• Caracas (Venezuela)

Variedades

Al instante

Redujo 14 veces su sueldo para aumentar el de sus empleados

Dan Price, dueño de Gravity Payments. (Foto: AFP / Internet)

Dan Price, dueño de Gravity Payments. (Foto: AFP / Internet)

La decisión de Dan Price se ejecuta en pleno debate sobre las desigualdades salariales entre empleados y directivos en EE UU

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¿Golpe publicitario o toma de consciencia sobre las desigualdades salariales? Un joven directivo de Estados Unidos decidió ajustarse el cinturón reduciendo 14 veces su remuneración para aumentar a 70.000 dólares el salario mínimo anual en la compañía.

Dan Price, de 30 años, fundador de Gravity Payments, una sociedad de servicios de pago, anunció el lunes la buena noticia a sus 120 empleados bajo una catarata de aplausos. Un video sobre el momento puede verse en YouTube y el sitio web del diario The New York Times.

"Lo que quiero anunciar hoy es que vamos a adoptar, con efecto inmediato, una política salarial que instituya un salario mínimo de 70.000 dólares para todos los que trabajan aquí", declaró Price.

Este aumento salarial se realizará en forma progresiva, durante los próximos tres años.

Este año los salarios más bajos, en promedio de 48.000 dólares, superarán los 50.000, y se espera que alcancen los 70.000 en diciembre de 2017, precisó el empresario.

Pero la medida tiene un precio: Price planea financiarla reduciendo casi 14 veces su propia remuneración, que pasará de casi un millón de dólares a 70.000 dólares anuales.

También apelará a los cerca de 2 millones de dólares de beneficios obtenidos en 2014 por la compañía, que no cotiza en la bolsa.

"Mi sueldo era realmente muy alto (por eso) decido reducirlo al nivel del salario mínimo y seguirá así hasta que recuperemos los niveles de beneficios que teníamos antes de este cambio de política salarial", explicó Price, nacido en la rural Idaho (noroeste), que conduce un viejo Audi de 12 años y vive en un departamento de tres habitaciones en Seattle.

Su anuncio, que llegó a numerosos periódicos estadounidenses, ocurre en pleno debate sobre las desigualdades salariales entre empleados y directivos en Estados Unidos.