más personas, con la comodidad de un departamento (cocina incluida) y el servicio de un hotel, más la posibilidad, en la villa de Snowmass, de salir esquiando directo del estar a la pista.


Apuesta ganadora. Aspen es en realidad un ganador de póquer de cuatro montañas con un único pase y unidas por transporte público libre, gratuito y con calefacción: Aspen Mountain, Snowmass, Buttermilk y Aspen

Highlands. Lo que suma un total de 2.200 hectáreas esquiables, por más de 300 pistas (una de más de 8 kilómetros en Snowmass), con varios niveles de dificultad.

Con solo 16.000 camas para el turismo, raramente toca esperar en fila para tomar un medio de elevación, una ventaja muy apreciada por todo esquiador.

Otra cosa que parece ser importante para esquiar es la nieve, algo que en Aspen abunda. La última temporada, gracias a las fuertes nevadas en el tramo final del invierno, hubo nada menos que 165 días de esquí (del 16 de noviembre al 3 de mayo).

El resto de la infraestructura y los servicios son un reconocido modelo para el esquí. Desde las ventanillas para tramitar pases y alquiler de tablas y botas hasta los restaurantes y bares en distintos rincones de estas montañas, todo fluye con eficiencia y calidad de atención.

Una curiosa combinación de alto estándar con trato sencillo, poco habitual   en Estados Unidos

 

Las novedades

Aspen puede jactarse de una vida nocturna, una oferta gastronómica y una movida cultural sin paralelos en el mapa de pistas. Este año, la ciudad revalida el título al estrenar la nueva sede del Aspen Art Museum. Otra noticia fuerte para este invierno es el mencionado debut de locales de venta de marihuana, a partir de la reciente legalización en el estado

 

Las novedades de Colorado. Aunque el expendio de cannabis con fines medicinales existe desde 2009 y las autoridades han mantenido una actitud claramente tolerante respecto del consumo personal, este será el primer invierno para media decena de las llamadas Green stores, como Aphotecary (más parecido a una boutique que a un coffee shop de Ámsterdam), para la venta en cantidades limitadas. El consumo en público no está permitido.