• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Ambiente cool reina en las noches de Lisboa

La vida nocturna se renueva a orillas del río Tajo | Fotos EFE/Ayuntamiento de Lisboa

La vida nocturna se renueva a orillas del río Tajo | Fotos EFE/Ayuntamiento de Lisboa

La capital portuguesa se ha ido despojando de su imagen conservadora y es hoy para muchos “la nueva Berlín” gracias a su oferta alternativa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La pujanza como destino turístico de Lisboa ha estado acompañada de importantes cambios durante el último lustro, especialmente en el ocio y la vida nocturna, completamente renovados y, en algunos casos, casi irreconocibles.

Antiguas tascas –tabernas– de toda la vida dejaron su sitio a “gastrobares” de comida moderna, y mercados tradicionales albergan hoy a chefs de categoría y comida de alta alcurnia, pero además,  pequeños y oscuros pubs son ahora garitos dirigidos a la tribu urbana de los hipsters y, todo ello, se mezcla con nuevas discotecas.

De la tradicional “imperial” –caña de cerveza– al coctel. De los locales sórdidos a los grandes letreros luminosos. Del punto “canalla” de una calle repleta de antros, a la alfombra rosa que ahora da nombre a la vía. De un estilo informal y desenfadado, a los tacones y la ropa de marca.

Nada explica mejor estos cambios en la fisonomía de la noche lisboeta que Cais do Sodré, una de las zonas de fiesta míticas de la capital portuguesa, y cuyo aspecto –y público– es hoy radicalmente distinto al que tenía ayer.

El epicentro del barrio se trasladó desde mayo de 2014 al Mercado da Ribeira, donde la revista Time Out apostó por convertir lo que antes eran pequeños puestos de carne, verdura, fruta y pescado en un espacio diáfano con largas mesas en el medio, rodeadas de decenas de pequeños restaurantes.

Sushi, hamburguesas gourmet, pizzas, helados italianos y croquetas de diferentes sabores comparten protagonismo con platos elaborados por cocineros de prestigio, que tienen restaurante propio en Lisboa y que reflejan una pequeña muestra de su producción.

Bairro Alto. No muy lejos se encuentra otra zona de fiesta de Lisboa por excelencia: Bairro Alto. Aunque su apariencia también ha cambiado, todavía mantiene intacto el carácter del barrio, que ocupa decenas de calles perpendiculares llenas de pequeños pubs, restaurantes y ultramarinos, y donde es complicado recordar dónde está cada local, incluso para los lugareños más avezados.

Casas de fado y locales con música brasileña en directo conviven con otros de aire más cosmopolita, como un Irish Pub de estilo anglosajón o la Tasca Mastai, donde se toma Spritz con auténtico acento italiano.

La mayor parte de la gente –jóvenes locales, estudiantes becarios de otros países y turistas– bebe en la calle vaso en mano, ya sea de cerveza, sangría, mojito o caipirinha, hasta que a las 3:00 am el “bairro” cierra y toca cambiar.

Fiesta en la disco

A partir de las 3:00 am, los bares y pubs cierran sus puertas y la fiesta continúa en diferentes discotecas, repartidas por toda la metrópoli. La reina de la madrugada lisboeta es Lux –uno de sus propietarios es el actor estadounidense John Malkovich–, también de música electrónica, que invita a DJ de prestigio internacional, cuenta con una terraza sobre el río Tajo y cuya decoración interior es siempre motivo de sorpresa.

Compiten con ella en dimensión y popularidad la espectacular Urban Beach, erigida a orillas del río, y Main, en el barrio de Santos, con espacios separados en función de la música, habitualmente más comercial. Más exclusivo es el Lust, en la emblemática Plaza de Comercio, lugar habitual de fiestas privadas. La última incorporación a la liga de las grandes discotecas es Place, abierta hace solo unos meses.