• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

El hito de Rodner Figueroa

Rodner Figueroa

Rodner Figueroa

Comenzó tras bastidores y posteriormente dio su salto a las pantallas como reportero del programa El Gordo y la Flaca, donde se hizo un nombre como crítico de moda. Hace algunos días marcó un precedente al recibir el premio Emmy como mejor presentador matutino. Mientras tanto, este comunicador social venezolano divide su tiempo entre el trabajo, los proyectos personales y una fundación para apoyar ONG venezolanas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El destino se hace, pero cuando siempre se ha tenido la visión de lo que se quiere, resulta mucho más fácil materializarlo. Rodner Figueroa lo sabe muy bien, pues desde niño estaba seguro de que lo suyo era el mundo del entretenimiento y se trazó un camino que tarde o temprano lo conduciría a hacer lo que siempre había querido.
Figueroa habla sin pausa de una vida en la que el trabajo duro ha sido su mayor fuerte y que finalmente dio frutos después de dos décadas de labor ininterrumpida, una buena parte detrás de las cámaras.
El menor de tres hermanos, criado en El Marqués, siempre había admirado el brillo de la entonces época dorada de la televisión nacional. Las grandes superproducciones dramáticas locales, el Miss Venezuela y el mundo de la moda fueron guiando su vocación y lo llevaron desde el colegio San Ignacio hasta Miami, donde estudió Comunicación Social.
Al terminar la carrera, comenzó una nueva aventura laboral que lo mantuvo tras bastidores durante años, pero que al mismo tiempo le enseñó todo lo que ahora sabe sobre cómo potenciar su imagen ante la pantalla. La clave fue nunca decir “no” y estar dispuesto al aprendizaje constante: “Comencé en Telemundo como asistente de producción de un programa que duró cuatro meses. Al terminar me dijeron que tenía dos opciones: irme o aceptar un puesto como productor de audiencias de un talk show. Recuerdo que éramos dos productores y la otra persona se fue porque dijo que eso era inferior a lo que estaba haciendo, pero como yo veo una oportunidad en cada situación, vi que con ese trabajo podía conocer mejor al público, así que me quedé”.
 Figueroa pasó cuatro años en Telemundo desempeñándose como productor del programa Edición especial y luego como productor general. De allí vendría el salto a la cadena Univisión, en donde ha pasado los últimos 16 años de su carrera: “Empecé como productor de línea, que es el que orquesta todo el show técnico. Estuve nueve meses levantándome a las cuatro de la mañana. Luego pasé a un programa de concursos, pero la meta siempre fue trabajar en El Gordo y la Flaca (conducido por Raúl de Molina y Lili Estefan). Allí el puesto disponible era de productor de segmentos y yo tenía un cargo más alto, pero igual ofrecí cambiarme con tal de que me dieran la oportunidad de hacer cosas frente a las cámaras. En algún momento fui reportero del programa, productor de segmentos, jefe de asignaciones y productor de otro programa. Eran cuatro trabajos simultáneamente. Fue arduo. Luego me quedé con tres trabajos y finalmente me planté y pedí que me dejaran solo como reportero”.
Y aunque su debut fue muy discreto, poco a poco se ganaría un lugar como crítico de moda, o “fashionista”, como es conocido desde hace un tiempo. Finalmente, su nombre saltó a la palestra, pero de una forma controversial: “Raúl de Molina sugirió que yo hiciera la crítica de moda en la alfombra roja de los premios Lo Nuestro 2004. Lupita Ferrer llegó con un vestido del diseñador Mitzy que no le favorecía en absoluto y yo dije que se veía como una gallina desplumada. Ella se enteró, pidió su derecho a réplica y se presentó en el programa al día siguiente con su vestido sobre un maniquí. Ese encuentro fue muy comentado y a partir de ahí la gente comenzó a conocerme”.
Desde entonces, no solo es uno de los comentaristas fijos de las alfombras rojas, sino también de los más temidos. Para él  es común que después de criticar la vestimenta de un artista en vivo y directo, este lo busque para confrontarlo. Explica que su trabajo es para el público y que por eso aporta su conocimiento para expresar su criterio: “Yo estoy viendo lo mismo que la gente está viendo”. Cuando se le interroga sobre las mejor y peor vestidas de las alfombras rojas latinas, “el fashionista” no lo duda mucho: la cantante Lucero vestida de Ángel Sánchez para los Grammy sale favorecida, pero la controvertida actriz mexicana Niurka Marcos no corre con la misma suerte: “Se pone unos modelos que van más allá de lo vulgar. Es inexplicable”.

De cara al futuro. Rodner Figueroa ha sido noticia los últimos días por ganarse un premio DayTime Emmy (que galardona lo mejor de la televisión matinal en Estados Unidos) en la categoría de mejor presentador hispano. Era la primera vez que se incluía este renglón a escala nacional, lo cual fue un doble hito para Figueroa. Allí competía con su compañera de programa Lili Estefan y los presentadores Carlos Calderón, Alejandra Espinoza y Patricia Janiot, de CNN. “Yo albergaba ganármelo en algún rincón de mi corazón, pero la razón me decía que Lili y Patricia tenían más opciones porque tienen muchos años en pantalla”. Sin embargo, lo nombraron a él: “Cuando salgo tras bastidores me comenzaron a decir que había hecho historia, pero la paradoja es que estás ahí, solo. Cuando fui de vuelta a mi mesa fue impresionante porque Boris Izaguirre me estaba acompañando y él es otro venezolano que ha tenido logros importantes como escritor, así que entendimos lo que estábamos alcanzando”.
Ya de vuelta a la rutina, continúa en sus apariciones frente al programa El Gordo y la Flaca, además de un espacio llamado Sal y pimienta que se transmite los domingos en la noche. No obstante, sus metas van más allá: “Mi sueño es tener mi propio programa y mi línea de ropa para mujeres”. Al mismo tiempo, trabaja activamente junto con dos amigas en la organización de su fundación I Love Venezuela. La idea es recaudar fondos que luego serán entregados a organizaciones no gubernamentales venezolanas con una sólida trayectoria. La primera gala se llevará a cabo el 14 de octubre y beneficiará al Hospital Ortopédico Infantil y a Avepane: “Sabemos los momentos que está atravesando nuestro país y creo que la conciencia social tiene que ser de todos los venezolanos. Estamos lejos pero no distantes”.