• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Una líder para el tercer milenio

Solange Romero / Mauricio Villahermosa

Solange Romero / Mauricio Villahermosa

Solange Romero pasó de empleada del Ministerio de Relaciones Exteriores a Chica E! y, desde su página personal, www.solangeromero.com, lanza proclamas de ecología, belleza armoniosa y emancipación contra el yugo de los horarios de oficina y el aire acondicionado. Al mismo tiempo, niega sentirse un ejemplo para nadie y se complace en colocar puntos suspensivos a su futuro en el mundo del espectáculo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A la Chica E! Venezuela 2012, ciertamente, le cuadran bien las palabras que empiezan con la segunda vocal: emprendedora, emancipada, ecológica, escritora, espontánea, exigente y ecléctica, con un pellizquito saludable de egocentrismo y un rechazo contundente a considerarse ejemplar. Extraño caso de niña tarbesiana que era al mismo tiempo la nerd miope del salón (hoy usa lentes de aumento de contacto) y participante en concursos de belleza desde los 8 años de edad (“no sé si le haría eso a mis hijos”, confiesa). La perfecta imperfección de un rostro que le ha jugado al escondite a la rinoplastia es ya un manifiesto de alguien que se ha pasado la vida huyendo de los lugares comunes para caer inevitablemente en alguno que otro, por ejemplo, colocarle a su marca de accesorios ambientalmente sustentables el nombre Pachamama, la Madre Tierra de ciertos pueblos originarios andinos.

De inglés perfecto aprendido en su pasantía por un high school de Auburn, Alabama (“es aburrido, quisiera tener un acento sexy como el de Penélope Cruz”, extravía la modestia) y con un título en  Comercio Internacional, Solange Romero Martínez (le gusta que se pronuncie “Solanch”) llegó a trabajar más de un año en el Ministerio de Relaciones Exteriores, y hasta fue attaché  del viceprimer ministro de Bahamas, recuerda, durante una cumbre de jefes de Estado.

Fobia al aire acondicionado

“Tuve muchas crisis existenciales allí adentro. Quería ejercer mi carrera, pero llegas al mundo real. Fue algo así como… un sueño que se rompió”, admite hoy la que desarrolló entonces una fobia hacia las cuatro paredes de una oficina y la inhalación de aire acondicionado. Poco después de renunciar y montar su pequeña empresa familiar de pulseritas de yute orgánico y plástico reutilizado (pachamama-ecofashion.wix.com), la alguna vez coronada del concurso Teen Model (“allí aprendí todos los trucos posibles de maquillaje gracias a un transgénero”, apunta) arrasó con 57% en la votación del pueblo como Chica E! Venezuela de E! Entertainment, canal de suscripción que luego le ha extendido el contrato como corresponsal y en el que Solange podría tener pronto un programa propio, adelanta.

Desde su página en Internet, www.solangeromero.com, la caraqueña lanza extensas proclamas sobre la importancia de un concepto armonioso y saludable de belleza o la feroz independencia de sus compañeros de generación, los millennials, que según ella han nacido para ser sus propios jefes y estornudarle de alergia a los opresivos horarios de oficina (su novio, que montó un negocio de cervezas artesanales, siguió el mismo camino). Solange, por cierto, es de esas chicas que, luego de hora y media de célibe conversación, hace explotar la burbujita de plástico de cualquier inconfesable y descabellada ilusión con un “¿sabes?, porque mi novio…”.

“Me gusta escribir y escribir intensamente”, lanza una de sus risitas cortas de Patán, el perrito de Pierre Nodoyuna, la admiradora de Cortázar que, asegura, se devoró Rayuela, sin los atajos del “Tablero de dirección”. “Pero también celebro la belleza. Me encanta maquillarme, y que me transformen, y verme distinta en muchas fotos, y hasta que me pongan Photoshop. ¡Es divertido! Debe ser eso: una celebración. Que me sienta bien conmigo misma no tiene que convertirse en una obsesión por verme perfecta, impuesta por los criterios de los demás. De hecho, tengo muchos personajes. Puedes verme con una franela de Nirvana y unos Converse. Si voy a una pauta de E! Entertainment, tengo que montarme en unos súpertacones, con una falda y un trop top. Ese es un lado de mí que se está divirtiendo un montón. No es la misma que se sienta en su casa a escribir un blog intenso”.

Hollywood o África

La que sigue llamando Ávila al Waraira Repano que le estruja el corazón en cada sequía formó parte, en su época de universitaria, de simulacros de las Naciones Unidas. “Me encantaba el liderazgo. Para mí es algo con lo que se nace. Creo que es una característica… mía (en este punto debe sonar un “ji, ji”). ¿Líder de mi generación? Eso es mucho. Es tonto pretender servir de ejemplo para alguien. ¿Y si después me provocara hacer algo malo? Sí me gusta, tal vez, inspirar”.

Un informe científico reciente estableció que en 2012 se emitieron más gases de invernadero que nunca, pero Solange no derrite los glaciares de su Pachamama (tampoco siente que separar sus desperdicios en Caracas es arar en el mar). Su marca se ampliará a líneas de bolsos, ropa o zapatos ecológicos: “Es mi proyecto adorado. Soy obrera de mi propia empresa”. Unas primas le ayudan a hacer pulseritas. “A cada comprador le damos un marcalibros con consejos ecológicos y links  de Greenpeace. Cuando esté gorda y vieja y no me quieran en la televisión, podré dedicarle a mi marca el tiempo que merece”.

“No tengo idea de mi futuro y me emociona dejar esos tres puntos suspensivos. Adoro ponerme ante el espejo y ver que soy joven. Mañana quizás estaré en E! entrevistando a una celebridad de Hollywood, o con un chaleco de voluntaria de las Naciones Unidas en un conflicto armado en África. Quizás me iré a vivir a una ecoaldea en Costa Rica. Estoy segura de una sola cosa: no me permitiré hacer nada contra mis principios o que me aburra”. Tenga usted también la libertad de poner la “e” que quiera: euforia o escepticismo.

Test de política exterior

–¿Cómo resolvería el conflicto palestino-israelí?

–Es complicado decir ‘olvida este odio’ después de que te mataron a un abuelo, pero hay que aplicar eso de que no hagas lo que no te gustaría que te hicieran. En algún momento tiene que haber un despertar y decir: ‘¡Basta! La guerra me hizo sufrir y no le voy a dar este futuro a mis hijos.

–¿Qué país será potencia dentro de 50 años?

–En Latinoamérica, Perú. Allá están orgullosos de su cultura y conscientes de que el mundo tiene sed de sabiduría antigua. Son unos duros en gastronomía, turismo y moda. Están vendiendo al país como marca de manera muy inteligente.

–¿Qué poder tiene hoy un papa?

–Todo el poder del mundo, porque cualquier cosa que dice es reseñada por los medios. Depende de él utilizar su poder y dinero para algo útil. Un papa podría resolver un conflicto entre dos países, si estuviera determinado a hacerlo y se trasladara a ese lugar.

Pulseritas

Sería embajadora... “En un país donde haya un conflicto grave y pueda ayudar”.

Televisión nacional: “No tengo planes. No me imagino en una telenovela”.

La planilla del CPU: “No tenía idea de qué hacer con mi vida, quería poner Filosofía, Artes, Antropología”.

Su viaje más exótico: “Malta”.

Un defecto: “Muy dura conmigo misma”.

La tesis de grado: “Fue sobre la explotación infantil”.

Su generación: “Somos valientes, innovadores, originales y muy bien informados. Empezamos una marca con un producto que aprendimos a hacer en Youtube”.

Lo más alto que ha subido: “Lagunazo, Piedra del Indio”.

Una vida sin smartphone: “¿Por qué? Perfectamente podemos tener un mundo ecológico y tecnológico”.