• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

El ímpetu de Eileen Abad

Sus primeras actuaciones fueron en las telenovelas Amores de fin de siglo y Por estas calles / Foto: Mauricio Villahermosa

Sus primeras actuaciones fueron en las telenovelas Amores de fin de siglo y Por estas calles / Foto: Mauricio Villahermosa

Su rostro y talento se han paseado por la publicidad, el cine, el teatro y la televisión. Puede ser la protagonista cándida, la villana sin escrúpulos o la madre de la figura principal sin titubeos. Ahora Eileen Abad se prepara para afrontar al personaje antagonista de la nueva telenovela de Venevisión, Entre tu amor y mi amor, al tiempo que se dedica a la maternidad y a gestar proyectos fuera de la pantalla

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si algún día va a hablar con Eileen Abad, un requisito es imprescindible: no puede tener prisa. Ella tiene la habilidad de la elocuencia y sabe utilizarla para contar su historia, aunque eso la lleve a lugares insospechados dentro de su propio discurso. No es de extrañar que convierta una respuesta en un monólogo y luego no recuerde cuál era la pregunta inicial. Es capaz de rescatar detalles que alargan su anecdotario y complementarlos con una gestualidad teatral bien asimilada en su formación en la escuela Juana Sujo. Expresiva, verborreica y jovial, desgrana su carrera desde que se le ocurrió llenar una planilla en RCTV solo para tener acceso al interior del canal, hasta su deseo de apostar por un emprendimiento fuera del ámbito de la actuación.

Seguir el instinto

Al recordar de dónde viene la atracción hacia la interpretación, su infancia desempeña un papel clave. La niña que siempre estaba en los actos escolares y que dramatizaba historias imaginarias para sus primas (con escenas de llanto incluidas) tenía el interés de estudiar arquitectura o derecho, pero la actuación terminó ganando la carrera vocacional. Cuando faltaban unos meses para la graduación, ella y un grupo de compañeros planearon una visita a la sede de Radio Caracas Televisión para tantear sus posibilidades laborales. Una vez ahí, y viendo que sus futuros colegas no aparecían, la entonces futura protagonista de la telenovela Niña mimada se dio cuenta de que quienes llenaban la planilla para actuar como extras tenían acceso a las instalaciones.

Así, el paso lógico era hacer lo mismo. Lo que ignoraba era que su estrategia juvenil la llevaría más lejos de lo imaginado. Estaba dando, sin saberlo, el primer paso de una prolongada carrera en la televisión nacional e internacional: "Yo tenía el cabello largo, como una muchacha de pueblo, no me sacaba las cejas, fui con toda la inocencia del caso. Jaime Araque (reconocido actor venezolano) me vio y me preguntó qué hacía ahí y le conté lo que había hecho. Me llevó a la oficina del señor Carlos Márquez y allí me dieron un monólogo de La señorita Julia, de Strindberg. La idea era hacer un casting para luego obtener una beca de iniciación a la actuación con Amalia Pérez Díaz. Por ahí empezó la historia".

Sus primeras actuaciones fueron en las telenovelas Amores de fin de siglo y Por estas calles. Pero fue el personaje de la Nena, en la telenovela Contra viento y marea el que la catapultó a la exposición pública en 1997. Allí interpretó a la hija de Ana Karina Manco y se ganó a los televidentes; tanto, que fue el pase para su primer protagónico en Niña mimada.

Las películas Tokyo-Paraguaipoa, Muchacho solitario y un papel antagónico en México fueron apenas el inicio de una carrera en la que ya cosecha alrededor de 20 telenovelas y casi 10 películas, sin contar los unitarios y comerciales. Hace poco más de un año interpretó a Ana María Pérez, la madre de la protagonista María Gabriela De Faría en Virgen de la calle. Un papel que en principio no parecía para Abad, pero que ella se empeñó en interpretar: "Quería hacer otros personajes. Cortarme el cabello, hacer cosas nuevas. Venía de trabajar en Colombia, México, República Dominicana, había hecho todos los personajes habidos y por haber y había trabajado con actores de otras nacionalidades. El personaje de Caridad Canelón había tenido a mi personaje siendo muy chama y se suponía que con Juana, la protagonista, se había repetido la historia. Entonces, ¿por qué no podía hacer ese personaje? La gente decía, ¿pero cómo va a ser la mamá si parece su hermana? Y yo decía que podría ser su mamá, hasta que lo logré. Hemos roto la barrera de que siempre tienes que ser la protagonista o la villana. Hay que innovar. Creo que un actor integral debe atreverse. Ahorita voy a interpretar a una chama de veintipico y qué rico tener esa oportunidad".

Su imagen eternamente juvenil le asegura un largo trecho en la televisión tradicional; sin embargo, se asume versátil para interpretar papeles variopintos e implementar los cambios físicos que sean pertinentes para hacer un papel creíble. Eso sí, sabe el valor que posee el elemento estético en su trabajo y por eso trata de usar sus redes sociales para dar un mensaje al respecto: "La gente ve las telenovelas y dice: 'Yo quiero verme así'. Las redes son un medio para decirle a la gente que aprenda a quererse, que confíe en sí misma, que cultive la belleza interior".

Créditos

Maquillaje y estilismo:  César Díaz / @cesardiazvip

Agradecimientos: Tienda Galería MØbel. Avenida Andrés Bello, entre primera y segunda transversal, edificio Everi, Los Palos Grandes, Caracas.