• Caracas (Venezuela)

Valentín Arenas Amigó

Al instante

Señales del derrumbe

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando un régimen político se acerca a su final empieza a dar señales contrarias a la permanencia en el  Poder. Chávez era carismático, Maduro no lo es. Pero no solo esto conduce a un próximo final, sino la poca capacidad que muestra para enfrentar con éxito una situación tan difícil como esta. No se trata de señalar lo que deja de hacer para mantenerse en el cargo sino lo que él mismo hace para acelerar su caída. Veamos esto.

Su gestión de gobierno es negativa pero lo que no tiene sentido es que sea él mismo quien acelere su final dando órdenes suicidas.

Venezuela tiene una cultura democrática de cuatro décadas seguidas y eso no se borra en solo  dieciséis años de autocracia con elecciones fraudulentas para simular que había democracia. La cultura democrática sigue aún viva. Desconocerla o retarla es suicida. El pueblo de Venezuela percibió con Maduro que la revolución tiene como meta la destrucción de Venezuela y su sistema democrático de vida y esto hizo necesario reconocer que nació un nuevo liderazgo político que cuenta con el apoyo de la mayoría del pueblo venezolano. Cuatro venezolanos fueron seleccionados como líderes de una Venezuela democrática: Henrique Capriles, Antonio Ledezma, Leopoldo López y María Corina Machado. ¿Cuál de ellos tendrá la mayoría para representar al Soberano pueblo de Venezuela? Eso quien lo dirá será el mismo soberano expresándose a través de elecciones pulcras o tomando la calle masivamente. El pueblo decidirá como sucede en toda democracia.

Pero lo inesperado fue que Maduro no esperó la selección popular y se lanzó el mismo al ataque de estos cuatro venezolanos, dos de ellos privados de libertad –Ledezma y Leopoldo– con lo cual reconoció que le teme a sus liderazgos. Esta prisión, sin haber cometido delito alguno, sirvió además para señalar y reconocer ante el mundo  que le teme a esos auténticos líderes democráticos, todos los países del mundo así lo interpretaron, y de esta manera figuras políticas de mucho prestigio en sus países defendieron a   los demócratas como consecuencia de esta política errada que lejos de proclamar la existencia en Venezuela de una democracia participativa lo que hizo fue confirmar y denunciar la existencia de una autocracia de ideología marxista, o sea, comunista y cuando todo el mundo ya se salió de eso-Unión Soviética incluida-Maduro defiende todavía un modelo que hasta los Castro  que se lo recomendaron, ahora empiezan a abandonar. No  funcionó. Fue un desastre.

Afortunadamente Venezuela cuenta con estos cuatro líderes democráticos, con mucho respaldo popular, reconocido como tales y es por eso que son perseguidos por el régimen. Maduro con su política errada los promovió  y con su prisión lo que hizo fue ganarse el régimen el rechazo del mundo entero. Todas  estas son señales del derrumbe.

alenri@gmail.com