• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

América Latina está en auge

Cataratas de Iguazú

Cataratas de Iguazú

Es una de las zonas del mundo en la que el turismo crece a pasos agigantados. Para finales de este año se alcanzará la cifra récord de 80 millones de visitantes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El turismo por Latinoamérica vive su época dorada gracias al renacer de una industria con recursos que ha sabido sacar provecho de la materia prima e historia que esconden sus territorios. Ahora que la vieja Europa se resiente económica y culturalmente, las regiones, hasta no hace mucho consideradas “secundarias”, resurgen con la intención de conquistar el primer puesto en las listas de los más competitivos destinos turísticos internacionales.

América Latina tiene materia prima y mucha, sólo es cuestión de pulir el diamante en bruto. Una carrera de fondo empezada hace relativamente poco, pero que gracias a las labores publicitarias y de promoción comienza a dar sus frutos. En el último informe de Competitividad en Viajes y Turismo 2013, elaborado por el Foro Económico Mundial en Ginebra, se señala: “El turismo latinoamericano aportó 3,2% del PIB regional en 2012, mientras que a escala mundial la proporción fue de 9%”.

Buenas expectativas

De igual modo, según los datos aportados en el informe, se espera que para finales de 2013 “la contribución del sector turístico al PIB de Latinoamérica aumente hasta 4,7% y que el incremento sea de una media de 4,8% hasta 2023”. Lo que se traduce en una llegada de turistas que superará los 80.000.000 de viajeros para finales de 2013, de acuerdo con las conclusiones de la última edición de la feria Word Travel Market Latin America, realizada en Brasil.

En especial, América del Sur se caracteriza por demostrar un acelerado crecimiento en las llegadas de turistas, reflejado en el excelente momento turístico que está atravesando la región. A pesar de la crisis económica y financiera a nivel mundial en la pasada feria se subrayó que “el turismo en Latinoamérica ha conseguido seguir en alza con un crecimiento de 50% respecto al número de llegadas”.

Asignaturas pendientes

Aunque las cifras arrojan buenos resultados, aún quedan áreas en las que las regiones latinas deben mejorar con el objetivo de posicionarse en los primeros puestos de destinos turísticos más demandados a escala mundial.

Entre las asignaturas pendientes se encuentra el alojamiento. Esa es, por lo menos, la opinión de Bart Leopold, director de desarrollo de negocio Latam en Idiso, la primera empresa de servicios de distribución hotelera. “Aunque es obvio el crecimiento del turismo en Latinoamérica, el sector hotelero todavía es más inmaduro que en Estados Unidos y Europa, existiendo hoteles independientes y cadenas pequeñas que deben empezar a invertir en tecnología”, asegura.

En su criterio, “los retos del hotelero para fomentar la marca Latinoamérica son estar en todos los canales donde hay demanda: en las agencias de viajes online, en los sistemas de reserva GDS y ofrecer su producto en un canal directo, que es su propia web y a través de dispositivos móviles”.

Como segundo desafío, Leopold habla de la necesidad de implantar estrategias comerciales más complejas. “Se debe complementar la distribución hotelera con un plan de marketing online que dé visibilidad a la imagen de marca: descuentos, ofertas, paquetes de servicios adicionales, todo ello, con diferentes formas de pago”, explicó.

Tesoros naturales

Por regiones, las maravillas naturales que guarda Latinoamérica se reparten a lo largo y ancho de su geografía, que destaca por una rica variedad de contrastes.

En el límite entre la provincia argentina de Misiones y el estado brasileño de Paraná se ubican las cataratas de Iguazú, un espectáculo único de la naturaleza, que se remonta a hace 200.000 años aproximadamente y que hoy se erige como una de las 7 maravillas del mundo.

Sin duda, este clásico paraje de cataratas descomunales es uno de los máximos reclamos turísticos de toda América Latina, pues cada año supera el millón de visitas. En mayo pasado la cifra rebasaba las 500.000 visitas.

En Brasil, las paradisíacas playas de Río de Janeiro no se escapan de la llegada de turistas internacionales, que en 2012 llegaron a contar 5,5 millones. A la playa de Copacabana le siguen Ipanema, el edén para los surfistas y la pequeña Arpoador, situada entre las 2 anteriores y donde, según cuentan, se pueden apreciar los mejores amaneceres de todo Río.

La cordillera de los Andes, que atraviesa varias regiones, también se alza como una de las más solicitadas por los turistas a la hora de planificar un descanso. Cuando sus cumbres están cubiertas por un impresionante manto blanco de nieve, un sinfín de aficionados al esquí acude en masa a la mítica cordillera que contornea la costa del océano Pacífico a lo largo de 7.500 kilómetros.

Sin embargo, en Latinoamérica no todo el turismo se congrega alrededor de la montaña o la playa, las grandes ciudades como Ciudad de México también suman turistas a las listas de visitas anuales. Catalogada como ciudad global, la capital de México es uno de los centros financieros y culturales más importantes de América.

En el primer semestre del año, la capital se alzaba con 6.116.665 llegadas de turistas tanto nacionales como extranjeros, según las estadísticas de la Secretaría de Turismo de la Ciudad de México. Una cifra que engloba a viajeros procedentes de Estados Unidos en primer lugar, seguidos de argentinos y españoles. Tres países que representan 60% del total de visitantes que acuden a la ciudad.