• Caracas (Venezuela)

Valentín Arenas

Al instante

Valentín Arenas

Optimista, ¿por qué?

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde que Chávez abandonó la lucha política por voluntad de Dios hemos sido optimistas sobre el regreso de Venezuela a la democracia, el respeto a los derechos humanos y el disfrute de la libertad. Dos años después las señales para ser optimistas han crecido y vamos a compartirlas con nuestros lectores quienes seguramente también las perciben.

La primera es que la distancia entre el liderazgo de Hugo y de Nicolás es mayor de lo que se presumía. Carisma, liderazgo y capacidad están más distantes que el Sol del planeta Tierra. No hace falta ser un analista político sino un simple ciudadano que hace  colas y padece la inseguridad.

La segunda es que antes Cuba buscó el apoyo de Venezuela porque  la Unión Soviética se lo retiró, y ahora lo busca de Europa por la crisis que vive Venezuela y el temor de quedar “colgando”. Cuando los Castro se curan en salud y acuden a Europa, por algo será.

La tercera es que a pesar del secuestro de los medios de comunicación  han sido incapaces de ocultar la inseguridad, la falta de alimentos,  medicinas y  la inflación que amenaza subir aún más por las deudas de Pdvsa, la caída de la producción y precios del petróleo. Las cadenas que intentan copiarse de Hugo pero hacen crecer no la simpatía sino el  rechazo.

La cuarta el uso de los poderes públicos no para garantizar los derechos constitucionales del ciudadano sino para poner presos a los líderes opositores  con el apoyo de lo que antes fueron  Fiscalía y TSJ. En resumen: la gestión del gobierno es un fracaso total y  con  propaganda no puede ocultarse.

La quinta es el escándalo internacional por el creciente número de presos políticos que niegan la democracia participativa y confirman la autocracia totalitaria. Hasta la ONU ha solicitado la liberación de Leopoldo López y demás detenidos. Sobrevivir con el mundo entero en contra no es nada fácil.

La sexta es que desde 2005 el régimen tomó el control absoluto del TSJ dictando 45.474 sentencias, según estudio de cuatro abogados, lo cual confirma que entre 2004-2013 en ningún caso el TSJ ha fallado contra el  régimen. Los venezolanos queremos tener un TSJ  autónomo y confiable que haga  justicia.

La séptima el petróleo no se utilizó para mejorar la vida de los venezolanos sino para hacer con él política exterior lo cual condujo Pdvsa a la quiebra y con ella al Estado venezolano todo esto cuando los precios del petróleo eran altos. Ahora el uso del petróleo  para hacer  política  se volvió contra Venezuela por la caída de los precios  que amenaza a todo el país,  régimen incluido. ¿Cuánto tiempo el pueblo venezolano soportará tranquilo morir por hambre? No creemos que sea mucho lo que nos hace ser optimistas.

El cambio está ya cerca. Dios nos ayudó primero con el relevo de Chávez por Maduro lo que parecía imposible y ahora con el derrumbe de los precios del petróleo algo también sorpresivo. Hugo fue un golpe político y la caída del  petróleo es un golpe económico. Régimen y revolución están heridos ambos de muerte. Sobrevivir sin un liderazgo político y ahora con una economía  quebrada y un petróleo en caída es imposible. Meses más, meses menos, pero el cambio viene con el derrumbe de la revolución. La cultura democrática del pueblo venezolano prevalece. La asfixió.