• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Aprenda a aminorar las molestias del viaje

La presión y la descompensación horaria se afrontan con simples medidas |Foto: Referencial

La presión y la descompensación horaria se afrontan con simples medidas |Foto: Referencial

Algunas condiciones de salud pueden ocasionar problemas físicos y trastornar el inicio de las vacaciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ya sea por avión, barco, tren o autobús, hay ciertas condiciones de salud que pueden verse afectadas o surgir como consecuencia de la exposición a determinadas circunstancias.

A continuación, algunas de estas condiciones y cómo puede hacer para aminorar o evitar estas molestias durante el viaje.

Problemas circulatorios. Permanecer sentados por más de cuatro horas sin caminar o ejercitar los músculos de las extremidades puede ocasionar problemas con la circulación de la sangre. Aquellas personas a quienes ya les han sido diagnosticados problemas con su sistema circulatorio pueden ser más propensas a experimentar problemas en este sentido.

Es por eso que se recomienda que consulte con su médico, sobre todo cuando se trate de un viaje largo. Los individuos mayores de 65 años de edad, las mujeres embarazadas, las personas con cirugías recientes, mujeres que toman suplementos de estrógeno o pastillas anticonceptivas, que vayan a viajar 4 horas o más deben notificarlo a su médico porque este podría recomendarles un anticoagulante.

Las personas obesas o con sobrepeso deben sentarse en la esquina de la fila de manera que no interrumpan a los demás cada vez que tengan que levantarse a caminar por lo menos 10 minutos cada hora.

Sinusitis y alergias nasales. Los aviones están equipados para mantener el nivel de oxígeno y presión de aire balanceados una vez que alcanzan la altura necesaria. Sin embargo, hay quienes pueden experimentar incomodidad en la salida y el aterrizaje de la nave. Los asmáticos, las personas con efisema y otras condiciones pueden viajar siempre y cuando tengan su condición controlada. Cuando la persona padece sinusitis y alergias nasales, debe tomar descongestionante y utilizar aerosol nasal para evitar que la presión afecte sus oídos.

Ansiedades y fobias. Las personas con estas condiciones pueden experimentar ataques de pánico, por lo que se recomienda consulten a su médico, quien puede ayudarles con medicamentos para controlar este padecimiento. Se recomienda utilizar una bolsa y soplar dentro de ella. De esta forma, se inhala oxígeno y se exhala dióxido de carbono, lo que ayuda a restaurar la calma.

Problemas del corazón. Marcapasos y desfibriladores son utilizados por personas con ciertas condiciones cardíacas. Estos aparatos pueden afectarse al pasar por el detector de metales en los aeropuertos. Es importante que el pasajero con estos aparatos lo notifique al personal para que le eximan de ese requisito. Esto puede ocurrir también con prótesis como las usadas en las rodillas.

Vómitos y diarreas. Cuando se va a países desconocidos hay una serie de inconvenientes que pueden atacar al viajero. Los vómitos y las diarreas suelen presentarse cuando se consumen vegetales, frutas, agua y otros alimentos que no hayan sido bien lavados y cocidos apropiadamente. Todo esto se puede evitar absteniéndose de ingerir alimentos sobre los que tenga dudas de su elaboración o de su manejo higiénico. Asimismo, lávese las manos antes de manipular los alimentos o un gel con contenido de entre 60% a 70% de alcohol.

Jet lag. Al viajar a lugares cuya diferencia horaria es muy grande con la del país de origen, el ritmo de sueño se altera. Averigüe la diferencia de horario de manera que días antes pueda empezar a  modificarlo. Esto le ayudará a ajustarse mejor al cambio. La melatonina es un suplemento que ayuda a conciliar el sueño y puede tomarse durante el vuelo para descansar y evitar los síntomas de dolor de cabeza y malestar general que suele ocasionar el jet lag.