• Caracas (Venezuela)

Variedades

Al instante

Ecuatorianos comen dulces con los muertos en el Día de los Difuntos

Un niño visita la tumba de un familiar en un cementerio el ndomingo 2 de noviembre de 2014 | EFE

Un niño visita la tumba de un familiar en un cementerio el domingo 2 de noviembre de 2014 | EFE

En los cementerios de zonas rurales, los campesinos llevaron al cementerio platos típicos como mote (maíz cocido), patatas, habas cocidas y fritada (trozos fritos de cerdo), que sirvieron en las tumbas para compartir con los fallecidos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En Ecuador, miles de campesinos llevaron hoy manjares a las tumbas de sus seres queridos para comer con ellos en el Día de los difuntos, aunque es una tradición más generalizada que los deudos se reúnan en familia para recordar a los muertos con colada morada y guaguas de pan.

En los cementerios de zonas rurales, como Calderón, al norte de Quito, los campesinos llevaron al cementerio platos típicos como mote (maíz cocido), patatas, habas cocidas y fritada (trozos fritos de cerdo), que sirvieron en las tumbas para compartir con los fallecidos.

También "champús", una colada dulce, y empanaditas de queso o frutas como plátanos o platos que al muerto le hayan gustado en vida.

Y es que la creencia, que viene de siglos atrás y que también se reproduce en algunas poblaciones del sur de Colombia, considera que las almas de los muertos se sientan a la improvisada mesa para escuchar a los vivos y ayudarlos en sus problemas.

La comida es acompañada con rezos y súplicas de los deudos que, generalmente, cuentan en silencio a los muertos los pesares de la vida terrenal.

Sin embargo, es la colada morada, un potaje dulce hecho con mortiño (arándano), mora, piña, frutilla (especie de fresón) y hierbas aromáticas, que debe estar acompañada con guaguas de pan, panes de forma humana decoradas con pequeñas tiras de masa de colores.

En los restaurantes y mercados de víveres también se pueden encontrar estos manjares con precios que van desde los tres dólares, aunque la tradición marca que los platos deben ser elaborados en familia.

La comida sucede a la visita de los cementerios, que hoy se han inundado de flores y arreglos alusivos a la fecha.

Muchos habitantes de las ciudades han decidido viajar este fin de semana hasta sus lugares de origen, en el interior, para pasar en familia en el Día de los difuntos, aprovechando el puente vacacional que se extenderá hasta el lunes, cuando se celebra la Independencia de la ciudad andina de Cuenca, la tercera en importancia del país.

Por esa misma razón, miles han decidido ir a diferentes sitios turísticos, especialmente en las playas del océano Pacífico, que hoy registraron una amplia presencia de turistas.

Las instituciones de seguridad y asistencia sanitaria han desplegado sendos operativos de control para garantizar el orden en los cementerios y las zonas turísticas.

La Cruz Roja Ecuatoriana informó que 550 voluntarios y más de un medio centenar de vehículos ha desplegado por todo el país para brindar asistencia en el feriado.