• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Amberes y Brujas aguardan por los enamorados de la música

Amberes es la sede del festival de música electrónica más grande del mundo: el Tomorrowland / Foto Tomorrowland

Amberes es la sede del festival de música electrónica más grande del mundo: el Tomorrowland / Foto Tomorrowland

Un festival de música electrónica y otro de baile harán que los visitantes de estas ciudades belgas disfruten al máximo el verano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La segunda ciudad más grande de Bélgica, Amberes, era conocida por su gran mercado internacional de diamantes hasta que, en 2005, se volvió mundialmente famosa por ser la sede del festival de música electrónica más grande del mundo: el Tomorrowland.

Este festival, inspirado e ambientado en los cuentos de hadas, es posiblemente la cita más importante para los amantes de la música electrónica.

Se trata de un encuentro que roza la fantasía, al que asisten más de 200.000 personas de 75 nacionalidades diferentes.

En la edición de este año en la localidad de Boom, están invitados, entre otros muchos conocidos DJ: Oliver Heldens, NERVO, Ivan Brocalet & Alberto Montero, David Guetta, Hardwell y Steve Aoki.

En Brujas, pequeña ciudad situada a una hora de Bruselas, es conocida como “la Venecia del Norte” y no se equivocan. Sus adoquinadas calles permiten al visitante retroceder al medievo y descubrir la belleza de una urbe en la que el tiempo parece haberse detenido.

Hasta el 11 de agosto se llenará de la mejor selección de música antigua de mano del MAFestival, el más conocido festival de música antigua en el mundo.

Marcado por la selección de los intérpretes de mayor renombre mundial, MAfestival Bruges organiza conciertos de música barroca, además de conferencias y clases sobre el tema, y una exposición enfocada en instrumentos históricos.

Para los que prefieran una actividad más física, Brujas ofrece un divertido festival de baile que no deja indiferente a nadie, el LeBenenwerk-Ballroom. Durante el 8 de agosto, diez escenarios situados en el centro de la ciudad, transforman sus pintorescas calles en una discoteca al aire libre. El ritmo y el estilo musical cambia de un escenario a otro: tango, samba, hip hop, electro, salsa... música para todos los gustos.