• Caracas (Venezuela)

Tumeremo

Al instante

La fiebre del oro: conoce la mina en la cual trabajaban los mineros desaparecidos

El Nacional se trasladó hasta la población de Tumeremo. Tras emprender un viaje de dos horas y media en motocicleta, logró capturar imágenes exclusivas del camino y la mina Atenas 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un equipo especial de El Nacional se trasladó hasta esta población del municipio Sifontes, en el estado Bolívar, y tras conversar con mineros, lugareños, sobrevivientes y autoridades emprendió un viaje de dos horas y media en motocicleta para capturar imágenes exclusivas del camino y la mencionada mina. 

Desde donde se encontraba la tranca en la Troncal 10 hasta El Miamo se debe recorrer un camino pedregoso con paisajes variados y en ocasiones coloridos, los cuales pierden brillo por el temor de ser interceptado en la vía por las bandas que operan en el sector.  

Los relatos de los vecinos son múltiples y varían en sus versiones, pero todos coinciden en un punto: la minería ilegal es el principal oficio de los tumeremenses y el más riesgoso. 

Dos días después de obtener imágenes exclusivas de la evidencia en el fundo Los Peregrinos, el equipo arribó a la mina gracias al apoyo de vecinos que pedían se conociera la verdad de lo ocurrido. 

En el lugar no se hallaban mineros, sin embargo, los guías lograron explicar con detalle cómo se realiza el proceso de extracción del oro, metal precioso cuyo gramo se oferta en Bolívar a 30.000 bolívares. 

Minerías y amenazas 

La minería de veta que se practica en estos lugares es altamente peligrosa debido a que pranes como "El Topo" controlan la zona. Los testimonios de quienes laboran allí aseguran que este delincuente los obliga a venderle el oro a 15.000 bolívares, la mitad del precio que se cotiza en el mercado. 

En otros sectores como El Callao también se realiza minería aluvial, la cual consiste en conseguir el metal precioso de los depósitos en los ríos, extrayéndolo mediante el uso de bateas.  

En otra visita realizada al río Yuruari de El Callao, el equipo recibió amenazas de parte de uno de los mineros, identificado por el resto como miembro del Sindicato, banda delictiva que controla la extracción en el área.  

Este tipo de presiones de parte de los pranes frecuentemente termina con el derramamiento de sangre. Mientras el pueblo espera respuesta sobre el paradero de 28 personas desaparecidas el viernes 4 de marzo, también recuerda que constantemente asesinan a mineros, sin que el caso trascienda debido a que provienen de otros estados del país y no tienen familia.