• Caracas (Venezuela)

Variedades

Al instante

¿Quieres privacidad? No guardes tus fotos íntimas en Internet

selfie

selfie

Expertos coinciden en que la información sensible puede volverse vulnerable una vez que se sube a Internet

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si quiere mantener sus fotos privadas, nunca las suba a Internet.

Ese es el consejo de los expertos luego que hackers irrumpieron en las cuentas personales de varias celebridades, robaron fotos de éstas desnudas y las publicaron en la red. Jennifer Lawrence y Mary Elizabeth Winstead han dicho que fueron víctimas del ataque cibernético.

Las autoridades federales investigan el robo, y Apple confirmó el martes que aunque algunas cuentas individuales fueron infringidas, sus servicios iCloud y Find My iPhone siguen siendo seguros. El más reciente escándalo de piratería informática es otro recordatorio de que las figuras públicas deben proteger mejor su información digital.

Interés insano
"Muestra que las celebridades, como el resto de nosotros, no prestan tanta atención a la seguridad en internet como deberían", dijo la experta en mercadotecnia Dorie Clark. "Como muchas parejas comunes, las celebridades probablemente disfrutan tomándose fotos picantes, pero tienen que reconocer que hay gente allá afuera que está inherentemente interesada en lo que están haciendo, y que quiere ya sea hacer dinero o un nombre consiguiendo esas fotos".

A cualquiera le resultaría embarazoso que alguien suba sus fotos subidas de tono a la red, pero la mayoría de la gente no corre el riesgo de ser acosado por hackers de este modo, dijo Gary Zembow, quien ayuda a celebridades a proteger su información como fundador de Hollywood Tech Consulting.

"Si uno acepta que algunas celebridades necesitan guardaespaldas", dijo, "entonces su información personal y privada necesita una versión de eso también".

Nube gris
Cada vez más individuos y compañías usan el almacén de datos en internet conocido como la "nube" para imágenes y otros. Pero tal información puede volverse vulnerable una vez que se sube a la red, dijo el profesor Lance Larson, quien da clases de posgrado de seguridad nacional en la Universidad Estatal de San Diego.

"La nube es como un casillero en un depósito", dijo. "¿Eres la única persona que tiene la llave? ¿O también tiene una el dueño del depósito?". En pocas palabras: "No pongas en internet una foto o documento si no quieres que salga a la luz en algún momento", dijo.

Aun cuando la piratería cibernética es ilegal — el hombre que robó las imágenes de Scarlett Johansson desnuda fue condenado de espionaje federal y acceso no autorizado a una computadora —, asegurarse de que todas las imágenes ilícitas sean retiradas de todos los sitios que las publicaron es un reto interminable.

Qué hacer
¿Cómo pueden los famosos — y no famosos — proteger su privacidad en la era de internet? Recuerden que todo material digital, aun con controles de privacidad, puede hacerse público, dijo la profesora Karen North, directora del Programa Annenberg sobre Comunidades En Línea en la Universidad del Sur de California.

"Lo que crees que es privado es público, y lo que crees que es temporal es permanente", advirtió. "Una vez que lo compartes con alguien, ya no controlas la propiedad intelectual".

Para mantener algo realmente privado, no lo suban a la red y no lo compartan. También, cierren la sesión de internet y apaguen el computador cuando hayan terminado de usarlo, sugirió Larson.

"Si no desconectan ese dispositivo de la red", dijo, "están proporcionando 24 horas al día, los siete días de la semana, de una computadora potencialmente no monitoreada en internet".

Tengan cuidado con las redes inalámbricas también, especialmente famosos cuyos hogares a menudo puedes ser localizados en "mapas de estrellas" o mostrados durante paseos turísticos en Hollywood. Zembow apunta que cualquiera puede estacionarse frente a la casa y acceder a su sistema de Wi-Fi.

"Las dos palabras más simples son 'contraseñas fuertes''', dijo.

Finalmente, quienes insistan en tomarse fotos sexy deben considerar usar un dispositivo que no esté conectado a internet y mantenerlo bajo llave en un lugar seguro. O, apelen a la tecnología de antaño: usen una Polaroid.