• Caracas (Venezuela)

Valentín Arenas Amigó

Al instante

Corto y picante

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Inseguridad por paredón. Implantar en Venezuela el paredón para mantener amedrentados a los defensores de la libertad y la democracia habría sido un escándalo después de haberse utilizado en Cuba. Por eso a Venezuela se le aconsejó practicar la inseguridad para mantener amedrentado todo el tiempo a los opositores. El paredón sería un escándalo pero la inseguridad permitida puede considerarse incompetencia para garantizarle la vida al ciudadano. ¿La inseguridad se debe a la incompetencia o es una política de Estado y por eso se mantiene? La MUD afirma que en 2014 murió 1 venezolano cada 20 minutos, y 68 por día.

Maletas a tiempo. Hay que hacerlas en este 2015 para sacar de Venezuela las cosas necesarias para cualquier viajero más los ahorritos acumulados en revolución. Ambas cosas no deben dejarse para última hora, porque después la prisa hace que todo salga mal. Este es siempre un consejo valioso pero después de estar 16 años en el poder, sin dar cuentas de nada, más que valioso es necesario. Después no se lamenten de no haberlo hecho. Queda ya poco tiempo.

Incapacidad o el modelo político. Venezolanos capaces culpan a la incapacidad de los actuales funcionarios del desastre en que han convertido a Venezuela que está hoy destruida. Lograr esto en solo quince años no es fácil. Pero la incapacidad sí puede hacerlo. Citar a los funcionarios responsables no se necesita, pues son bien conocidos. Otros culpan de la destrucción al modelo político y económico que se ha querido implantar. Lo cierto es que este desastre es la obra maestra del trabajo conjunto de la incapacidad con el modelo político y económico de quienes ni saben gobernar ni tienen tampoco la capacidad para hacerlo. La falta de comida más la inseguridad es muerte segura. Y la víctima es Venezuela.

Manejo equivocado es fatal. Manejar una hemorragia cerebral como si fuera un simple dolor de cabeza termina con la muerte del paciente. Lo mismo sucede cuando se pretende manejar una autocracia comunista como si fuera una democracia participativa que así se mantuvo quince años en el poder. Elecciones sobraron en estos quince años pero el CNE y no el soberano era el que decidía. Este año tenemos de nuevo elecciones parlamentarias y todas las encuestas señalan que el régimen las perderá. Si el CNE irrespeta la voluntad popular estará automáticamente convocando al pueblo a que manifieste su voluntad en la calle con una pacífica pero masiva protesta popular. Elecciones con fraude no es democracia.

El capitalismo es uno solo. El capitalismo liberal tiene como meta el acumular la mayor cantidad de dinero posible, o sea, de capital. El capitalismo de Estado, que practica el comunismo, tiene la meta pero a través del ejercicio del poder político y la corrupción. Se presentan ambos como enemigos cuando en la práctica son buenos amigos. Los une la misma meta –tener más dinero– al costo muy alto de impedir que la sociedad y el Estado puedan alcanzar el bien común. En el fondo ambos son víctimas de haber reemplazado los valores humanos por los económicos. Lo mismo.

 

*Profesor de Instituciones Políticas de la UCAB

alenri@gmail.com