• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

El vertiginoso ascenso de Estefany Oliveira

Estefany Oliveira / Mauricio Villahermosa

Estefany Oliveira / Mauricio Villahermosa

Su nombre resuena para el público latino de Estados Unidos que la ha visto desplegar su histrionismo en telenovelas. En Venezuela el público juvenil la reconoce como Sharon, la villana de la serie 11-11 de Nickelodeon. Con apenas 20 años de edad, esta maracucha, nieta de portugueses, cuenta cómo ha logrado dar los primeros pasos de una carrera que está despuntando

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si no prestas atención, te pierdes. Así de simple. Su verbo va a la velocidad de la luz y no importa cuántas veces se le diga que puede tomarse su tiempo, que no hay apuro, que en esta entrevista se vale respirar. Ella ríe profusamente, se excusa diciendo que siempre ha sido así y vuelve a la carga. No hay manera de lidiar con el ímpetu juvenil de quien comienza a vivir su sueño y ansía contárselo al mundo. Habrá que seguirle el ritmo en lo que supone una prueba maestra de concentración para quien suele distraerse con facilidad. Estefany Oliveira De Sousa está acompañada de su padre – que más bien parece su hermano mayor– y de un asistente que se encarga de asesorarla con los looks que va a usar para las fotos. Saluda a todo el mundo, agradece cada cosa. Es fácil pensar que podría prescindir de relacionista público, mánager y todas esas figuras que se encargan de allanarle el camino a quienes se abren paso en el mundo del entretenimiento. Por ahora, su simpatía parece abrir todas las puertas.

A 1.000 km por hora

Su trayectoria artística apenas comienza, pero en poco tiempo ha logrado participar en dos telenovelas, Pasión prohibida y Corazón valiente, de la cadena Telemundo, y la serie juvenil 11-11 En mi cuadra nada cuadra del canal Nickelodeon. Era lo que se vislumbraba cuando participaba en los actos culturales del colegio Bellas Artes en su natal Maracaibo. Aunque no quedan vestigios de aquel acento –se ha encargado de adoptar el tan solicitado acento “neutro”–, sí quedan recuerdos de una infancia en la que a los 10 años de edad fue coronada reina infantil de la Feria de Maracaibo, evento que luego tuvo la oportunidad de animar los siguientes 4 años, así como de una adolescencia que terminó de forjarse en Caracas, después de haber participado en comerciales y videos musicales en su tierra natal. 

Su debut en la pantalla chica nacional vino con el programa Boom, de Canal I; sin embargo, la experiencia duró poco. Miami la esperaba como destino para comenzar su vida universitaria como estudiante de Periodismo Audiovisual; también como el inicio de su carrera como actriz y modelo: “La primera oportunidad que me dieron fue con un comercial que hice con Gloria Estefan, fue maravilloso trabajar con ella. Después hice el personaje de Luli en la telenovela Corazón valiente, una chica rebelde que estaba enamorada de su guardaespaldas. Luego llegó el personaje de Paula, en Pasión prohibida. Ha sido difícil. Hay mucha competencia, mucha gente buena, pero tienes que buscar aquello que te haga diferente. Una de las formas que encontré para hacerlo fue formándome”. 

Para lograrlo tuvo como coachs a Adriana Barraza (la actriz mexicana nominada al Óscar como mejor actriz de reparto por la película Babel, en 2006), Flor Núñez, Mónica Pasqualotto y Ralph Kinnard en el Miami Acting Studio, entre otros tutores que lograron guiarla hacia el comienzo de su ascendente carrera, al tiempo que seguía con sus estudios universitarios. Después de la experiencia en su primera telenovela, participó junto a Pitbull en una campaña publicitaria para la marca de bebidas Dr. Pepper para luego interpretar a Sharon, un personaje que se incorpora en la serie 11-11 En mi cuadra nada cuadra, del canal Nickelodeon. En menos de dos años, y después de muchos castings fallidos, la carrera de Oliveira encuentra su cauce: “Hubo momentos en los que me desesperaba. Llamaba a mis papás y decía que me quería regresar, pero luego me llamaban para decirme que sí iba a quedar en una producción. Nunca dejé de asistir a castings ni de prepararme. Cuando vives sola, es muy importante mantener tu mente ocupada, para no extrañar tanto”.

Sin vértigo

Su imagen juvenil puede proveerle una larga vida en producciones dramáticas ansiosas de sangre nueva, pero también implica cierta responsabilidad con un público que, al igual que ella, comienza a crecer y, probablemente, a seguir sus pasos. Oliveira lo sabe: “Es una gran responsabilidad transmitir un mensaje. Hasta ahora el mío ha sido el que no paren de estudiar y que se enfoquen en lo que quieren a pesar de las distracciones. Mis padres confiaron en mí para dejarme viviendo sola en una ciudad como Miami y yo tuve que demostrarles que sí podía estar allá estudiando y haciendo lo que quería hacer”. 

Una incipiente carrera de actriz y modelo y sus dotes para el canto hasta ahora le dan la razón. Actualmente sus estudios de Periodismo continúan, pero a un ritmo adaptado a las exigentes pautas de trabajo que implica su nueva cotidianidad. Mientras tanto el análisis de los personajes de películas y series ocupa parte de su tiempo de ocio, ya que le permite entender mejor los intríngulis de su naciente oficio. “Admiro mucho a Sofía Vergara porque me encanta la manera en que está introduciendo a los latinos en el mercado estadounidense. Nos están tomando más en serio”.

Las telenovelas han marcado su inicio, pero Oliveira no descarta otro tipo de incursión histriónica e, incluso, llegar al mercado estadounidense. Pero todo a su tiempo. Para ella, una personalidad bien formada y el apoyo de su familia han sido fundamentales en este proceso: “Mi familia me ha enseñado a ser yo y a no permitir que nada perturbe eso”. Oliveira no ha sentido el vértigo de un despegue esperado que por fin ha llegado.

La maluca de Nickelodeon

Actualmente, es posible ver a Estefany Oliveira en la serie juvenil 11-11 En mi cuadra nada cuadra. Entró en la serie cuando la trama estaba consolidada y, al parecer, su personaje llega para removerlo todo: “La serie se desarrolla en el edificio 11-11 y tiene mucho de futurista. En ese edificio pasan cosas extrañas que se van descubriendo y eso me parece muy divertido. Mi personaje (Sharon) llega a la serie en un momento cumbre, los protagonistas ya son novios y yo llego a interferir en esa relación. Sharon podría ser un nuevo interés amoroso para el protagonista si hay una segunda temporada”. El programa es transmitido de lunes a viernes a las 7:30 p. m. en el canal Nickelodeon.