• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

La pericia elegante de Yliana Yépez

Yliana Yépez | Fotografía: Efrén Hernández

Yliana Yépez | Fotografía: Efrén Hernández

Empresaria y diseñadora de accesorios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“No me ha intimidado enfrentarme al mercado de Estados Unidos, porque estoy acostumbrada a pensar en la mujer venezolana, que es la más exigente que conozco para elegir una cartera: la busca ni muy grande ni muy pequeña, bonita, resistente, con cierre, apta para distintas ocasiones, que quepan sus cosas y las de los niñitos, que se vea carísima y que a sus amigas les guste, pero no la puedan tener”.

Los 18 años que comandó su propia tienda de accesorios, Blues by Kyky, le prodigaron a la empresaria Yliana Yépez una visión de mercado invaluable al incursionar en el diseño. “Concibo carteras que yo misma he necesitado, como unos morrales que lancé hace poco porque a veces me tocaba cargarle a mi hija uno de Hello Kitty.  Luego resultó que coincidieron con la tendencia de esta temporada. Hay un factor de mucho trabajo y otro de suerte”.

Con apenas un año de fundada, la marca que lanzó en Nueva York con su nombre ya se consigue en prestigiosas tiendas como Bloomingdale’s. La casa Dior la invitó a su desfile de la Paris Fashion Week y la sentó en primera fila. Sus piezas, usadas por figuras de moda como Cara Delevingne y Olivia Palermo, han sido reseñadas en Vogue Latin America, InStyle y Glamour. Su modelo Mini Giovanna con los tonos del tricolor nacional recaudó más de 100 millones de bolívares que donó a causas benéficas de Venezuela. Aunque es considerable lo que ha logrado en tan poco tiempo, insiste en que apenas comienza. “A los 14 años empecé a modelar y muchas veces me dijeron que no y que sí. Eso me enseñó a nunca confiarme en sentir que logré algo antes de tiempo y seguir trabajando. Celebro algo cuando realmente lo obtengo”. 

“Lo primero que hay que preguntarse antes de emprender un proyecto es qué tanto estás dispuesta a sacrificarte por él. Sin esa pasión es muy fácil renunciar”