• Caracas (Venezuela)

Variedades

Al instante

Estudiar por las noches empeoraría el resultado de un examen

Según el trabajo que publica la revista Child Development, el rendimiento óptimo se consigue cuando hay un equilibrio entre el tiempo de estudio y el sueño  | Foto: Referencial

Según el trabajo que publica la revista Child Development, el rendimiento óptimo se consigue cuando hay un equilibrio entre el tiempo de estudio y el sueño | Foto: Referencial

En una investigación de la Universidad de California en Los Ángeles analizaron las pautas de 535 jóvenes de secundaria, quienes por 14 días apuntaron en un diario su rendimiento

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una investigación de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) alertó del riesgo que puede suponer para los estudiantes sacrificar el sueño de la noche antes de un examen para estudiar más. 

Según el trabajo que publicó la revista Child Development, el rendimiento óptimo se consigue cuando hay un equilibrio entre el tiempo de estudio y el sueño. Por lo tanto, hacer un esfuerzo extra en la noche previa a un examen a costa de dormir poco o nada puede empeorar los resultados.

Los investigadores analizaron las pautas de estudio de 535 estudiantes de secundaria, a quienes se les pidió que llevaran un diario durante 14 días en el que apuntaran su tiempo de estudio, las horas de sueño y sus problemas académicos.

En general, los investigadores encontraron que quienes más estudiaban sacaban mejores calificaciones, pero al indagar en los momentos dedicados al mismo, observaron que el hábito de estudiar por la noche -asociado a menos horas de sueño- se relacionaba con problemas académicos. Asimismo, dormir poco también daba lugar a peores resultados el día siguiente.

"El éxito académico puede depender de la estrategia de estudio a seguir, como mantener un horario constante de estudio, aprovechar las horas lectivas en la escuela o la universidad y sacrificar el tiempo dedicado otras actividades en lugar de las horas de sueño", Explicó Andrew J. Fuligni, uno de los autores de la investigación.