• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

La gozadera de Cayito

Foto: Mauricio Villahermosa

Foto: Mauricio Villahermosa

Con una trayectoria de casi 60 años en el medio artístico, Cayito Aponte ha tenido el tiempo y la disposición para explorar múltiples facetas artísticas. Ahora vuelve a las tablas con El hombre de la mancha, musical inspirado en Don Quijote y cuyo estreno aprovecha para hacer un repaso a su prolífica trayectoria

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Su aspecto bonachón es coherente con su discurso. Cayito Aponte es hilarante desde el principio hasta el fin de la conversación. Se sabe afortunado por el buen destino de la carrera que eligió como modo de vida, pero en vez de recurrir a la nostalgia de los tiempos mejores, enfrenta el presente y el futuro con el optimismo de quienes aún tienen mucho que experimentar.

Rafael José Aponte Álvarez nació para hacer reír, y desde su infancia mostraba rasgos de lo que parecía una carrera enfilada hacia el medio artístico. Hacía imitaciones, participaba en los actos culturales del colegio, tuvo un trío musical llamado "Los Panchitos", fue solista del orfeón de su liceo y fundador del orfeón de la Facultad de Arquitectura de la UCV. Lo de Cayito Aponte era una sed desmedida por aprender todo lo que el arte tuviese para enseñarle. En ese sentido, su familia se convirtió en un apoyo fundamental, en una época en la que los escenarios y la televisión no eran muy bien vistos como formas de ganarse la vida: "Afortunadamente, mi familia adoraba lo que yo hacía, siempre me apoyaron y fueron muy comprensivos conmigo".

Al comenzar la carrera de Arquitectura surgió la oportunidad de profesionalizar lo aprendido y, además, compartirlo de forma masiva. Los shows humorísticos que hacía en la universidad junto a sus compañeros lo llevaron directo a RCTV, donde debutó en 1959 en El Show de las Doce, con Víctor Saume. Durante varios años imitó a los cantantes de la época, hasta que le dieron la oportunidad de hacer lo propio con personalidades e integrar el elenco de Radio Rochela: "En aquél momento teníamos la libertad y la admiración de quienes caracterizábamos y siempre me sentí identificado con cada personaje. Todos los hice con mucho respeto. Cuando Renny Otolina, a quien yo caracterizaba, no llegaba al estudio, me mandaban a mí a presentar el programa".

Sus habilidades como barítono no pasaron inadvertidas por mucho tiempo. Apenas un año después de estrenarse en Radio Rochela fue convocado para cantar zarzuelas, en una faceta que también lo llevaría participar en óperas como Don Pasquale, Don Giovanni o Cavalleria Rusticana, pero su trayectoria no se vería limitada. Además del humor y el canto, Aponte también incursionaría en la actuación con personajes en el cine y la televisión local, como los interpretados en las películas Operación chocolate de José Alcalde Garaoya (1984), 100 años de perdón de Alejandro Saderman (1998), Nena salúdame al Diego de Andrea Herrera Catalá y las telenovelas Por todo lo alto (2006) y Camaleona (2007). Y cuando parecía que estaba retirado del ojo público, apareció con su primer monólogo llamado Los taxistas también tienen su corazoncito de Néstor Caballero (2014) y un personaje en la telenovela Piel Salvaje (2015). Sobre la posibilidad de trabajar en el exterior, Aponte señala que si bien ha participado en algunos proyectos puntuales, no podría desvincularse totalmente del país: "Siempre he querido trabajar para mi gente. He trabajado afuera, pero añorando mi casa. No me sentiría bien viviendo fuera del país. En algún momento me ofrecieron una beca para cantar, pero yo me necesito aquí. Lo reprochable es no haber podido hacer más".

En 2015 Cayito Aponte fue parte el elenco de Vivo El Musical, un montaje tributo a la banda Guaco, que lo pondría nuevamente a explorar territorio desconocido: "Lo que menos pensé es que después de cantar a Puccini iba a cantar Guaco. Se trata de experiencias nuevas que le abren caminos a otros". Y con la misma energía que se requiere para encarar un musical vuelve a las tablas con El hombre de la mancha, obra inspirada en Don Quijote de la Mancha que mezcla música, baile y poesía y que, además, coincide con la conmemoración de los 400 años de la muerte de Miguel de Cervantes, el autor de este clásico de la literatura universal: "Es la historia versionada del Quijote y allí interpreto a una especie de 'pran' de la prisión, por eso me dicen el Gobernador".

Haciendo retrospectiva, este humorista puede dar cuenta de una carrera llena de aciertos que muchos quisieran para sí. Para este militante del "humor inteligente", que será siempre recordado por su imitación del ex presidente Carlos Andrés Pérez, los 57 años de trayectoria han sido un deleite continuo para sí mismo que se ha visto reflejado en el cariño de su público: "Lo que más me satisface de mi carrera es haber tenido la oportunidad de explorar diferentes ámbitos. Nunca le he dicho que no a nada que sea arte y por eso jamás he sentido que estoy trabajando. Lo que yo hecho es gozar un puyero".

Para más información sobre el musical El hombre de la mancha, consultar

@ElHomdelaMancha