• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Las triunfadoras del billar

Las triunfadoras del billar /  Efrén Hernández

Las triunfadoras del billar / Efrén Hernández

Mirjana Grujicic y Carlynn Sánchez son las actuales campeonas bolivarianas de billar. Aunque les ha tocado enfrentarse mutuamente, cuando se juntan son una fuerza imparable. Aquí cuentan los detalles de practicar una disciplina dominada por los hombres y que ambas han sabido defender hasta convertirla en parte esencial de sus vidas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

 Cuando Mirjana Grujicic comenzó a interesarse por el billar, ni siquiera existía un campeonato para mujeres en Venezuela que le permitiera participar. Sin embargo, un año después se estaba enfrentando con su jugadora favorita, la coreana Ga-young Kim. Carlynn Sánchez, por su parte, creció en Barquisimeto jugando en la mesa de pool que su papá había instalado en la casa, pero ignoraba que existiesen campeonatos o federación alguna; de hecho, se enteró por la radio y a partir de ahí su vida cambió.

En 2006 fue a su primer campeonato y allí estaba Mirjana Grujicic. Quedó de quinta, pero al año siguiente logró dominar a Grujicic. Desde entonces ambas han crecido profesionalmente de forma individual, pero también han sabido juntar sus fuerzas cuando la circunstancia lo amerita. Fue así como lograron medalla de oro en los Juegos Bolivarianos 2013 en las categorías bola 9 y 10 y se consolidan como dos de las atletas más destacadas de esta disciplina.


De la gavera al podio.
Los juegos de la niñez pueden convertirse en la pasión de la vida adulta. A los 6 años, Carlynn Sánchez ni siquiera llegaba a la mesa de pool que había en su casa, mas su padre supo notar el interés de su hija, así que un buen día la montó en una gavera de refresco, le dio un taco y comenzó a enseñarle lo que sabía.

Aunque Sánchez creía que el billar solo era un hobby, al enterarse de que existía una federación y un campeonato femenino se puso en contacto con la directiva, le hicieron una prueba y a partir de ahí su historia se mide en trofeos ganados en campeonatos nacionales, panamericanos y bolivarianos. Ha participado en el World Games (campeonatos de disciplinas no olímpicas) y es la segunda del ranking panamericano, detrás de su compañera Mirjana Grujicic. La técnico superior en Información y Documentación del Tecnológico Andrés Eloy Blanco entrena dos o tres horas diarias, pero si hay una competencia cerca, puede pasar más tiempo: "Me gusta estar relajada. Mi entrenamiento es trotar, hacer ciertos tiros 40 veces en cada ángulo de la mesa. Físicamente no hay impedimentos para jugar pool. Para ser una buena jugadora debes ser flexible, tener buen desplazamiento en los brazos, piernas, torso.

La rapidez depende del estilo de cada persona".

Sánchez no solo ha tenido la oportunidad de demostrar su talento en competencias foráneas, sino que además ha podido enfrentarse y compartir con jugadoras admiradas de este deporte: "Yo veía a Allison Fisher en el canal ESPN. La primera vez que jugué con ella no podía pensar, no me concentraba, estaba muda.

Pero ya he compartido con ella y ha sido una experiencia única. Me da mucha satisfacción porque no todas las personas logran conocer a sus ídolos". Para Sánchez, la concentración es el elemento clave de su juego: "Hay momentos en los que me he sentido sumamente concentrada, pero cometo un error y el juego se me devuelve. La concentración es algo difícil de lograr pero la experiencia y el roce te llevan a dominar eso".


Abrir la brecha. De no ser por el hombre que le ordenó a Mirjana Grujicic que se sentara, tal vez el billar en Venezuela se habría perdido del talento de esta venezolana de madre italiana y abuelo yugoslavo.

A finales de los años noventa, cuando la fiebre del pool invadía los locales caraqueños, Grujicic tuvo que escuchar cómo un hombre le ordenaba sentarse porque "las mujeres no juegan pool". A la semana del episodio, ya sabía algunas cosas básicas que siguió puliendo durante cuatro meses. En 2001 fue su primer torneo en Japón, al que fue a parar de forma directa, pues en ese entonces no existían campeonatos femeninos de billar en Venezuela. A partir de 2002 se comienzan a organizar los primeros campeonatos que permitieron que Grujicic se posicionara en el ranking venezolano y panamericano, en este último tiene tres años consecutivos ocupando el primer lugar.

Al igual que Sánchez, su entrenamiento consiste básicamente en hacer tiros que llega a ejecutar hasta 100 veces, sin embargo, lo más difícil para ella es mantener la consistencia de su juego de manera prolongada: "Uno puede estar jugando bien dos meses y luego caes.

Este deporte es infinito, las bolas nunca van a quedar igual, puedes tener mil años jugando y te puede quedar una jugada que nunca habías visto".

Sus cinco campeonatos panamericanos (dos de bola 9, dos de bola 10 y uno de bola 8) demuestran que no le cuesta mucho mantener el ritmo.


Dupla de temer.
Aunque Grujicic y Sánchez son dos talentos reconocidos en el mundo del billar, sus nombres se hicieron mucho más notorios a finales del año pasado cuando juntas conquistaron el oro en los Juegos Bolivarianos 2013 en las modalidades bola 9 y bola 10 por equipo.

Aunque tienen mucho tiempo conociéndose como rivales, no les costó nada unirse como una dupla implacable. Eso sí, juntando sus fortalezas y adaptándose ante la jugada de la otra, como cuenta Grujicic: "En nuestro caso nos tocó jugar en parejas después de jugar de forma individual. Yo no tuve problemas en entenderme con Carlynn, lo único es que mis acomodos son distintos porque yo soy más bajita, así que ella tenía que ponerme la bola más cerca. Nunca había jugado con ella y nos divertimos".

Sánchez la secunda: "Fue la primera vez que jugamos juntas y ella me decía: `Acuérdate de acercarme la bola’. Así que eso me obligaba a cambiar un poco mi juego. Reímos, lloramos, sufrimos, pero me gustaría volverlo a vivir, nos ganamos muy bien esas medallas porque fue muy difícil".

Ambas comienzan 2014 preparándose para los campeonatos estadales y nacionales de cara a los panamericanos que serán a mediados de año. Las dos irán a competir en Taiwán a finales de este mes, mientras que Sánchez está clasificada al Mundial de Bola 9 que se llevará a cabo en China en agosto.

Para Sánchez, la atención que han recibido con sus triunfos se traduce en una mayor proyección de la disciplina que practica: "Lo importante es que ahora se le está dando publicidad a nuestra deporte, eso ha incrementado la fanaticada que quiere saber cómo meterse.

Tienen que acercarse a la asociación de su estado, participar en los juegos estadales y seguir avanzando. Las que creen que es un deporte de hombres pueden ver que nosotras lo hemos representado muy bien como mujeres. Lo que importa son las ganas y el amor que sientas por este deporte".