• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

El karma según Gaby Castellanos

Gaby Castellanos | Fotografía: Mauricio Villahermosa

Gaby Castellanos | Fotografía: Mauricio Villahermosa

Estratega digital  y CEO en Socialphilia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Su nombre tiene un fuerte impacto en el mundo de los medios sociales iberoamericano. Ha sido elegida como una de las personalidades más importantes de la publicidad española y latinoamericana entre 2010 y 2013,  como una de las líderes en España en 2012 y 2013 y como una de las 100 gerentes más relevantes de Latinoamérica.

Sin embargo, detrás de todos esos reconocimientos hay tres décadas de trabajo ininterrumpido en las que aprendió, entre otros aspectos, la importancia del liderazgo, la gestión de equipos de trabajo y a innovar, esto último se convertiría en un verbo que la acompañaría desde sus inicios a los 16 años en una agencia de publicidad, hasta el día de hoy en el que maneja su propia agencia llamada Socialphilia, con la que pone en práctica su filosofía del karma: “Todo lo que das es lo que recibes. Mi compañía se basa en que al cliente hay que darle lo que se merece. Estamos en todas partes donde está el consumidor, nos comunicamos con él y esa es la base del éxito”.

Hacerse con una trayectoria en áreas dominadas por el género masculino no ha sido tarea fácil, pero Castellanos cree que se trata más bien de una lucha generalizada por la visibilidad de la mujer que abarca todos los ámbitos. “En 1996, en Europa, yo era la única mujer en ese mercado. Hemos trabajado mucho para que nos miren exactamente igual, va más allá del mundo de la tecnología y la publicidad, que seamos consideradas con las mismas capacidades y los mismos talentos que los hombres. Muchas mujeres han trabajado para lograr esa visión. Se requiere tanta estrategia y tanta organización en el mundo digital que por eso nos sienta tan bien”.

 

“Para mí marcar pauta significa abrirles camino a las mujeres que vienen detrás de mí. Es abrir puertas para que no sufran lo que nosotras hemos sufrido. Facilitarles el camino, y eso no significa ponérselo fácil, sino que se golpeen menos dándoles oportunidades”