• Caracas (Venezuela)

Tú decides 2015

Al instante

Estados Unidos, a la expectativa de los resultados del 6D

La Casa Blanca | Archivo

La Casa Blanca | Archivo

El experto Peter Schechter expresa que una victoria de la oposición, dependiendo del nivel de la misma, podría marcar un cambio en las relaciones entre ambos países

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las elecciones parlamentarias de mañana en Venezuela, en las que por primera vez se plantea la posibilidad de una derrota del oficialismo, podrían tener un impacto directo en las relaciones bilaterales con EEUU, un observador atento pero discreto de todo el proceso.

Diversos sondeos muestran a los candidatos de la oposición como favoritos en las elecciones que renovarán la totalidad de la Asamblea Nacional, aunque analistas apuntan que un cambio en las relaciones con EEUU dependerá de la magnitud del eventual triunfo opositor. Venezuela se rige por un sistema político presidencialista y los comicios parlamentarios, aún si considerados vitales por el chavismo y por la oposición, no amenazan directamente al gobierno del presidente Nicolás Maduro. Washington y Caracas mantienen relaciones difíciles desde hace más de una década y carecen de embajadores desde el 2010, aunque las dos partes dieron tímidos pasos para tratar de reducir el octanaje de las tensiones y no parecen dispuestos a permitir que las elecciones reenciendan la mecha.

“Pienso que habrá que ver los números. El nivel de la victoria de la oposición definirá lo que pasará después de las elecciones” tanto internamente como en relación a EEUU, dijo Peter Schechter, experto del grupo de análisis Atlantic Council, de Washington. Para el especialista, será necesario ver si la oposición logra una mayoría simple (84 legisladores) o una mayoría calificada (más de 101 diputados), porque se trata de escenarios con diversa influencia en un eventual cambio de dirección de la política exterior.

Venezuela, el país con las mayores reservas petroleras del mundo, padece una severa escasez de casi dos tercios de los productos básicos, una inflación de 200% anual (85% según el gobierno) y una contracción de su economía de al menos 6 puntos del PIB para el 2015, según consultoras privadas y organismos como la Cepal y el FMI.