• Caracas (Venezuela)

Valentín Arenas Amigó

Al instante

Nicolás, líder del cambio democrático

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Porque su pésima gestión hace crecer y fortalece a la oposición. Cambio.

Porque la inseguridad creciente proclama una incapacidad elocuente para garantizarle la vida al venezolano. Cambio.

Por haber confirmado que el modelo económico socialista lo que produce es  inflación y una gran escasez. Cambio.

Porque con la prisión política de Leopoldo y Antonio lo que has conseguido es promoverlos como candidatos y proyectar su liderazgo no solo en Venezuela, sino en todo el mundo. Cambio.

Porque con tus errores revalorizaste y profundizaste la cultura democrática de este pueblo. Se fortaleció. Cambio.

Porque demostraste que no tienes la capacidad que se necesita para conducir un país. Este o cualquier otro. Cambio.

Porque has demostrado no recibir como herencia el carisma que tuvo Hugo. Cambio.

Porque el manifiesto fracaso del socialismo del  siglo XXI ha fortalecido aún más a la democracia como el mejor sistema para  todo los países. Cambio.

Porque al hacer las cadenas cansonas por falta de carisma lo que estás logrando  no  es aumentar la popularidad sino reducirla cada día más. Cambio.

Porque has tenido la habilidad de proyectarle al mundo entero con la crisis venezolana el manifiesto fracaso de este modelo político y económico  Cambio.

Nicolás, líder del cambio

 

Venezuela sin instituciones. Las leyes se ordenan aprobar o se redactan en Miraflores. Las sentencias las dicta el Ejecutivo y después supuestos secretarios judiciales que antes eran magistrados independientes las publican. La Fiscalía pide permiso antes de acusar o acusa a quienes les solicite el Ejecutivo. La Contraloría no hace presencia con su función contralora y el defensor del pueblo hace que defiende los derechos humanos de los venezolanos, sujeto siempre por supuesto a las instrucciones recibidas de Miraflores. Por esto, todas las instituciones públicas han pasado a ser simples “fachadas” para  simular que existen las instituciones propias de todo Estado democrático, pero que son inoperantes en una autocracia totalitaria. 

 

Correo: alenri@gmail.com