• Caracas (Venezuela)

Valentín Arenas Amigó

Al instante

Valentín Arenas Amigó

Régimen reconoce su derrota

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La prisa utilizada por el régimen  para designar  a los nuevos integrantes del Poder Ciudadano, TSJ y CNE en días festivos y violando la Constitución confirma que perdió la mayoría del voto popular y anticipó su derrota en las elecciones parlamentarias de este año. Con la Constitución en la mano mostrando siempre apego a la ley suprema –“la violada”– y el control de los medios de comunicación el ciudadano, Cabello convocó la Asamblea decidido a violar la Constitución  para conservar el control de esos tres poderes –Ciudadano, TSJ y CNE– y así seguir manejando como si fuera una  democracia la autocracia que le han impuesto a Venezuela.

Como el año próximo saben que perderán las elecciones parlamentarias buscan mantener los poderes del Estado manipulando la democracia, pues son conscientes de que el año próximo el poder soberano (PS) se impondrá si desde ahora no se anticipan acciones que encubran el fraude que se necesita hacer para continuar manejando esta autocracia como la democracia que no es.

Esto exige que  la voluntad popular sea expresada a través de un CNE previamente controlado; que el Poder Ciudadano lo siga manejando el Ejecutivo, el TSJ lo mismo  y que la Asamblea no pase jamás a ser controlada por una oposición que ya es mayoría, según todas las encuestas, porque la revolución en minoría, cae entonces en picada.

Para lograr esta meta vital necesitan un árbitro revolucionario (no imparcial) que lea y proclame no la voluntad popular sino el poder popular, que en la práctica es el poder de uno solo: el autócrata símbolo de la dictadura. Diosdado sabe que si no blinda desde ahora el poder popular le deja de funcionar la fulana democracia participativa y protagónica que tanto necesitan para manejar lo que es una dictadura disfrazada con la celebración de elecciones como herramienta o careta electoral.

¿Cómo manejar la oposición democrática el desconocimiento de la voluntad popular? Si la vía electoral no funciona porque no vivimos en una democracia, entonces el soberano puede también expresar su voluntad a través de una masiva concentración popular, permitida por la Constitución (artículo 350). Esta protesta, cívica y pacífica, funcionó en el año 2002 cuando el soberano se concentró frente a Miraflores, el teniente le ordenó a Lucas Rincón dispersar esa multitud y este lo desobedeció y le pidió la renuncia, “la cual aceptó”. Voló a La Orchila  rumbo a La Habana. Si una concentración masiva funcionó cuando la revolución no estaba tan desacreditada como lo está hoy y Hugo era su líder, ahora con Maduro como suplente y el desastre que vive el país –inseguridad, inflación, escasez de todo, etc.– ¿se imaginan ustedes qué sucedería si 1 millón de venezolanos convierten las marchitas, una por aquí y la otra por allá, en una sola pero multitudinaria marchota solicitando un cambio en el país a través de elecciones limpias? Hugo era un liderazo y optó por su seguridad. Maduro que no lo es ¿va a poner preso a 1 millón o 2 millones de ciudadanos venezolanos? ¿En cuál cárcel los va a recluir? Si la sociedad civil decide suspender sus actividades, cómo enjuiciarla y ponerla presa. La sociedad civil no representa a un sector de la sociedad como es el caso de los partidos políticos. La sociedad civil es Venezuela.

Este año se decide el futuro de Venezuela  en las urnas o en las calles.

 

Profesor de Instituciones Políticas de la UCAB