• Caracas (Venezuela)

Variedades

Al instante

Gladys Rodríguez respondió a las acusaciones de Patricia Poleo

Gladys Rodríguez | Foto: Cortesía

Gladys Rodríguez | Foto: Cortesía

La periodista emitió un comunicado donde afirmó que sí conoció al dueño del salón, Armando Benlolo, quien ya falleció. Dijo que desde entonces mantiene buena relación con su familia y acordaron un modelo de intercambio publicitario que han realizado en estos años

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La periodista, Gladys Rodríguez respondió a su colega, Patricia Poleo, luego de que esta la vinculara con Yolanda Sapiain, encargada de una de las franquicias de la peluquería “Armandeus”, en Weston, y antigua fiscal venezolana que supuestamente habría defendido casos de violaciones de Derechos Humanos.

Rodríguez emitió un comunicado donde afirmó que sí conoció al dueño del salón, Armando Benlolo, quien ya falleció. Dijo que desde entonces mantiene buena relación con su familia y acordaron un modelo de intercambio publicitario que han realizado en estos años. 

La periodista lamentó que Poleo haya decidido divulgar tales afirmaciones y no corroborar la información con las implicadas. Sostuvo que ante esto, la comunicadora debería ofrecer disculpas.

Aquí el comunicado completo: 

Me he visto en la necesidad de escribir estas líneas para responder a una campaña de intriga y desprestigio contra mi persona que inició la periodista venezolana Patricia Poleo en su programa “Agárrate” transmitido en Estados Unidos. Pido disculpas de antemano por tomar parte de su tiempo para un asunto que me parece estéril, irrelevante, para los problemas tan graves que tenemos en Venezuela, pero en vista de los comentarios y juicios que ha generado su mención sobre mi honestidad y rectitud en la vida, debo responder.

El pasado jueves, la periodista Poleo hizo referencia a un caso de una señora de nombre Yolanda Sapiain, encargada de la sede de la peluquería “Armandeus” en Weston, según sus investigaciones la Señora Yolanda Sapiain fue fiscal en Venezuela y asegura que en sus actuaciones como fiscal defendió casos de violaciones de Derechos Humanos.

Yo no voy a cuestionar sus denuncias, supongo que responsablemente habrá investigado lo suficiente para hacer tales aseveraciones, tocará a la Sra. Yolanda Sapiain responder a esos señalamientos y cuestionamientos que evidentemente la perjudican. Donde sí me voy a detener es en la mención que hace sobre mí.

Conozco a los dueños de la peluquería “Armandeus” desde hace 17 años, su creador Armando Benlolo fue un gran amigo, un hombre trabajador que levantó a pulso su empresa. Luego de su fallecimiento, la familia Benlolo quedó al frente de la marca y con gran esfuerzo la han hecho crecer en el tiempo, idearon el modelo de franquicia, que es de ellos y así vemos como hoy existen muchas peluquerías “Armandeus” en Venezuela y otros países, gente decente que lo que ha hecho es trabajar por Venezuela y ahora se abren camino en otras naciones a través de ese modelo de negocio.

Desde que los conocí acordamos un modelo de intercambio publicitario, es decir, yo me arreglo en sus sedes y les doy los créditos por la atención recibida. Así fue cuando en diciembre de 2014 de vacaciones en Weston, fui a la peluquería de “Armandeus” de esa ciudad en varias oportunidades, pueden ver en mi cuenta de Instagram que publiqué varias fotos agradeciendo el trato recibido durante esos días, en dos de las publicaciones agradecí a la Sra. Yolanda Sapiain a quien conocí en esa oportunidad y luego de mi partida nunca más volví a ver.

Una de las fotos donde la menciono y agradezco por el servicio recibido fue usada por la periodista Patricia Poleo en su denuncia, con el tono irónico que la caracteriza mostró la fotografía y leyó la reseña que hice del salón “Armandeus” Weston resaltando que se trataba de una reconocida periodista venezolana Gladys Rodríguez, inmediatamente después de esa mención empecé a recibir mensajes de la gente sobre ese episodio y en algunos casos señalándome de defensora de enchufados y de violadores de derechos humanos.

A las primeras que me escribieron les respondí: “Ustedes todavía creen las historias de la Poleo”. A raíz de esta respuesta, el día viernes nuevamente la periodista Poleo me dedicó tiempo en su programa diciendo: ” la respuesta que te tengo yo a esto de la Poleo y las expresiones que tú, Gladys Rodríguez, has utilizado para defender a estos dos violadores de Derechos Humanos y atacarme a mí… la respuesta que te tengo es que por alguna razón tú sigues en Venezuela y yo aquí… porque periodistas como tú son los que todavía pueden sobrevivir en Venezuela, porque son los que van junto con la corriente y van nadando y nadando y que no se enfrentan a este tipo de personajes, sino que conviven con ellos. Esa eres tú Gladys Rodríguez, por eso tú estás en Venezuela y yo estoy aquí”.

Lamento que se haya molestado por mi comentario, pero si es una periodista seria, debió haber investigado antes de exponerme al cuestionamiento público. Algunas personas salieron en su defensa, reclamándome por qué la había llamado “la Poleo” de una manera despectiva, lamento decirle a estas personas y a la periodista que acá en Venezuela muchos nos referimos a ella de esa manera, y si el término le parece ofensivo, tendrá tarea en averiguar por qué no la llamamos Patricia o Patty o simplemente Patricia Poleo.Desde hace mucho tiempo, difiero de su manera de ejercer el periodismo y por lo que entiendo, comentó de mí el viernes, también ella difiere de mi manera de hacer periodismo.

En fin, esto me parece una discusión sin sentido de la que yo no voy a seguir siendo parte, la gente sabe cómo procede ella y cómo procedo yo y cada quién es libre de identificarse con quién quiera. Pero lo que no acepto es que se pretenda levantar una matriz de opinión en mi contra. ¿Por qué no me llamó y preguntó cuál era mi supuesto vínculo con la Sra. Yolanda Sapiain?, le hubiese explicado como lo hago más arriba en este comunicado con todo el gusto del mundo lo poco que sabía de esa señora, me pregunto ¿por qué me menciona en ese programa? Hay quienes la defienden diciéndome que ella no me atacó y que se refirió a mí como una “reconocida periodista”, a esas personas les respondo, muchas veces no es el “qué” sino “cómo” se dice y les pregunto ¿creen ustedes que hubo buena intención en su proceder? ¿O buscaba sembrar dudas sobre mí? y a las pruebas me remito, inmediatamente después de su publicación, recibí mensajes por twitter e Instagram cuestionándome.

En la vida todo acto tiene consecuencias y debemos asumirlos con gallardía. Lo menos que debería hacer esta periodista es disculparse por haber sembrado dudas sobre mi proceder. Reconocer que se equivocó, errar es de humanos y rectificar de sabios.

Aprovecho para dejar una pregunta a quienes se animaron a insultarme sin averiguar, y quienes me sugieren que investigue antes de agradecer como lo hice con la Sra. Yolanda Sapiain, de ahora en adelante cada vez que alguien me pida en la calle por ser figura pública y por cariño una fotografía conmigo debo preguntarle usted es ¿enchufado?, ¿chavista? ¿Madurista? ¿Delincuente? ¿Narcotraficante? Son muchas las fotos que me tomo con gente que no conozco y por el cariño que me manifiestan con todo el amor del mundo digo sí y lo seguiré haciendo porque es mi manera de agradecer a las personas que se me acercan con aprecio, pregunto ¿cada vez que entre en un restaurante o local comercial donde no conozco a sus dueños debo preguntar lo mismo?, ¿investigar cada sitio en el que entro?, esto es humanamente imposible y cuando tengo la información de un negocio con una procedencia dudosa me abstengo y no me hago parte de sus clientes.

¿Cuántas venezolanas fueron a la peluquería de Weston sin como yo, conocer a la encargada?,es más me pregunto, si es tan investigadora como dice, ¿por qué recién hace la denuncia la periodista Patricia Poleo? debió saberlo desde que se abrió esa sede hace ya unos años. Me reclaman a mí de por qué yo no investigué antes de ir, así no son las cosas estimados defensores de Patricia Poleo.

Creo que esto debe quedar como aprendizaje para todos, incluyéndome, que antes de juzgar y someter a alguien a la crítica pública debemos investigar bien.

Aprovecho también para agradecer a quienes tuvieron la gentileza y la responsabilidad de preguntar antes de hacer un comentario y a quienes luego de haberme juzgado se disculparon.

Cierro diciéndole, acá estoy dando la cara, batallando como muchos otros periodistas y venezolanos por la defensa de nuestros Derechos, arriesgándonos todos los días por y para Venezuela, para hacer de este un mejor país.