• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

La tenacidad de Anayda Frisneda

Aynada Frisneda | Fotografía: Paúl Perdomo

Aynada Frisneda | Fotografía: Paúl Perdomo

Gerente general de Microsoft Dynamics en Latinoamérica

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Usar la tecnología como elemento de inclusión social fue el reto de Anayda Frisneda al asumir en 2009 la gerencia general de Microsoft Venezuela.

Superó las expectativas. La subsidiaria obtuvo en cinco años cuatro reconocimientos como la mejor en mercados emergentes. “Microsoft hace posible aplicar experiencia, hacer cosas no solo de impacto tecnológico, sino a nivel educativo, desarrollo juvenil y social, y agregar valor al país”.

Frisneda no cree en los esfuerzos individuales. Esa, asegura, es la clave del éxito alcanzado durante su gestión. “Me dediqué a formar equipo con talento adecuado, a crecer personal y profesionalmente. Aproveché al máximo todas las formas puntuales de hacer la diferencia en el país. Ese es mi legado”.  Además, destaca el trabajo con las organizaciones de desarrollo social, comunidades e incluso con la competencia.

Seleccionada en 2011 como una de las latinas más influyentes en el sector tecnológico, actualmente ocupa en Miami la gerencia general de Microsoft Dynamics en Latinoamérica, una unidad de negocios de soluciones corporativas. La nueva posición, como todas las que ha asumido, le exige repensarse profesionalmente. Su reto consiste, sobre todo, en articular una estrategia de campaña con propuestas de valor, engranar equipo con visión de ventas,  entender el potencial de cada uno de los mercados y armar un plan regional que se adapte a los requerimientos tanto de subsidiarias grandes como  pequeñas.

Su éxito lo complementa con la pasión por los deportes, que practica desde los seis años. Asegura que el esquí acuático pone al límite sus condiciones físicas, concentración, habilidades y adrenalina.

Para ella, irse de Venezuela ha sido lo más doloroso en su carrera. “Soy más venezolana que la arepa. Nací en Caracas y vengo de una familia con mucho apego al país. Mis mejores vacaciones las pasé en la Gran Sabana y, para mí, las empanadas en Ocumare de la Costa es el mejor plato gourmet del mundo”. 

“Mis pasos nunca han sido fortuitos, siempre han sido buscados, siempre he tenido un plan”