• Caracas (Venezuela)

Valentín Arenas Amigó

Al instante

Droga monetaria causa corrupción

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El dinero fue un medio de cambio pero con el tiempo se convirtió en una droga mucho peor que  la cocaína, la morfina o la marihuana. La adicción al dinero es la causa de la corrupción que afecta hoy a toda la sociedad. Corrupción en la FIFA que fue un escándalo mundial, corrupción en Petrobras (Brasil) que amenaza la permanencia en el poder de su presidenta. Corrupción en Guatemala que causó la destitución y condena del presidente. Corrupción en Chile por un joven  relacionado con la presidenta del país. Corrupción en la Venezuela anterior y ahora en mayor grado en la Venezuela revolucionaria  que prometió trabajar para todos pero solo lo hace en beneficio de la minoría que tiene el poder político.

En todos estos casos la corrupción ha explotado en medio de un gran escándalo, pero cuántos casos de corrupción no permanecerán ocultos hasta que hagan explosión y sean conocidos por todo el mundo. La droga monetaria es la causa. Ya no importa ser mejor padre, mejor familia, mejor profesional o mejor empresario, mejor trabajador, sino tener más dinero; y así de ser el dinero un medio de cambio ha pasado a ser una droga, personal y social, con todas  sus consecuencias. Por tener más dinero los padres sacrifican a la familia; los hijos no estudian para ser buenos profesionales y servir a los ciudadanos, sino para tener mayores ingresos; los empresarios bajan la calidad de lo que producen para así ganar más; los políticos conquistan cargos públicos no para trabajar por el bien común de la sociedad donde viven, sino para tener una buena palanca que le facilite tener una mayor cuanta bancaria. Y así la droga monetaria incrementa el individualismo, destruye la solidaridad social y el bienestar colectivo. ¿Qué hacer para no ser víctima de la drogadicción monetaria? A eso vamos ahora.

Si el dinero se ha convertido en una droga se debe a que las sociedades padecen una gran carencia de valores, humanos y cristianos, sin cuya siembra  la sociedad queda indefensa y víctima de la droga monetaria. No sabe cómo enfrentarla y termina siendo su víctima. Para llenar este vacío de valores no queda más remedio que sembrarlos en las familias, en las escuelas y en las iglesias. Pero aquí está el problema. Las familias están destruidas por el amor libre o el divorcio y quien no tiene valores menos podrá transmitirlo. La escuela podría sustituir a la familia y sembrarlos pero sucede que muchos profesores vienen de familias destruidas y si no los recibieron difícilmente pueden enseñárselos a los estudiantes. Solo queda la Iglesia para sembrar valores, pero la tarea que tiene es inmensa y superior a su capacidad, pues una sociedad donde las familias están destruidas la siembre necesaria supera la capacidad de la Iglesia para hacerla.

Y es así como la droga monetaria aumenta el número de víctimas a un extremo tal que invade a todos los sectores de la sociedad hasta llevarla al colapso. Dinero y droga empiezan por D porque pertenecen a la misma familia y ambos tienen la capacidad para destruir una sociedad. Por eso la siembra de valores es el único antídoto para enfrentarla.

 

*Profesor de Instituciones Políticas de la UCAB

Correo: alenri@gmail.com