• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

En pie contra el chikungunya

 En pie contra el chikungunya

En pie contra el chikungunya

De nombre aparatoso y efectos debilitantes, este virus transmitido por el zancudo "patas blancas" llegó recientemente al país y provoca fiebre alta, cefaleas y dolores articulares

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Estas son sus señas

E n idioma kimakonde, chikungunya significa `doblarse’. Por eso, también es el nombre de un virus capaz de doblegar a los humanos con dolores articulares intensos. Documentado por primera vez en Tanzania en 1952, desde 2013 ha venido creando estragos en varios países caribeños.

La Organización Mundial de la Salud señala que se transmite por la picadura de mosquitos hembra infectados de las especies Aedes aegypti --también conocido como zancudo patas blancas-- y Aedes albopictus. No se conta- gia directamente de humano a humano; requiere de vectores --en este caso, insectos-- que lo inoculen.

La enfermedad tarda en manifestarse entre 4 y 8 días tras la picadura de un mosquito infectado y puede durar entre 2 y 12 días. "Los síntomas son casi iguales a los del dengue: fiebre alta, dolor de cabeza, dolores articulares, fatiga y malestar. El diagnóstico se confirma con pruebas especiales", indica María Carolyn Redondo, expresidenta de la Sociedad Venezolana de Infectología.

La OMS señala que el dolor es mucho más intenso y localizado en las articulaciones y tendones con el chikungunya que con el dengue, y que los adultos mayores, niños y embarazadas son más sensibles a presentar complicaciones serias.

Hasta la fecha no existe ningún medicamento para tratar el virus. Su manejo consiste en aliviar los síntomas con acetaminofén, mucho líquido y reposo.

Tampoco tiene aún una vacuna. "La fase aguda debería ceder a partir de los ocho o diez días, pero en algunos casos las molestias articulares pueden durar mucho más. Se habla incluso de uno o dos años", indica Redondo.

Si bien el cuadro remite bajo la evolución natural del virus, en caso de sospecha la experta recomienda comunicarse con el epidemiólogo de la zona, para prevenir posibles complicaciones. También se puede reportar la situación al Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel, a través del teléfono (0212) 219 1600.