• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Ankara, una joya en Turquía

Mausoleo de Mustafa Kemal Ataturk | Foto Andrea Montilla

Mausoleo de Mustafa Kemal Ataturk | Foto Andrea Montilla

Arquitectura antigua, construcciones contemporáneas y el aroma del café invitan al turista a disfrutar la capital turca

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ankara, ubicada en Anatolia central, suele ser poco frecuentada por los más de 20 millones de turistas que visitan cada año el territorio turco. Sin embargo, entre rasgos antiguos y otros más contemporáneos, la capital de Turquía posee una gran variedad de rincones muy atractivos para quienes desean conocer un poco más de la extensa cultura europea oriental, más allá de las grandes metrópolis como Estambul.

Uno de los parajes más preciados es Anitkabir, en lo más alto de la capital. Es una parada obligatoria para los que tengan la oportunidad de pasar unos días en Ankara. El majestuoso mausoleo de Mustafa Kemal Ataturk, fundador de la república turca en 1923, se levanta como fiel vigilante de la urbe. En cualquier recorrido es notorio que el rostro y la famosa firma del líder son inmortalizados en cada rincón como recordatorio de su legado en las transformaciones modernas del país.

La enorme obra arquitectónica, de columnas rectas con 14 metros de alto, al mejor estilo romano y faraónico, deslumbra al paso de 12 leones hititas de piedra que resguardan el mausoleo. Allí el silencio es envolvente. En verano, el sol resplandece tan intensamente sobre el suelo de Anitkabir que resulta difícil observar el edificio de forma detenida.

Cada cierto tiempo, un grupo de soldados hace su marcha por el patio central, unos pocos metros por encima de la bóveda donde se encuentra el cuerpo del héroe turco. Luego de subir varios escalones del edificio, la sombra y la brisa del lugar logran refrescar. Es un lugar solemne para rendirle honores a Ataturk: allí las autoridades extranjeras que visitan Turquía presentan sus respetos al fundador de la república. Al fondo, una corona de gran tamaño, llena de rosas rojas y amarillas, indican dónde están los restos. Por ahora no hay acceso a la bóveda, pero se puede ver a través de grabaciones de las cámaras de seguridad.

Alrededor del mausoleo, otros edificios exponen los objetos personales de Ataturk. La compañía de un guía turístico del museo biográfico hace mucho más ameno el recorrido, pues narra los logros en batalla y su legado republicano.

De regreso a la ciudad, cerca de Anitkabir, está el pueblo de Hamamonu, el centro histórico más antiguo de Ankara. Es un lugar de estilo colonial, muy acogedor para los que quieren dar un paseo por un lugar tradicional. El visitante puede contemplar hermosas panorámicas de la capital y quizás escuchar el llamado al rezo proveniente de mezquitas cercanas, mientras prueba el café turco o toma un helado de chocolate oscuro si el calor apremia en la tarde.

En una metrópoli como Ankara, llena principalmente de edificios bancarios, sedes ministeriales y centros comerciales, es una sorpresa gratificante encontrar un lugar como Hamamonu. Sus habitantes parecen salir de cuentos orientales y cada esquina es un descubrimiento que invita a adentrarse en él, husmear por los pequeños locales y encontrar allí artesanía local, algunas cosas a buen precio.

Luego de tomar el café –espeso y bien fuerte–, lo común es que el visitante se deje leer el futuro a través de los restos de su bebida. Casi todos los turcos saben bien cómo predecir el destino, pues es una tradición que pasa de generación en generación entre familias.

Entre noche y día

-Los mejores lugares para salir a bailar y disfrutar de unos tragos por la noche están en Tunali Hilmi, Kizilay y Downtown Ankara. Brasserie Bomonti, en la avenida Tunali Hilmi, es uno de los bares más frecuentados por los turistas europeos y latinoamericanos.

-El parque Gençlik permite dar un agradable paseo en el centro de Ankara, donde se pueden encontrar diversos restaurantes con buena comida turca. Dentro hay un parque de diversiones para la adrenalina de los más pequeños.