• Caracas (Venezuela)

Variedades

Al instante

Turcos ses escandalizan por afirmación de que niñas de 7 años pueden casarse

El teólogo Nreddin Yildiz

El teólogo Nreddin Yildiz

El teólogo Nureddin Yildiz expresó que la ley islámica permite la acción

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ministro de Salud de Turquía, Mehmet Müezzinoglu, reaccionó este jueves con indignación ante el discurso de un teólogo turco, Nureddin Yildiz, quien afirmó que a las niñas de 7 años se les puede casar según la ley islámica.

"En el islam no hay límite de edad para el matrimonio. Esto quiere decir que a un niño se le puede casar antes de la pubertad. Pueden casarse pequeños con mayores", dijo Yildiz en un vídeo difundido por la cadena turca NTV.

"Por ejemplo, una niña de siete años y un hombre de 25, o un niño de 7 y una chica de 25, ¿pueden casarse? Sí", afirmó.

"Alguien de 6 años, 7, 75 ó, si llega a tanto, de 135 años, puede casarse", remachó.

"Es la primera vez que escucho esto", se escandalizó el ministro de Salud al ser preguntado por su opinión en un encuentro con la prensa celebrado hoy en Edirne, en el que dijo que "el ministerio de Salud no puede permitir una frase así".

"Hay que poner fin a este tipo de tendencias sociales. Esto no puede ser", agregó Müezzinoglu.

Yildiz, con estudios realizados en La Meca, dirige la Fundación Sosyal Doku (Tejido Social), que organiza frecuentes conferencias y talleres en todo el país.

La Fundación denunció la semana pasada en un comunicado que las palabras del teólogo fueron sacadas de contexto, ya que acto seguido Yildiz explicó que pese a no existir un límite de edad formal, es totalmente desaconsejado que los tutores dieran a los menores permiso para casarse.

"Casar a los menores es explotación", insiste el comunicado de la Fundación.

La edad mínima para casarse en Turquía está fijada en los 18 años, pero en las regiones rurales, sobre todo del sureste del país, es frecuente que las familias casen a sus hijas con trece, catorce o quince años en una ceremonia religiosa, sin pasar por el registro civil.

Numerosos grupos de derechos civiles realizan campañas de sensibilización para acabar con esta costumbre, que consideran una de las lacras sociales más graves del país.