• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Las redes de la alimentación sana

El año pasado estrenó el libro @Soysaludable en la cocina | Foto: cortesía Samar Yorde

El año pasado estrenó el libro @Soysaludable en la cocina | Foto: cortesía Samar Yorde

Tres figuras que comparten consejos para alimentarse mejor en la web muestran varias máximas útiles. Samar Yorde

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ser saludable en las redes

Samar Yorde es familiar para centenas de seguidores gracias a @soysaludable, iniciativa que comenzó tras un viraje a su vida. "Hace unos años, debido a mis experiencias, entendí el daño de los ciclos destructivos de la ansiedad, la obesidad y sus enfermedades asociadas. Como mujer, madre y médico comencé un camino de transformación para liberarme. Descubrí que por medio de mis experiencias, traducidas en aprendizajes, unidas a mi profesión, podía ayudar a millones de personas".

Ahora, esta médico especialista en salud pública, con certificación universitaria en medicina de obesidad, comparte sus conocimientos mediante una plataforma de recomendaciones que se multiplica en las redes, como Twitter, Facebook, Youtube, Instagram y una página web (www.soysaludable.com).

El año pasado estrenó el libro @Soysaludable en la cocina, en el que no solo difunde más de 100 recetas saludables, sino que también ofrece las recomendaciones para quienes desean emprender el camino de un estilo de vida más sano.

"Utiliza endulzantes naturales sin calorías, como la Stevia. Minimiza el consumo de azúcar de mesa (sacarosa). El exceso de azúcar conduce al sobrepeso, ya que se almacena en forma de grasa"

"Todo empieza por tomar la decisión de alimentarnos en forma correcta, para alejar las enfermedades, vivir más y mejor. Esto implica consumir los niveles apropiados de cada uno de los nutrientes, en un balance adecuado, sin restricción y sin castigo. También, aprender a seleccionar los alimentos de mejor calidad y en las porciones adecuadas, por lo que sugiero consultar con un nutricionista para elaborar un plan nutricional acorde a cada quien", señala.

"Desayuna muchas proteínas. Así, te mantendrás lleno durante el día y no sentirás tanta hambre en la tarde. Es una manera inteligente de adelgazar sin sufrimiento".

"No saltes ninguna comida. Me refiero a desayuno, meriendas (en la mañana y en la tarde), almuerzo y cena, mínimo cinco comidas al día si quieres mantener activo tu metabolismo y perder peso en forma saludable y permanente".

"Prepara y condimenta tus alimentos con sal baja en sodio, pimienta, ajo, cebolla, perejil, orégano, cilantro, tomillo, romero, jengibre, albahaca, curry, comino, mostaza normal, salsa de soya light, yogur natural descremado sin azúcar, aceite de oliva, vinagre balsámico o normal, limón".

"Elimina las frituras. Prepara los alimentos a la plancha en sartén de teflón, wok o asados al horno, para minimizar la necesidad de aceite".

"Come despacio y mastica bien los alimentos, dado que la sensación de hambre suele desaparecer a los 30 minutos después de comenzar a comer".

"Disminuye el consumo de sal, pues favorece la retención de líquidos y la absorción de glucosa en el intestino".

La nutrición como marca

María Alesia "Lale" Branz se graduó en la Universidad Central de Venezuela como licenciada en Nutrición y Dietética hace tres años. Empezó trabajando como empleada en un consultorio hasta que decidió hacerlo por cuenta propia. "Quería iniciar algo mío. Como me encantaban las redes sociales, empecé a subir a Instagram recomendaciones que a mí me parecían importantes y a la gente le gustaron", relata. "Lo asumí como un hobby supermotivador porque me permitía alcanzar un nicho que no había sido tan cubierto: el de la gente que quiere cuidar su alimentación básicamente por salud".

Esa determinación, además de la asesoría de un programa para emprendedores del IESA, la convirtió en Lalefit, (@lalefit), marca bajo la cual ofrece asesorías nutricionales en línea o en su consultorio, una columna en el sitio web de Sascha Fitness y consejos en Instagram, Twitter, Facebook, Snapchat y su propia página: www.Lalefit.com.

Tras certificarse como coach de salud en el Institute of Integrative Nutrition de Nueva York, a sus 28 años Branz también lidera el programa Kilo x Kilo de la Alcaldía del municipio Sucre (estado Miranda), donde asesora a 200 vecinos que se comprometieron a entregar, en alimentos no perecederos, el equivalente al peso perdido con sus planes nutricionales para ayudar a personas menos favorecidas.

 

"Hay que tener paciencia y no esperar cambios de la noche a la mañana: eso implica no pesarse a diario, ya que mucha gente se obsesiona con el bendito número para ver si progresó, cuando en realidad lo que importa es cómo van variando las proporciones de grasa, músculo y las medidas de cintura y cadera"

"Hay consejos que aunque se han dicho mucho, reivindico, porque son importantísimos. Uno es tomar agua. Puedes tener un régimen perfecto, pero si no te hidratas siempre vas a estar cansado y no vas a favorecer al máximo procesos como la oxidación de las grasas. Si no te gusta el agua, puedes darle sabor con hierbas y trocitos de frutas o hacer infusiones. A mí tampoco me gusta mucho el agua sola, y eso me ayuda".

"Los milagros nutricionales no existen. La solución no son pastillas o goticas mágicas, sino esforzarse en comer bien y hacer ejercicio. No me parece que uno deba eliminar grupos completos de alimentos, a no ser que tenga una intolerancia comprobada".

"No creo que sea indispensable adquirir alimentos que estén fuera de nuestro alcance para nutrirnos bien o lograr ciertos objetivos. Si no puedes comprar almendras, aceite de oliva o Whey Protein, hay sustitutos para todo: no hay que enfrascarse en lo que está de moda como una excusa para abandonar tu propósito".

"Recomiendo no seguir los consejos de 30 personas en las redes, sino concentrarse en dos o tres que estén bien capacitados, con los que uno se identifique y que tengan cierta coherencia entre sí. A veces seguir a tanta gente confunde más porque cada quien tiene su estilo".

Rebeldía con conciencia

Si bien entró a la universidad para aprender sobre Estudios Liberales, no pocos le preguntan a Rebecca Eisenmann si es comunicadora, puesto que tiene un mensaje y un estilo de vida muy claros que han logrado permear hasta las redes sociales. Allí sus seguidores esperan recomendaciones, debido a que, al igual que lo hizo ella, buscan mejorar la calidad de la alimentación. Un proceso que empezó con su primer embarazo y se convirtió en una nueva filosofía: "Antes fumaba, consumía edulcorantes artificiales. Veía mi cocina como el espacio donde se guardaba la comida. Pero una vez que cambias tu alimentación eres más consciente de lo que comes y cómo lo preparas", explica.

Los cambios, dice, fueron notorios y rápidos. Su nuevos hábitos no tenían nada que ver con el logro de un resultado estético, pero sin duda lo exterior mejoró cuando decidió dejar atrás el azúcar y la sal refinadas, así como los productos industrializados: "Los primeros treinta días fueron determinantes, me empecé a sentir mejor, se me quitó el acné y me olvidé del peso".

Hace dos años y medio decidió compartir su experiencia en las redes. Así nació @VerdeyRebelde: "Lo más satisfactorio de todo esto ha sido sentirme inspirada y motivada, saber que lo que hago sí hace una diferencia, que la gente ha cambiado gracias al ejemplo. Es una gran responsabilidad, pero al mismo tiempo un impulso para dar más", cuenta quien está por sacar su primer libro, llamado Generación verde y rebelde, en el que relata su experiencia, publica recetas y reflexiona sobre la importancia del equilibrio físico y mental


"Asegurarse de consumir proteína animal criada de forma responsable y sostenible: gallinas y huevos de patio, pescado de mar, no de granja; vacas que hayan sido alimentadas con pasto. Es muy importante asegurar la calidad de nuestra proteína"

"Hay que pensar en agregar más que en eliminar: incorporar vegetales verdes de hoja oscura, debido a que contienen las vitaminas y minerales que necesitamos. De igual modo, las frutas frescas y los granos deben tener cabida en nuestras comidas diarias. Quienes no estén acostumbrados al gusto de los vegetales verdes pueden comenzar incorporando jugos verdes".

"Evitar el arroz blanco, las harinas refinadas. Consumir, en cambio, arroz integral, trigo integral".

"Cambiar las grasas que comemos: evitar las grasas refinadas o hidrogenadas e incorporar aceite de oliva, aceite de coco, mantequilla (no margarina), manteca de cerdo. Necesitamos de 20% a 30% de grasas en nuestra alimentación".

"Sustituir la sal: hay grandes cambios cuando empezamos a utilizar sal entera, sal marina o sal rosada en nuestras comidas. Quienes sufren de hipertensión arterial pueden notar la diferencia".

"Cambiar las fuentes de azúcar: papelón, miel cruda, sirope de maple son las mejores opciones".