• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

La versatilidad de Marjorie Magri

"La actuación es mi catarsis, mi psicólogo, porque además drenamos mucho", expresó Marjorie Magri

"La actuación es mi catarsis, mi psicólogo, porque además drenamos mucho", expresó Marjorie Magri | Foto: Mauricio Villahermosa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El modelaje le abrió las puertas al mundo artístico donde hoy se consolida como actriz tras 14 años de carrera. A poco tiempo de su primer papel antagónico, agradece una nueva oportunidad como villana en la telenovela Piel salvaje, a la vez que suma éxitos en las tablas

Verse en las pantallas de televisión no fue el sueño de niña de Marjorie Magri; de hecho, aún no lo cree. Se inclinaba por la medicina o algún oficio vinculado a la biología, su asignatura favorita. A diferencia de muchos artistas, de pequeña mostraba una personalidad introvertida y se solía preocupar más por las buenas calificaciones que por los actos culturales en el colegio. "Les tenía fobia. Mientras menos me hicieran hablar, mejor", asegura. Se lo atribuye a su miedo escénico, que incluso le impide ensayar las escenas delante de la familia.

No estaba en sus pronósticos tempranos ser actriz, pero a los 15 años interpretaba su primer papel en la pantalla chica y desde entonces asumió esa carrera en la que ahora prueba destreza con un nuevo rol de villana en la telenovela Piel salvaje.

Descubrió su pasión por la actuación en plena adolescencia, luego de un fructífero paso por el modelaje. Fue una de las diez finalistas del Miss Teen Venezuela, participó en campañas y comerciales, además de ser uno de los rostros del concurso estudiantil Mega Match, transmitido por Venevisión.

"Fue una experiencia muy linda que me enseñó a tener disciplina y saber organizar el tiempo entre las clases y el trabajo", afirma.

Aunque hija única y consentida en la familia por ser una sola nieta durante mucho tiempo, de pequeña conoció el valor del trabajo duro. Su abuela, quien la educó junto a su madre, fue ejemplo de cómo progresar con 19 hijos a pesar de no tener estudios.

"Vengo de una familia de mujeres muy emprendedoras, aguerridas, mujeres con pantalones y mucho guáramo, que en su mayoría debieron sacar solas a sus hijos adelante.Estoy inmensamente orgullosa de ellas. Tengo ese ejemplo de que el trabajo, siempre y cuando sea honesto, no denigra a nadie, que en la vida hay que luchar para tener las cosas, que nada cae del cielo, que siempre hay que creer, luchar, tener fe en Dios y dar lo mejor de ti".

Tras su vocación.El éxito no tocó a su puerta por casualidad. De muchos papeles extras —"florero número 8", como jocosamente los llama— logró interpretar a Karin en la serie juvenil Con toda el alma, en la que compartió con actores como Eva Blanco, Mayra Alejandra y Rosalinda Serfaty. Un año después le ofrecieron un rol en la telenovela Aunque mal paguen. "Tamarita era la mejor amiga de la protagonista. Fue un personaje hermoso, una cátedra para mí, porque tenía muchos altos y bajos emocionales. Me obligó a transformarme, a abrir un poquito más la vena sensitiva y comenzar a entender un poco más lo que significa realmente la actuación", señala.

Clarisa, en la telenovela Un esposo para Estela, fue otra oportunidad en la pantalla chica, un personaje que, asegura, la enriqueció profesionalmente. "Los primeros papeles, por el solo hecho de tener la oportunidad, fueron un premio y una bendición de Dios. Luego el reto de aprender cambió por el de mejorar, ir tomando nuevas herramientas".

"Si quieres ser el mejor, júntate con los mejores" es uno de los lemas que la ha ayudado en su carrera actoral. "He tenido la fortuna de trabajar con primeras figuras desde mis comienzos: Daniela Alvarado, Gaby Espino, Beatriz Valdés, Javier Vidal, Jean Carlo Simancas, Gledys Ibarra. He sido y sigo siendo como una esponjita, absorbiendo todos los conocimientos, preguntando y observando mucho a mis compañeros", indica la actriz.

Malvada diferente. En 14 años de carrera, cifra que repite sorprendida, Magri ha demostrado su capacidad para interpretar personajes variopintos, a los que trata de darles características propias o que observa en otras personas en su día a día, siempre buscando hacerlos diferentes.

"La actuación es mi catarsis, mi psicólogo, porque además drenamos mucho. Nos da la oportunidad de vivir muchas cosas, sentimientos y sensaciones que bien sea por el estilo de vida, tiempo, valores o principios, no vives. Tienes la oportunidad de experimentar mil sensaciones a la vez y de mil maneras distintas y eso es muy enriquecedor como ser humano", señala.

Su primer antagónico, Desiree Rojas, en Virgen de la calle, llegó luego de interpretar a la bondadosa Amparo en Las bandidas, en la que coprotagonizó junto a Daniela Bascopé y la colombiana Ana Lucía Domínguez. "Una villana es mucho más que levantar la ceja y cambiar el tono de voz. Te das cuenta de que tiene muchos matices, ya que hay que hacer de buena, intrigante, mentirosa, y a la vez tiene que ser creíble, porque ningún personaje es 100% bueno o malo", indica. Tras ese primer rol, su trabajo fue reconocido y ahora encarna a la villana Astrid Salamanqués, en la nueva telenovela de RCTV Internacional, Piel salvaje, que se graba actualmente.

"El principal reto con este personaje es que no se compare al anterior, que además fue reciente. Las villanas casi siempre son un cliché, es muy difícil diferenciarlas. Astrid Salamanqués me está permitiendo demostrar que se puede ser camaleónica con básicamente los mismos elementos; de eso se trata ser actriz. La gran exigencia aquí es hacer un personaje que el público pueda creer, querer y disfrutar".

"Yo algún día voy a estar ahí". Tal afirmación de Marjorie Magri ante la valla de una codiciada Chica Polar se haría realidad en 2012, cuando participó en el calendario. "Para mí fue un sueño y un reto pertenecer al staff de chicas que representa la marca más reconocida del país. No era solo posar para una foto. Recorrimos ciudades, plantas y licorerías; asistimos a talleres y tuvimos mucha cercanía del público, que es uno de los mayores premios que puede tener nuestra carrera. El modelaje es una etapa que siempre voy a recordar y que complementa la actuación, mi núcleo".

El 6 de junio en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela se presentará la obra Venezolanos desesperados, escrita por Daniel Ferrer y dirigida por Javier Vidal. "Toca con un poco de humor y mucha reflexión el diario vivir del venezolano de hoy. No hay una sola frase dicha en la obra con la que alguien, si no es que todo el público, se sienta identificado", afirma Marjorie Magri, quien participa como presentadora. Hilda Abrahamz, Luis Gerónimo Abreu, Jean Carlo Simancas, Juliet Lima y Astrid Carolina Herrera forman parte del elenco. La obra ha recorrido varias ciudades y en los próximos meses prevén funciones en Miami, Bogotá, Islas Canarias y Madrid. Entradas en www.solotickets.com

SIN LIBRETO

—¿Un defecto? La impaciencia.

—¿Un complejo? Mis pies, son muy gordos.

—¿Un plato que le prepararía a un amigo? El pasticho. Es el primer plato que le preparé a mi novio, que es la única persona a la que le cocino. Aprendí a cocinar por él, pues yo no sabía ni freír un huevo.

—¿Lo que más le molesta? Que me engañen.

—¿Un sitio para vacacionar? La playa.

—¿Un consejo que no olvida? Sé siempre fiel a tus creencias y nunca dejes de lado a Dios.

Maquillaje y estilismo: César Díaz

Instagram: @cesardiazv