• Caracas (Venezuela)

Tú decides 2015

Al instante

John Magdaleno: Crisis económica seguirá en el país después del 6D

El politólogo y analista de datos aseguró que el gobierno deberá tomar medidas poco populares para aplacar la escasez y disminuir la inflación 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una mayoría simple en la Asamblea Nacional de Venezuela se obtiene con 84 diputados, una mayoría calificada de 3/5 se obtiene con 101 diputados y una calificada de 2/3 con 112. A cinco días de las elecciones parlamentarias, se desconoce cuál fuerza política dominará el proceso, pero el analista político John Magdaleno aseguró que sin importar lo que ocurra, la crisis económica en el país continuará por varios meses.

El profesor universitario y especialista en análisis de datos afirmó que la única forma de disminuir la inflación y acabar con la escasez de productos básicos consiste en emprender reformas económicas que, con frecuencia, son impopulares y socavan el apoyo popular de un gobierno. Lo que resta es saber si será el oficialismo o la oposición quien promueva estos cambios.

“La escasez no puede corregirse sin medidas económicas de fondo. Es necesaria una reforma a la Ley de Precios Justos, así como ajustes significativos en variables macroeconómicas para que la tasa de inflación baje”, explicó.

Para Magdaleno, la crisis económica va a continuar su curso pase lo que pase. “Si se producen algunas reformas económicas de significación, es claro que tendrá un impacto social y político relevante más allá del propio resultado electoral. Si no se produce una reforma, la crisis económica continuará. En cualquiera de los dos casos, la crisis económica será un factor importante durante 2016”, aclaró.

Hazaña electoral

Si la Mesa de la Unidad Democrática obtiene 84 diputados, se producirá un hecho histórico en el país: por primera vez en 17 años estaría al frente de un Poder Público. De acuerdo con el experto, de concretarse este escenario, la oposición tendría que seguir una serie de pasos desde que asuman los nuevos diputados.

Magdaleno detalló que, en primer lugar, se despejaría la incógnita de si la Unidad cedería algún cargo de la directiva a la segunda fuerza presente en la AN –presumiblemente el PSUV-. En segundo lugar, correspondería reformar el reglamento de interior y debates del parlamento, con lo cual quedaría en sus manos la posibilidad de controlar los temas a tocar en las sesiones.

Las comisiones permanentes también dejarían de ser “rojitas”, aunque a su juicio, quedaría esperar para saber si la oposición actuará con cierta magnanimidad siendo coherente con su discurso político del pasado o si intentará retener la mayoría de los cargos. Finalmente, otro aspecto que podría cambiar es el acceso de los medios de comunicación públicos y privados, lo que a su juicio convertiría al Parlamento en un “debate público”. 

El dilema chavista

Si bien la oposición enfrentaría un gran reto de ganar la mayoría en las elecciones parlamentarias, para el chavismo representaría su primera gran derrota electoral y la pérdida de un poder público fundamental.  De acuerdo con su análisis, con un triunfo de la oposición quedarían en la mesa cuatro grandes dilemas para el PSUV:

  1. Pierde un poder público fundamental que constituye la base para el presupuesto y los créditos adicionales. La oposición estaría en posición de ejercer un contrapeso sobre el resto de los poderes, incluyendo el Ejecutivo, desde donde buscarán la forma de neutralizar el efecto.
  2. Tendría un efecto de deslegitimización del Ejecutivo: en las preferencias electorales que se han registrado a lo largo de meses está el desempeño del gobierno en materia económica.
  3. Es posible que produzcan fisuras en el chavismo a raíz de ese resultado.
  4. La revolución deberá plantearse si se abre a diálogos con la oposición.

A pesar de esto, Magdaleno hizo hincapié en que una derrota no significa la salida del gobierno de Nicolás Maduro. Sin embargo, queda latente la posibilidad de solicitar un referendo revocatorio, factible desde la mitad del período, es decir abril de 2016.

“Constitucionalmente se puede hacer desde abril de 2016, pero no estoy tan seguro de que el referéndum sea durante ese año, podría postergarse para 2017, como ocurrió en el año 2003 cuando se solicitó, pero se realizó en 2004”, explicó.

Todas las cartas

Para el politólogo, la abstención no será un factor que pueda cambiar drásticamente los resultados del 6 de diciembre, al igual que no considera que los partidos independientes tengan el poder para lograrlo. En cuanto a la polémica que rodea la campaña del partido MIN-Unidad, considera que la contra campaña de la MUD fue lo suficientemente efectiva como para evitar confusiones.

También se refirió al ventajismo electoral, aseguró que es cada vez más palpable la invisibilización de los candidatos opositores, especialmente en medios comprados por el Estado. Explicó que en las elecciones presidenciales de 2013 no se había concretado la venta de algunos medios y que ahora es fácil de observar en ejemplos como Globovisión y Últimas Noticias.

Magdaleno aseguró que el oficialismo intentó aplicar otras estrategias como la Operación para la Liberación del Pueblo, que para 6 de cada 10 venezolanos fue considerada como un intento efectista por alterar las percepciones sobre la gravedad de la inseguridad, y el cierre de la frontera, desaprobado por 65% de la población.