• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Los nuevos retos de Daniela Di Giacomo

Daniela Di Giacomo / Fotografías Paúl Perdomo

Daniela Di Giacomo / Fotografías Paúl Perdomo

De nadadora desgarbada a Miss Internacional 2006. De estudiante de periodismo a las pantallas nacionales y próximamente a la del novel canal Hola TV. La vida de Daniela Di Giacomo está llena de anécdotas que cuenta sin reparo y con desparpajo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Su verbo es generoso. Se excusa por “hablar mucho”, pero continúa su ráfaga discursiva como quien se actualiza con una amiga en un café. Cualquier interlocutor puede percibir en Daniela Di Giacomo a una mujer relajada, llena de vitalidad y comprometida consigo misma en la búsqueda de nuevas experiencias personales y profesionales. Su carrera ha estado enmarcada por su belleza, pero también por un deseo de superación que la llevó a establecerse en Miami hace más de tres años y desde ahí se propone ir por más.

Por los momentos, la exreina es la encargada de llevar las novedades de las alfombras rojas para el canal por suscripción TNT, de comentar las últimas noticias del entretenimiento en Yahoo hoy y, más recientemente, de incorporarse al equipo de animadores del canal Hola TV con su propio espacio llamado Hola cinema, dedicado, evidentemente, al mundo del cine y sus protagonistas.

Infancia a la italiana
Daniela Di Giacomo Di Giovanni creció junto a sus otros dos hermanos en una casa caraqueña en la que las costumbres y arraigo estaban repartidas entre Venezuela e Italia: “Mi infancia fue feliz y muy tranquila, con mucha comida italiana. Nuestras vacaciones eran ir a Italia a visitar a mi abuela. Los italianos somos bien mano floja en el sentido de que somos bien cariñosos, nos gusta abrazar, había mucho apapacho”, recuerda. “Como tenía posibilidades de desarrollar escoliosis, me metieron en natación y hasta me federé. En ese entonces todo el mundo hablaba de Carrusel, de El club de los tigritos y yo no estaba enterada de nada porque ese era el horario de la piscina. Fue una infancia muy sana”.

Fue justamente mientras aún era una nadadora consumada que descubrieron su potencial para el modelaje y le hicieron unas fotos para una marca de zapatos. Convenció a sus amigas de estudiar en la academia de Gisselle Reyes y a partir de ahí comenzaron a abrirse las puertas de un mundo que desconocía. Participó en un concurso de modelaje y, aunque no ganó, terminó trabajando un año en París y Milán. Al regresar, Di Giacomo decide estudiar Comunicación Social y pese a que le habían insistido para que concursara en el Miss Venezuela, nunca se lo tomó en serio. Después de un primer acercamiento fallido, decidiría incorporarse a las filas del concurso: “La primera vez que fui a la quinta Miss Venezuela estaba maquillada, toda emperifollada, me sentía incómoda. Osmel me vio, me mandó a ir al gym y yo dije que no quería participar. Al año siguiente volví y Osmel se acordaba de mí. Me decía que siempre estaba muy ranchúa, pero yo estaba acostumbrada al mundo del modelaje donde lo que te aplauden es la belleza natural”. La entonces Miss Barinas reconoce haber tenido una participación bastante desganada, pero incluso así logró una de las tres coronas de la noche: la de Miss Internacional: “Ahí sí le eché ganas”, recuerda.

La noche final del concurso, que se llevó a cabo en Pekín, intentó reunir a sus compañeras en torno a un círculo de oración, mas los nervios la traicionaron: “Les dije que oráramos para que todo nos saliera bien y se me olvidaron todas las oraciones”. Esa noche se convirtió en la quinta venezolana en traerse la corona de Miss Internacional. La nadadora le echó ganas.

Nuevos retos
Al terminar su reinado, Di Giacomo se integra al programa Sálvese quien pueda y posteriormente a la sección Estrenos y estrellas en Venevisión. Una vez graduada, comenzó a conducir la sección Lo actual, en Televen, y posteriormente se integró al equipo del canal Fashion TV. Tres años después, el amor y la necesidad de crecimiento profesional la llevaron hasta Miami, donde reside. “Yo soy miedosa, le tengo miedo al cambio, pero no le tengo miedo al trabajo”.

La ciudad la ha recibido con amabilidad; sin embargo, profesionalmente ha tenido que ganarse su lugar como todos los que van a instalarse en ella: “Cuando llegué pensé: ‘Yo voy a cambiar paradigmas, yo voy a ser la que no está operada, la que no usa vestidos chupi chupi’. Confío más en mi talento y en lo que tengo que ofrecer como periodista, quisiera que las oportunidades se enfocaran más en eso. Erika de la Vega fue la antítesis de las presentadoras en Venezuela y yo quería ser como ella en Miami, pero ahora está difícil porque ella está aquí”, remata con gracia. Trabajó en Univisión junto al especialista en moda Rodner Figueroa, en el programa Sal y pimienta y tuvo una participación en el show de talentos Yo soy el artista, además de su labor en Yahoo hoy y sus colaboraciones para TNT. Ahora se dispone a afrontar un nuevo desafío en el canal Hola TV: “El programa se llama Hola cinema y está dedicado al cine y las estrellas. Tiene un corte serio, me tengo que regir por ciertas normas, hablar más lento, es más elegante. No soy elegante, pero algo habrán visto. Ya he grabado algunos programas y se darán cuenta de que mi forma de vestir y hablar es diferente”.

Haciendo retrospectiva sobre las razones que la motivaron a estudiar periodismo, y el rumbo de su carrera actual, se percata de que aunque haya tomado otra dirección, también tiene un compromiso con quienes la ven, pero sobre todo consigo misma: “Cuando empecé a estudiar, lo que más me motivaba era el tema social, generar un compromiso. Mi vida se ha desviado hacia el entretenimiento, pero también es necesario para relajarte y darte un poco de paz en medio del caos. Me veo haciendo lo que me gusta, montando una web, sacando una línea de ropa. Yo quiero ser una Oprah Winfrey, una Ellen DeGeneres, una Joan Rivers. Quiero ser una emprendedora dentro de mi área”.

Piense rápido

—¿Cuánto calza?
—39.

—¿Una maña que no se pueda quitar?
—Comerme los pellejitos de los dedos, parpadeo mucho cuando hago televisión... ¡Tengo muchas mañas!

—¿Una canción para escuchar mil veces?
—Bitter Sweet Symphony de The Verve

—¿Una rutina de belleza de emergencia?
—Depende de la emergencia. Puede ser hacerme un moño y un maquillaje básico: corrector de ojeras, rímel y brillito.

—¿Para conquistarla hay que ser…?
—Cómico. Que me haga reír.