• Caracas (Venezuela)

Tulio Hernández

Al instante

Tulio Hernández

Leonardo contra el militarismo

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un día como hoy, el 21 de octubre de 1952, hace exactamente sesenta años, fue asesinado Leonardo Ruiz Pineda a manos de dos agentes de la Seguridad Nacional, la policía política de la dictadura militar que por entonces presidía el general Marcos Evangelista Pérez Jiménez.

El asesinato del líder, tachirense igual que el dictador, causó una gran conmoción. Ruiz Pineda era, además de secretario general de Acción Democrática, el máximo conductor de la lucha política clandestina. Con apenas 37 años había hecho una carrera política fulgurante desde el momento mismo cuando llegó a Caracas, en 1933, y se vinculó con los círculos de jóvenes activistas que forjaron los partidos políticos modernos de Venezuela.

Participó de la fundación de Acción Democrática. Fue secretario de la Junta de Gobierno que presidió Rómulo Betancourt entre 1945 y 1948. En 1946, asumió la gobernación del estado Táchira y una vez que Rómulo Gallegos resultó electo presidente de la república en 1948, ejerció de ministro de Comunicaciones. Como todos sabemos, el gobierno de Gallegos duró poco. Un golpe de Estado dirigido por los oficiales Delgado Chalbaud, Llovera Páez y Pérez Jiménez en septiembre del mismo 48 le puso fin a la primera experiencia propiamente democrática del país. Ruiz Pineda, como tantos otros dirigentes, fue a dar a la cárcel Modelo donde permaneció recluido hasta abril de 1949.

El crimen fue el anuncio definitivo de que el dictador estaba dispuesto a todo con tal de mantenerse en el poder. Luego del asesinato de Delgado Chalbaud, en 1950, Pérez Jiménez decidió convertirse en el jefe único del gobierno. Con ese propósito, para darle un viso de legalidad a su mando, había convocado un plebiscito en el que participaba también URD, uno de los partidos que aún no había sido ilegalizado. El plebiscito se realizo el 30 de noviembre inmediato. URD lo ganó. La dictadura desconoció los resultados en uno de los fraudes electorales más notorios en la historia de Venezuela y el 2 de diciembre el dictador se hacía nombrar "constitucionalmente" presidente de la República.

A partir de ese momento comenzó una saga de persecuciones, encarcelamientos, torturas, asesinato y exilios que sólo terminaría el 23 de enero de 1958 cuando el régimen militar fue derrocado y se volvió a convocar a elecciones democráticas. La imagen de Ruiz Pineda se convirtió en uno de los grandes símbolos de la resistencia. Era reconocido y respetado por todos los partidos clandestinos. Burlaba con astucia la persecución de la SN cambiando permanentemente de identidades y documentos. Tenía una habilidad especial para diseñar sus conchas y un olfato prodigioso para decidir cuándo abandonarlas.

Lamentablemente, una vez que se reinstauró la democracia la imagen de mártir de la dictadura y la de hombre de acción prevaleció sobre otra faceta de su actuar público, la de intelectual laborioso, ávido lector y hombre de pensamiento que entendía a cabalidad la importancia de la escritura como instrumento fundamental para comunicar y debatir ideas.

Es lo que explica su acendrado interés por el periodismo que comenzó a cultivar desde el bachillerato y que, luego, ya graduado de abogado, le llevó a fundar en San Cristóbal, en 1944, con ayuda de su padre, el diario Fronteras en el que mantenía una columna casi diaria, titulada "Ventanas al mundo". La lectura de esas columnas, cerca de 450 escritas en el plazo de 2 años, es una buena muestra de su curiosidad intelectual. Nada humano le era ajeno. Igual un día la dedica sus notas al tema de la explotación petrolera, otro a la lucha de Gandhi contra la presencia del imperio británico en la India, las manifestaciones antifascitas de los cineastas de Hollywood, la poesía de Miguel Otero Silva o la necesidad de desacralizar la figura de Bolívar.

Ahora que el autoritarismo ha regresado a Venezuela envuelto en nuevos antifaces, y que el déficit de pensamiento político sobre el proyecto futuro es notorio, no está de más recordar y celebrar la vida y el aporte de este venezolano demócrata que hizo del antimilitarismo una cruzada y un compromiso personal.