• Caracas (Venezuela)

Valentín Arenas

Al instante

Propaganda suple incapacidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando un régimen no tiene capacidad para ejercer el gobierno utiliza los medios secuestrados para sustituir con propaganda su incapacidad. Así hacen que hacen aunque no hagan nada. La tan denunciada “guerra económica”  es una prueba de esto. Después de imponer un modelo económico que ha fracasado en todas partes ahora quiere justificar este desastre culpando a la “guerra económica”. Propaganda, solo propaganda. Cuba decidió entenderse con Estados Unidos –Obama viajará a Cuba– mientras Venezuela culpa de todo al imperio. Hasta cuando…       

Quejarse menos y hacer más. Quejarse y lamentarse todos los días de lo que este régimen le ha hecho a Venezuela y cada uno de sus ciudadanos para  destruir al país se ha convertido en el pan de cada día. Criticar el desastre al que hemos sido llevados por eso que llaman revolución y no pasa de ser una revuelta se ha convertido en la reacción más practicada por la mayoría de los ciudadanos. Pero ahora se necesita hacer algo para que este desastre se termine. Sustituir la denuncia repetida de lo que sucede con la acción necesaria para que se produzca un cambio. Denunciar menos y accionar más para terminar con esto. ¿O no?

Un paseo por los poderes públicos. Si damos un paseo por  los diferentes Poderes Públicos que existen en todo estado democrático encontraremos que en Venezuela ya no son autónomos sino “simples dependencias”  del Ejecutivo que es el poder único porque vivimos en una autocracia o  Dictadura. Quienes manejan esos poderes son simples empleados del Ejecutivo siempre receptivos para aprobar las decisiones que  le soliciten. De esta manera se proyecta la imagen de una democracia cuando lo que existe es una autocracia. Si usted sigue las decisiones de estos llamados “Poderes” podrá comprobar que todos obedecen  los deseos del Ejecutivo, Poder Único,  que se rodea de otros para simular la democracia que no existe. No son poderes sino oficinas  privadas del Ejecutivo.

Hora de definirse. La necesidad de un cambio en Venezuela la sienten todos los venezolanos por igual con la única excepción de aquellos que tienen un beneficio económico  del régimen actual. Definirse a favor de un cambio nos obliga por igual a todos porque Venezuela es una sola y es de todos por igual. Cuando se vive en una situación tan difícil tomar la posición correcta obliga por igual a civiles y a militares porque ambos tienen en común la ciudadanía venezolana. Ser fieles al gobierno que quieren los venezolanos nos obliga  por igual a todos. Cuando hay duda cabe el silencio  pero cuando la duda no existe en la inmensa mayoría de los venezolanos entonces el silencio pasa a ser complicidad. Venezuela está en un momento en que no se pueden mantener en silencio ni civiles ni militares. Basta que sean venezolanos para que la actual situación los obligue a definirse tanto a los civiles como a los  militares. La indefinición en las circunstancias actuales es complicidad.

Moneda vs valores. El dinero es una droga peor que la morfina, la cocaína y la marihuana. Por tener más dinero, se miente, se engaña, se roba y cualquier cosa más. Una actuación   corrupta queda de esta manera justificada. Contra esta droga que lo destruye y justifica todo solo tienen poder los valores humanos cuyo principal sembrador es el Cristianismo a tal extremo que Cristo murió en la Cruz para sembrarlos. Así será de difícil su siembra que Dios tuvo que dar la vida para dejarlos sembrados dentro del corazón y el cerebro humano. No entregue valores a cambio de monedas. No se venda.

Autócratas viven escondidos tras poderes. Antes los dictadores no escondían  su naturaleza autoritaria pero ahora sí lo hacen a través de los poderes autónomos propios de toda democracia que tienen secuestrados. Judicial, Fiscalía, Defensoría y cuando no controlan la Asamblea Legislativa desconocen lo que aprueban. De esta manera tratan de esconder su verdadera naturaleza. Rodeados de poderes que en una auténtica democracia son autónomos  pero en esta democracia “simulada”  cumplen no la función que les corresponde sino la de ocultar la naturaleza autocrática de una dictadura o gobierno de uno solo. Es así como los Poderes del Estado funcionan como “floreros” que  intentan vestir  bien  lo que es  una dictadura. Se trata de darle sabor de libertades a la acidez propia  de una autocracia o gobierno de uno solo.

Correo: alenri@gmail.com